El Trato

Tamaño de fuente: - +

Lo Imperfecto

Ando lentamente con Jan a un extremo mío, mirando los abarrotados pasillos llenos de alumnos y queriendo ver entre ellos a James.

— Amiga... ¿ Que es lo que estas mirando con tanto entusiasmo? — Giro mi rostro hacia Jan el cual tiene su vista puesta en el pasillo, queriendo descubrir que es lo que tanto miro y me ha llamado la atención.

— Quería ver si veía a James... — un fuerte bufido de desagrado por parte de Jan me hace guardar silencio mientras lo miro con las cejas fruncidas.

—Amiga eres desesperante con James... El sábado te dejo tirada y hoy mueres por verlo... No hay quien te entienda — dejo de andar cuando llegamos a mi aula, apoyando mi espalda en la fría pared y con el rostro de Jan enfrente mía.

—Ayer hable con el por instagram, por mensaje privado y me dijo que no me invito porque Salma lo nota raro. Me confesó que si yo hubiese estado no hubiese podido parar de mirarme... Y Salma hubiese descubierto lo que hay entre nosotros — la sonrisa de felicidad que se me había instalado en el rostro mientras hablaba se va borrando cuando veo la expresión seria de Jan.

—¿ y que es lo que hay entre vosotros? Besos en la puerta de tu casa y al día siguiente como si no te conociera — mi boca se abre con asombro por la rudeza de sus palabras — Siento tener que ser yo el que te diga la verdad... Pero al final del día, James con quien se marcha y se pasea no es contigo sino con su NOVIA... — niego con la cabeza con tristeza y desaprobación, por que se que aunque tenga razón en sus palabras, quiero seguir teniendo esperanza en esta extraña relación que se ha formado entre James y yo.

—Pero eso puede cambiar y algún día ser yo la que ocupe el lugar que en estos momentos ocupa Salma — sus manos se mueven por su rostro con frustración.

—Tu no estas enamorada, estas obsesionada y algún día te darás cuenta... — abro la boca para contestar sus palabras pero el profesor de Laboratorio entra tras la puerta y yo lo hago tras él , ya que no quiero quedarme fuera por llegar tarde.

Los alumnos están entretenidos mezclados diferentes líquidos en las cubetas asignadas y yo solo puedo mirar el asiento vacío de James, preguntándome el por qué de su ausencia. Un fuerte ruido de un cristal siendo roto me hace salir de mis pensamientos para ver que es lo que está ocurriendo. Una chica pelirroja y con su rostro cubierto de pecas acaba de romper, no se como, tres cubetas de cristal. El suelo está cubierto de pequeños fragmentos de cristales, líquidos de distintos colores y un fuerte olor esta inundando la pequeña habitación.

— Lily Adams — miro hacia el profesor cuando escucho mi nombre en sus labios —ves al cuarto del conserje y dile que venga rápidamente para recoger todo este estropicio — Le afirmó con la cabeza para después levantarme de la silla y salir de allí, andando escaleras abajo hacia el sótano, lugar utilizado para guardar el atrezo que se utiliza para las funciones teatrales, vestuario de los actores de la obra y a un extremo los productos de limpieza.

Anchas y largas estanterías de metal cubre la pequeña habitación, andando entre los pequeños pasillos que la forman. La luz es tenue, impidiendo que pueda ver con facilidad donde se encuentra el conserje. Logro escuchar el pequeño sonido de un metal cayendo al suelo y voy hacia el, andando entre las estanterías. Mis pies se paran y mi vista se clava en el chico que tengo en frente mía. Esta sentado en el suelo, con su espalda apoyada en un soporte de la estantería de metal. Mechones de su pelo rubio le cae por la frente y en una de sus manos sujeta un cigarrillo mientras que con la otra juega con una moneda plateada. Su cabeza se va girando lentamente en mi dirección dedicándome un sonrisa felina.

— La chica del sábado... — pronuncia cada palabra lentamente y de una forma que logra erizar mi piel.

— Si. ¿Tu eras Marco verdad? — se perfectamente cual es su nombre, pero no quiero que crea que le tome más importancia de la que no le tome.

Aparte de conocerlo por ser un alumno más de este centro, también es uno de los amigos de Ewan y Luna con el cual estuve el sábado en el pub Crush.

— Que honor que te acuerdes de mi nombre —sus ojos azules me recorren si ningún pudor, haciéndome sentir incomoda ante su presencia — ¿ y como acabaste el sábado? — entrecierro los ojos, sin saber a qué se refiere con su pregunta — Te llevo Ewan a casa e ibas muy mojada... — una sonrisa picara se le instala en su rostro cuando acaba su juego de palabras.

Un aro plateado adorna su nariz y oreja, dándole la misma imagen y aura de chico malo que Ewan, pero a diferencia de este último, Marco si sonríe.

— Termine en mi casa y totalmente seca — no se que puede estar rondando por su cabeza, pero entre Ewan y yo, no hay ni habrá jamás ningun tipo de relación sentimental o pasional.

—Eso es por que te fuiste con Ewan, si te hubieses ido conmigo te puedo asegurar que tus bragas hubiesen estado igual de mojadas de lo que estaba el resto de tu cuerpo...— doy cortos pasos hacia atrás, viendo como su sonrisa no se esfuma de su cara.

No me gusta su forma de hablarme. No se si forma parte de su carácter, ya que el sábado también soltó algunas palabras parecidas , pero no me gusta, no me gusta ni el, ni su sonrisa felina la cual me hace sentir incómoda.

— Me tengo que ir... — no me deja continuar hablando, interrumpiendo mis palabras de golpe. 

— ¿ Alguna vez te han follado contra estas estanterías? — agacho la cabeza, evitando que pueda ver el rubor que se ha instalado en mis mejillas por esta conversación surrealista — ¿ No me digas que eres virgen...? — mi vista esta clavada en el suelo mientras voy dando cortos pasos, alejándome de él — La expresión de tu cara ya me ha contestado por ti... Eres virgen — su mirada me recorre todo el cuerpo, sintiéndome desnuda ante sus ojos — ¿ Sabes una cosa? Me encanta follar con vírgenes — una sonrisa siniestra adorna su cara mientras su vista está fija en mi.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#331 en Novela romántica
#93 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar