El talismán.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5.

  ─¿Pedir permiso?, ¿a caso sabes quién soy?─sus ojos se volvieron rojos─, no creo que quieras...

  ─No, no queremos verte enojado─Alissa se acercó al hombre trajeado en la entrada del pueblo y sonrió─, yo respondo por él, chicos, dejenlo pasar.

  ─Es bastante insultante que tenga que pedir permiso para pasar como si fuera un... un...

  ─¿Mortal?─Alissa sonrió─, lamento que te molesten las nuevas medidas de seguridad, Lucifer, pero son necesarias.

  ─¿Crees que eso va a impedir que los Awwim los lastimen?.

Ella hizo una mueca.

  ─Sé que no va a ser así, pero nos dará tiempo, ¿no?.

Lucifer se encogió de hombros.

  ─Sí eso es lo que quieres creer...─se encogió de hombros─, como sea, venía a hablar contigo sobre algo más.

  ─¿Sobre el talismán?.

  ─Si, sé donde está, pero hay un problema.

  ─¿Cuál?─Alissa se detuvo a la mitad del camino─, ¿los Awwim...?.

  ─No, aún no saben que tienen una réplica, aunque no tardarán en descubrirlo─la miró─, el punto es que sé dónde está el talismán, pero no puedo tomarlo.

  ─¿De qué hablas?, ¿cómo que no puedes tomarlo?.

  ─No tengo idea, ¿bien?, no sé la razón en concreto, tengo varias teorías, unas más descabellada que las otras, pero creo que es algo complicado.

  ─Pues descomplicalo─Lucifer rodó los ojos al oírla.

  ─Creo que no puedo tocarlo porque no soy su guardián─Alissa frunció el ceño confundida─, extraño, ¿verdad?, al parecer el talismán no va a dejar que nadie que no seas tu le ponga una mano encima.

  ─Pues sí tu no puedes traerlo hasta aquí yo iré por él, ¿dónde está?.

Lucifer sonrió satisfecho.

  ─Sabía que no me decepcionarías, toma mi brazo─Alissa hizo una mueca─, no es igual que con tus amigos brujos, quita esa cara, no va a dolerte... no demasiado, al menos─al final le hizo caso.

Enseguida la sensación de que alguien le había pegado un puñetazo en la boca del estómago apareció dejándola sin aire.

Cuando abrió los ojos se encontraba en el suelo de lo que reconoció como un bosque.

  ─Para ser una Saintcox, no tienes nada de estilo al caer─Alissa quiso decirle algo, pero aún no hacer que sus pulmones volvieran a estar llenos de aire─, tenemos que tener cuidado, éste es territorio Awwim y sí nos ven, estás perdida.

  ─¿Cómo que estoy?─preguntó con voz ronca.

  ─Si, ya sabes, ser inmortal tiene sus ligeras ventajas.

Alissa rodó los ojos antes de levantarse y comenzó a reconocer el lugar.

  ─¿Sunshine Hills?─miró a Lucifer─, ¿el talismán está en Sunshine Hills?.

  ─Baja la voz─la reprendió─, está en el templo, no va a ser fácil llegar, hay algunos Vigilantes en la zona.

  ─Comencemos a movernos, sí nos quedamos estáticos alguien podrá vernos.

Intentaron no hacer mucho ruido mientras se internaban aún más en el bosque, no se detuvieron hasta que el templo fue visible frente a sus ojos.

  ─¿Y ahora qué?─Lucifer susurró detrás de ella.

  ─Tendremos que improvisar─sintió un escalofrío al darse cuenta que había dicho algo parecido unos meses atrás en el mismo lugar.

Se acercó con paso firme a la entrada del templo agudizando todos sus sentidos para estar preparada por si algo pasaba.

Las puertas se abrieron como dándole la bienvenida.

Alissa sonrió.

El lugar era bastante más grande de lo que creía y todo, para su sorpresa, estaba demasiado cuidado, había bancas distribuidas a todo lo largo del templo, era como una pequeña iglesia.

Vio el talismán colgando de una de las bancas hasta el frente, así que comenzó a caminar hasta el lugar, pero el sonido de varios pasos acercándose la hicieron retroceder.

Pronto la habitación comenzó a llenarse de gente que la miraba con una mueca extraña en el rostro.

  ─Vaya, no los recordaba tan... malhumorados.

  ─También es bueno verte, Luci─un hombre se acercó a Alissa─, ¿desde cuándo te juntas con mortales?, ¿no era que el príncipe de las tinieblas era demasido importante para eso?.

  ─Bueno, en teoria, mi trabajo es atraer mortales, así que...─el Vigilante sonrió un poco─, de todas formas, ella no es una mortal común y corriente.

El vigilante comenzó a olfatearla y Alissa se tensó.

  ─Una Kayrell─su mirada regresó a Lucifer─, claro que no es común y corriente si aún sabiendo que es territorio Awwim vino hasta aquí.

  ─Es la guardiana del talismán─varios de los presentes fruncieron el ceño─, sólo hemos venido a recuperar lo que le pertenece.

  ─Respondeme algo, Luci─miró de nuevo a Alissa─, es ella, ¿no es así?, la chica de la profecía.

  ─Es cierto─le ofreció su mano para saludarlo─, mi nombre es Alissa.



AM

#126 en Ciencia ficción
#762 en Fantasía
#140 en Magia

Editado: 31.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar