El Templo (el Juego #02)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26

         Pasaron unos minutos, tengo unos cuantos rasguños, el grosor de la espada desaparece con cada herida que tengo, cubro sus cuchillas, me patea, pierdo la concentración y dejo correr la sangre.

         Me ataca de nuevo, la tomo con la  mano y saco un cuchillo de mi bota, lo entierro en su garganta y me separo, mi mano ya se esta curando.

         Se retira el cuchillo y lo arroja al suelo, aparezco detrás de él y lo pateo, le enterré unos cuantos picos en el brazo cuando cubrió mi ataque.

         Lo ataco de nuevo, su herida no se ha curado todavía, me toma del cuello y me levanta, forcejeo un poco y lo pateo.

_Lastima, solo utilizas tu elemento con las manos, no con el pensamiento – aprieta más mi cuello – me diste muy buena pelea Cydiler, adiós.

         Lo pateo y levanto mi pie, saco el cuchillo, lo escondo en mi mano, ya no tengo mucho aire, acomodo el cuchillo y se lo entierro en la cabeza.

         Me suelta y cae al suelo, me arrodillo y comienzo a toser, fue difícil derrotarlo. Amateur se coloca frente a mi y dice sorprendida:

_El nuevo Guardián de Sangre es... Cydiler.

         Comienzan a aplaudir, me acuesto mirando al techo y suspiro.

         Llegan algunos guardias a limpiar el suelo, me levanto despacio y camino a la enfermería, Amateur no puede lastimarme ahora, no le conviene matar a un guardián.

         Llego a la enfermería y me acuesto en una camilla, me inyectan un calmante y me dejan descansar, debo reponerme para el mensaje de Amateur sobre los guardianes.

         Espero que los demás no sufran tanto.

~**~

         Miro al techo en busca de relajarme, mis heridas están sanando levemente.

         Ya me trajeron la nueva ropa. Tengo tres opciones, rojo intenso, rojo oscuro y uno negro con sombras rojas, obviamente voy a colocarme la tercera, mi color es el negro.

         Unos guardias me anuncian que los combates ya terminaron, no sé cuanto tiempo llevo aquí pero ya mis heridas sanaron, le agradezco y le pido que se retire, me deja a solas y cierra la puerta.

         Me levanto despacio y tomo mi ropa, camino al vestidor de la enfermería, me quito la ropa, tengo muchos moretones en todo mi cuerpo.

         Termino de vestirme y salgo, me gusta esta ropa es un pantalón negro con unas pocas sombras, botas negras y no tiene camisa, solo una chaqueta entre roja y negro de cierre.

         Camino de regreso al salón, ya todos están vestidos, me coloco debajo del símbolo y espero instrucciones.

         Los muchachos lograron convertirse en guardianes, eso me da un alivio, Eyesdead esta un poco golpeada pero esta allí, coloco mis manos en la espalda y sonrío. Miro con el rabillo del ojo a Galhet, su ropa es igual que la mía, nuestras miradas se encuentran, sonríe y mira al frente.

_Muy bien Jóvenes, hoy no solo dejaron de ser mortales sino que también se convirtieron en inmortales, su deber es velar por el equilibrio de todo el mundo, desde ahora son libres de hacer lo que quieran, solo no descuiden sus preparativos para dentro de cien años, cuando inicien sus juegos.

         Dice la importancia de los juegos, y todas las tonterías de los guardianes, no le doy importancia a sus palabras y espero a que termine, desde hoy inician mis planes. Debo encontrar a los dioses para que Amateur desaparezca.

_Donde estaban sus cuartos de categoría dormirán – prosigue – Aunque claro un poco más pequeño, desde hoy vivirán aquí en el templo, pueden retirarse.

         Amateur desaparece y comenzamos a celebrar, Galhet no sabe si abrazarme o no, lo abrazo despacio, suspira y me dice:

_No quería lastimarte por eso no te abrace.

_Ya me cure, tranquilo – sonrío – por suerte todos estamos vivos. Es hora de comenzar el plan.

_Por suerte ya no corres peligro – se separa.

_No podemos confiarnos, sigue con cuidado.

         Asiente y me abraza, los demás llegan a felicitarnos, los abrazo y hablamos por unos momentos. Ahora más que nunca debemos estar juntos.



Laczuly0711

Editado: 11.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar