El Trato

Tamaño de fuente: - +

Una Nueva Lily

Mi vista se queda clavada en su mirada, sintiendo como a través de sus grises ojos logro recuperar la tranquilidad que me caracteriza y que por culpa de la actitud y palabras de James  había desaparecido de mi. Voy andando lentamente hacia el, viendo como su mirada escanea mi cuerpo sin pudor.

— ¿ Has estado todo este tiempo aquí esperándome? — se que si, pero quiero escucharlo de sus labios. No contesta a mi pregunta, clavando su vista en el cuenta kilómetros de la moto — No has tenido que molestarte... — doy cortos pasos, quedando mi cuerpo muy cerca del suyo y su olor me embriaga rápidamente.

— No tenía nada mejor que hacer... — agacho la cabeza mientras sonrío, sabiendo que sus palabras solo son un escudo a sus sentimientos, que no me percaté de que se preocupa por mi por que quizás esta  empezando a verme como a una amiga y no como la pringada.

Mi mano va hacia su brazo desnudo, acariciando con suavidad los tatuajes que lo decoran. Sus ojos rápidamente conectan con los míos, escuchando como su respiración se ha acelerado y como su piel se ha erizado ante mi contacto.

— ¿ Que significado tienen cada uno de ellos? — sigo repartiendo caricias delicadamente, como si mis dedos fueran una fina tela de seda sobre su piel.

Alzo la mirada cuando no escucho respuesta por su parte, viendo como traga fuerte mientras me mira fijamente. Nuestros ojos se conectan como dos imanes, perdiéndome a través de ellos. El sonido que emite la grande puerta oxidada de la biblioteca llaman mi atención, haciendo que desconecte de Ewan para mirar hacia ella. James está saliendo tras la puerta, dejando de andar cuando se percata de mi presencia. Su mirada nos escanea, parándose en mi mano sobre el brazo de Ewan. Sus ojos se van entrecerrando lentamente y su rostro angelical es sustituido por uno de frialdad. Le giro la cara bruscamente, mirando directamente hacia los ojos cargadas de rabia de Ewan. Me siento orgulloso de la nueva Lily, me siento bien conmigo misma ante mi actitud con James y sobretodo siento que estoy volviendo a recuperar mi dignidad, aquella que yo misma me encargue de pisotear delante de él.

— Nos vamos Ewan... — retiro mi mano de su brazo, anhelando el contacto de su suave y tibia piel en mis dedos.

Se mantiene unos segundos mirado a James, retandole con la mirada para después afirmarme con la cabeza. Me subo en la moto, escuchando el rugir de esta, la cual va a una gran velocidad. La sensación que me produce la adrenalina sustituye por completo a la cobardía e inseguridad que sentía los primeros días cuando me subía en esta moto junto a él. No es solo por la adrenalina, si no por que junto a Ewan me siento segura, que nada malo me puede pasar estando junto a él. El trayecto para mi mala suerte se hace corto, viendo la fachada de mi casa antes de lo que a mi me hubiese gustado. Me bajo de la moto, girando mi cuerpo hacia el. Su vista esta puesta en la carretera, dándole los débiles rayos de sol en su rostro. Su belleza es muy distinta a la de James, la suya es atrayente y ardiente. No es para nada el estilo de chico que me gustan , pero tengo que admitir que es sexy, demasiado. Agacho la cabeza, sintiendo como mis mejillas se torna de un color rojizas cuando veo como se ha percatado de que lo estaba mirando, analizando su persona. Mi rostro se va alzando con lentitud, viendo ante mi como las comisuras de sus labios están levemente elevadas mientras me mira fijamente.

— Me voy pringada. Mañana nos vemos... — Le afirmó con la cabeza, escuchando el rugir de la moto y viendo como va desapareciendo por la carretera.

Me adentro en mi casa, soltando un sonoro suspiro cuando vuelve a mi mente lo ocurrido con James, volviendo a revivir nuestra conversación, sus palabras menospreciables y mi actitud fuerte y segura frente a ese momento doloroso. Ya a caído la noche y mi vista esta centrada en la pantalla del portátil, recopilando información para el trabajo que no hemos podido acabar. El pitido de una notificación llegan a mis oídos, mirando como hay un mensaje directo en mi Red social Instagram. No debería de abrirlo, debería borrarlo directamente sin saber su contenido, pero la curiosidad de saber que es lo que hay escrito puede conmigo y acabo leyéndolo.

"Por mi culpa no hemos podido acabar el trabajo. Si quieres podemos volver a quedar para finalizarlo, prometo que esta vez no estaré tan gilipollas como hoy y... Lo siento... Por todo" lo leo una y otra vez, sin contestarle, por que no quiero volver a estar junto a él a solas, quiero seguir manteniendo esta actitud fuerte y decidida en mi. Quiero seguir siendo una nueva Lily.

Los pasillos del instituto se encuentran abarrotados de alumnos que van de un sitio para otro, mientras yo voy andando junto a Jan, contándole todo lo ocurrido con James, desahogándome junto a mi fiel amigo.

— Te lo advertí y no quisiste hacerme caso... — suelto un suspiro por que es verdad, me lo advirtió y yo como una ilusa no quise creerle — pero lo bueno de todo esto es que por fin has abierto los ojos y te has dado cuenta de la clase de persona que es James — Le afirmó lentamente con la cabeza, por que es verdad, me he dado cuenta de que para James lo mas importa es su estatus social, pero duele mucho de la forma en la que lo he sabido la cual a sido de sus propios labios.

Mis ojos se entrecierran cuando veo como el rostro de Jan se mantiene serio y lleno de rabia mientras mira al frente.

— Lily ... ¿Podemos hablar? — James está en frente nuestra y Jan no disimula el sentimiento de rechazo que le causa su persona — Ayer no me contestaste al mensaje... — agacho la cabeza cuando veo la sonrisa seductora en su rostro, la cual estoy empezando a odiar.

— Yo no... — no me deja continuar, interrumpiendo mis palabras.

— ¿ Podemos hablar... En privado? — mira hacia Jan para luego mirarme a mi, poniendo el rostro angelical del que me enamore.

— Ella no quiere hablar contigo, déjala en paz... — me sorprende la rudeza en la voz de mi amigo, haciendo que lo mire con la boca abierta.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#372 en Novela romántica
#99 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar