El Templo (el Juego #02)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 42

Cydiler

         Llegamos a la cima de la siguiente montaña, gracias a la ayuda de Akihito y Alex nos protegieron de las llamas que nos esperaban al llegar. Saco la espada y grito:

_Kiyoko y Galhet usen fuego.

         Aceptan y se colocan en los bordes del campo, se colocan de acuerdo con Akihito para retirar el campo de fuerza, lo retiran y desvían las llamas, llegan algunos a atacarnos y nos cubren los que Lancelot busco, nuestro número disminuye pero todavía nos quedan tres niveles y no sabemos que hay al final donde esta el templo.

         Cierro los ojos y comienzo a concentrarme en el flujo de sangre de los que controlan las llamas y tienen a Galhet y a Kiyoko ocupados, los encuentro y abro los ojos, saco mi espada y le grito a los muchachos que no ataquen, corro hacía la multitud que esta peleando y me abro paso con la espada.

         Llego al final de ellos y miro a los que tienen fuego, corto un poco mi muñeca y hago unos cuchillos de sangre, se lo entierro a uno en la cabeza y exploto su flujo sanguíneo, Galhet se libera de controlar las llamas y saca las cuchillas.

         Preparo el cuchillo para el otro y  de pronto me derrumba uno de los guardianes.

_¡Mamá!

_Yo me hago cargo – grito cubriendo sus cuchillas con mi espada.

         Miro su cara y lo reconozco, también por su ropa azul oscuro, es el de rayo, si no me equivoco su nombre es Astor, su cabello color plata y sus ojos verdes, además esa piel pálida jamás la olvidaría.

         Lo pateo y cae al suelo, me levanto y lanzo el cuchillo al otro sujeto de fuego para que puedan pasar los demás, Kiyoko deja las llamas y saca sus armas.

         Astor me entierra una cuchilla en la pierna, volteo y detengo su sangre por unos minutos, no durará mucho puede llegar a lanzarme un rayo, retiro la cuchilla y la lanzo a uno de los sujetos que esta corriendo para atacarme. Mi herida comienza a curarse.

_Siempre tan rápida Cydiler – dice Astor ahogado – pero ¿puedes evitar un rayo?

         Corto mi muñeca rápido y derramo toda la sangre que necesito, las nubes comienza a oscurecerse a nuestro alrededor, está creando una tormenta, termino de materializar un escudo y él me ataca con un rayo.

         Me quema un poco el brazo derecho liberándolo de mi atadura de sangre, cubrí el escudo con sangre pero ya esa no sirve, quedo completamente incinerada, bajo mi brazo y lo miro, sonríe y mueve de nuevo su mano, va a atacar de nuevo.

         Me coloco en guardia y espero su nuevo ataque, voy a demorar un poco más ahora mi brazo esta lastimado, lanza un rayo y Galhet lo cubre no sé con que frente a mi.

_Vete de aquí – grita Galhet – Yo me hago cargo de él, ayuda a los demás a llegar al otro nivel.

_Que lindo – dice Astor – los amantes de fuego y sangre – sonríe – Cydiler espero que le hayas dicho cuanto lo amas porque ya no lo verás con vida.

_Eso lo veremos luego Astor – dice Galhet sonriendo – yo antes de convertirme controlaba los rayos como tu, puedo soportar tus ataques.

         Lo empuja con sus cuchillas y se alejan peleando, me alejo de ellos y miro a los muchachos atacando para abrirse paso.

          Detengo el flujo sanguíneo de sus atacantes y les abro paso, corren hacía mí, comienzo a correr hacía el pie de la montaña mientras ataco a cada una de las personas, antes que los demás ataquen les quito todo el flujo sanguíneo, con esto terminan los ataques en este nivel.

         Me detengo y coloco mis manos sobre mis rodillas, me estoy mareando un poco, desde hace tiempo no controlaba la sangre.

_Cydiler – dice Krisha a mi lado con un poco de sangre en la cara – ¿Puedes continuar?

_Si – digo en un suspiro – no sabemos que nos espera arriba – me levanto despacio y guardo mi espada – Tenemos que continuar.

_Mamá no pelees todavía – dice Esperanza con un poco de sangre – está muy débil.

_Vamos.

         Comienzo a caminar al borde de la montaña, Akihito y Alex siguen a mi lado para hacer lo mismo de ahora, llegamos al borde de la montaña y extendemos los cables para subir, el campo de aire comienza a formarse, miro rápido a todos los que están a nuestro alrededor y sonrío, no hemos tenido muchas bajas.



Laczuly0711

Editado: 11.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar