El Trato

Tamaño de fuente: - +

Se Acabó

Los días siguientes en el instituto fueron de mal a peor ya que James ha optado por ignorar todo lo ocurrido entre nosotros, volver a ser la invisible para el. Ya no me habla, ni me sonríe y ese echo a causado que la tristeza se apodere de mi. Hoy debería de estar más feliz de lo habitual ya que es viernes y eso significa que viene el muy ansiado fin de semana, lo que quiere decir que estaré libre de venir a este infierno durante dos días, pero en cambio solo siento opresión en mi pecho por su comportamiento el cual se limita a ignorarme, a hacerme un daño que el no es consciente. Ewan sigue llevándome todo los días a casa, notando como a paso lento cada vez voy llegando más a el. Estoy más cerca de Ewan y más lejos de James. Voy andando junto a Jan por el largo pasillo alborotado de alumnos, mientras el me habla yo solo asiento con mi cabeza a lo que me esta contando.

— Amiga... ¿ Iras a la fiesta de comienzo del curso que organiza el instituto? — nunca he asistido a ninguna de ellas y no creo que está sea la excepción.

— ¿ Cuando es...? — mientras le hablo mi vista esta al frente, queriendo verlo aparecer.

— Dentro de un mes. Se dará el título de rey y reina del instituto, que como los anteriores años serán James y Salma y luego habrá una fiesta en el gimnasio... Dicen que sera espectacular, que el centro a invertido mucho dinero para que sea muy épica.. — dejo de escuchar a Jan cuando lo veo venir andando por el pasillo, con su vista puesta en el móvil que sujeta entre su mano.

Su mirada desconecta del pequeño aparato para mirar al frente, clavando sus ojos color miel en mi. Sus pies dejan de caminar, mirándome serio mientras yo le dedico una pequeña sonrisa tímida la cual se borra cuando veo como gira su cuerpo, dándome la espalda y caminando hacia la otro dirección de donde me encuentro yo, comprendiendo que también evita el cruzarse conmigo. No comprendo que le he podido hacer para que se comporte con esa actitud conmigo. En nuestra última charla pude saber que se encontraba agobiado ante la situación que había nacido entre nosotros, pero jamás pensé que su decisión ante su problema sería volver a ser la invisible en su vida.

— Amiga ¿ que te ocurre? Estas triste y ausente, más de lo habitual... — dejo apoyada mi espalda en la fría pared mientras cierro los ojos con pensar.

— Es James — abro los ojos lentamente, viendo el rostro serio de mi fiel amigo en frente mía — Se acabó Jan... Lo que había entre nosotros se acabó — siento un nudo en mi garganta que quiere explotar en forma de llanto y no quiero hacerlo frente a todos los alumnos que están a nuestro alrededor.

—¿ Que ha pasado? — deja su hombro apoyado en la pared, con sus manos sujetando la ancha carpeta decorada del grupo coreano BTS del famoso género K-pop

— No lo se Jan... Me ignora... Hace como que no existo, incluso evita el cruzarse conmigo — un suspiro de impotencia y tristeza se escapan de mis labios.

— ¿ te puedo hablar con total sinceridad? — Le afirmó con la cabeza aún sabiendo que la sinceridad de Jan a veces puede ser demoledora — Creo que para James fuiste un pasatiempo, nada serio. Piénsalo amiga, te decía que eras única e irresistible pero nunca te hablo de dejar a su novia por ti... ¿ Y sabes por qué? Porque a la chica a la que quiere es a ella no a ti... Siento ser yo en que te lo diga amiga pero James es un cabron que ha jugado contigo — no me duele sus palabras sino la verdad de ellas — tonta eres tu de estar así por un tío como el. Saca el orgullo que tienes y pasa de él como el lo está haciendo contigo — su últimas palabras son como un chute de la energía y seguridad que me faltaban.

Tiene razón Jan, si el no quiere nada de mi, si para el yo soy la invisible para mi el también lo será. No por venganza sino por amor propio. Las palabras de Jan estuvieron presente en mi mente cada vez que lo miraba en clase, repitiéndome mentalmente de que era hora de pasar página, aunque me constará la propia vida hacerlo. El destino puede llegar a ser muy sorprendente o tremenda cruel. Durante años ansié ser la pareja de trabajo de James, poder estar con el a solas y así tener la posibilidad de conocerlo mejor, pero nunca se cumplió mi sueño, y justo hoy que me he propuesto sacarlo de mi corazón, nos ponen como pareja de trabajo de lenguaje. Una sonrisa sarcástica decora mi rostro mientras escucho un fuerte suspiro por parte de James cuando el profesor pronuncia nuestros nombres para que formemos pareja para realizar en conjunto el trabajo de poesía asignado. El timbre anunciando el fin de las clases hace que me levante de la silla mientras guardo mi libro y libreta en mi mochila. Mi vista está clavada en la mesa, guardando con lentitud cada material, notando su presencia en frente mía, llegando a mi fosas nasales su olor. Escucho un carraspeo de garganta por su parte, intentando llamar mi atención y que lo mire, pero no quiero hacerlo, no quiero levantar la cabeza y ver su perfecto rostro por que se que cuando lo haga el pensamiento de olvidarme de él lo tiraré por la borda.

— Lily... — me muerdo el labio inferior con fuerza cuando escucho como ya no me llama morena, si no por mi nombre — quería hablar contigo... — alzó rápidamente el rostro, sintiendo como mi corazón golpea esperanzado en mi pecho — del trabajo que nos han asignado — intento camuflar con una pequeña sonrisa la desilusión de sus palabras — ¿ Que día te viene bien para quedar y ponernos a hacerlo? — trago fuerte antes de contestar su pregunta.

— El lunes después de clase ¿ te viene bien? — me afirma con la cabeza — podíamos hacerlo en mi casa, mi madre... — me interrumpe, hablando rápidamente y de forma nerviosa.

— Mejor en la biblioteca — Le afirmó con la cabeza para después agacharla, comprendiendo que no quiere estar conmigo a solas, sino en un sitio donde haya más personas presente como lo es la biblioteca.

Escucho sus pasos alejarse de mi, sintiendo como la opresión de mi pecho se ha intensificado ante esta conversación.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#334 en Novela romántica
#99 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar