El Trato

Tamaño de fuente: - +

Crush

Los días siguientes en el instituto fueron más de lo mismo, miradas furtivas con James, cotilleos a mi espalda por mi supuesta relación con Ewan y este mismo esperando a la salida para llevarme a mi casa, comprendiendo así que sus palabras era a que me acostumbrase a ir de paquete en su moto. Enfundada con mi pijama de unicornio hoy tocaba sábado de Netflix. Lo tenía todo preparado, un cuenco de palomitas, dulces, pizza y mi portátil encima de mis piernas para matar el tiempo hasta que comenzase la serie. Mi madre hacia un buen rato que se había marchado hacia el trabajo, lo que me dejaba en completa soledad y armonía. Empiezo mi rutina de stalkear las cuentas sociales de James, dándole al zoom para escanear mejor cada foto subida, sonriendo como una enamorada por su impotente físico. Mi respiración se corta, mi corazón duele y lágrimas retenidas se encuentran en mis ojos cuando veo las últimas fotos subidas en su cuenta de Instagram de las que hace tan sólo diez minutos y en las que se le ve en una fiesta organizada en su casa. No me ha invitado, y eso provoca que sienta tristeza, ya que me hace saber que solo soy un simple juego con el que pasa el rato y se entretiene. La sintonía de la cabecera de la serie se escucha de fondo, pero no puedo apartar mis ojos de las fotos donde se le ve a James con una gran sonrisa abrazando a su novia y rodeado de una gran cantidad de gente, las cuales algunas reconozco por ser alumnos de mi instituto. Mi estado anímico va pasando por varias fases, desde tristeza e impotencia a rabia como es la que tengo siento en estos momentos. Quiero que sienta lo que yo estoy sintiendo, necesito que entienda que no estoy a sus pies, que en esta partida no solo juega el, yo también participó. Agarro mi móvil entre mis manos para después mandarle un WhatsApp a Jan donde le informo que esta noche saldremos a un pub que está de moda y se llama Crush. Su contestación no se hace esperar aceptando encantado mi propuesta. Me visto rápidamente con unos cómodos pantalones vaqueros y una camisa blanca y aliso mi pelo, dejándolo suelto. Instagram será mi vía para llegarle el mensaje a James de que yo también tengo vida fuera del instituto y una muy divertida y fiestera, aunque sea mentira, al fin y al cabo todos mienten respeto a sus vidas en las redes sociales. Jan no tarda en llegar a mi casa para después coger un taxi con rumbo a ese pub del que todos hablan. La fachada la decora el nombre Crush en grande y con luces de neón y en la puerta se puede ver una gran cola de personas esperando entrar.

— Jan está noche me tienes que hacer un gran favor... — me muevo unos cuantos pasos, estando cada vez más cerca de la puerta y de entrar a lo desconocido — necesito que me hagas muchas fotos donde salga en todas riendo y pasándolo súper bien — alzo la cabeza para contemplar como la cola de personas van avanzando rápidamente.

— Eso está echo amiga... Hoy seré tu fotógrafo personal — alza la mano y la mueve en mi dirección donde sujeta su móvil con una funda de unicornio — ¿ pero ahora me vas decir por que este interés repentino en salir de fiesta cuando siempre te has negado a ello? — suelto un suspiro, clavando mi vista en el guardia de seguridad que tengo en frente mía, sabiendo que somos los siguientes en entrar.

— James... — escucho un bufido por parte de Jan el cual ignoro y sigo hablando — ha organizado una fiesta y no me ha invitado. Solo quiero que vea a través de las fotos que subiré en Instagram que no soy una pringada, que mientras que el lo estaba pasando bien en su fiesta yo lo estaba pasando fenomenal sin el... Quiero recuperar un poco la dignidad ante el.... — se forma un silencio por parte de los dos el cual es interrumpido cuando el guarda de seguridad nos hace un movimiento con su mano para que entremos.

Lo primero que veo es que hay dos plantas, una siendo la pista de baile y la otra donde poder conversar sentados en sofás alrededor de una mesa. Hay luces de colores y cegadoras en la gran pista que se encuentra abarrotada de personas bailando al ritmo de una canción desconocida para mi. Jan agarra mi mano y se va abriendo paso entre la multitud hasta llegar a las escaleras.

— ¿Te apetece que bebamos algo sentados y luego bajamos a la pista? — Le afirmó con la cabeza para después subir cada escalón hasta llegar al área tranquila. — ves cogiendo mesa que yo voy a pillar algo para tomar — Jan se aleja de mi para ir hasta la barra.

Escaneo el lugar, buscando un sitio libre pero una voz alzada de fondo me hace dejar mi inspección para girar mi rostro hacia esa vocecilla que se escucha por encima de la música. Visualizo al duendecillo irlandés, esta levantada del sofá donde está sentada mientras hace aspavientos con sus manos. A paso lento y cauteloso me voy acercando, parándome en frente de la mesa donde esta sentada con un grupo de chicos y en entre los cuales se encuentra Ewan.

— ¿ Por qué no me has avisado de que ibas a venir? — guardo silencio sin saber que contestarle, ya que ni me había acordado de su invitación.

Jan llega con dos copas entre sus manos y se sitúa a un extremo mio.

— Me encanta tu pelo, es divino... — Jan mira embelesado el look  de Luna mientras me da una de las copas.

— Pues antes lo llevaba rosa, pero rosa chicle ... — las palabras de Luna hacen soltar un pequeño grito de euforia a Jan para luego sentarse a su lado y mirar las fotos que Luna le esta mostrando a través de su móvil de sus anteriores look.

¿ Que se supone que debo hacer ahora? Estoy de pie, parada, con la copa entre mis manos y con cara de estúpida. Jan y Luna hablan entre ellos, ignorando mi presencia. Doy una gran bocanada de aire antes de sentarme en una esquina del sofá, quedando a un lado mío Ewan. Su mirada recae en mi, entrecerrando los ojos mientras le da un trago al botellín de cerveza que sujeta entre su mano.

— ¿Te tengo que ver en el instituto y también fuera de el? — su tono de voz suena cabreado haciendo que cierre los ojos con pesar — Joder, eres como una jodida garrapata — apoyo mis  manos en el sofá, dándome impulso para levantarme e irme de allí, lejos de Ewan y su lengua viperina.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#334 en Novela romántica
#93 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar