El Trato

Tamaño de fuente: - +

¿ Que Estoy Haciendo?

Mi mirada indecisa se clava en la ropa que cuelga en perchas en el armario, escuchando de fondo la conversación que están manteniendo Jan y Luna. No me decido por que look vestir y eso es extraño en mi, ya que no soy de darle vueltas a la cabeza, simplemente me visto con lo primero que veo y me gusta. Incluso la primera vez que asistí a una fiesta, aquella organizada por James, me vestí con lo primero que saque del armario aún a sabiendas que estaría allí el chico de mis sueños ya que el era el anfitrión. No comprendo por que este repentino cambio de actitud en mi, ya que hace tan sólo una semana no me preocupaba en absoluto este tema y en cambio ahora quiero encontrar el look perfecto con el que logre verme lo más atractiva que mi físico me permita.

— Amiga falta solo media hora para que nos vengan a recoger y tu todavía estas enfundada con tu pijama — suelto un bufido ante las palabras de Jan las cuales solo están causando más presión en mi.

Mi rostro ya se encuentra perfectamente maquillado y mi pelo arreglado, el cual está completamente liso, solo me queda elegir la dichosa ropa. Luna llega a mi rescate, mirando el armario en silencio y pasando cada percha para poder escanear mejor cada prenda. Una sonrisa adorna su rostro mientras sujeta la ropa seleccionada entre su mano las cuales se las arrebato rápidamente para vestirme con ellas. Me encanta lo que el reflejo del espejo me ofrece. Mi vista se queda clavada en la imagen, unos pantalones vaqueros desgastados y de talle bajo viste mis piernas, mi mirada va descendiendo hasta mi vientre el cual está al descubierto, hasta terminar en el top azul con rayas blancas con escote marinero.

— Gracias Luna... — pronuncio cada palabra sin mirarla ya que estoy demasiado entretenida en verme a mi misma a través del espejo.

El sonido de un claxon siendo tocado nos hace andar deprisa hacia el exterior de mi casa, viendo a los chicos en el interior del coche de John y a un extremo  Ewan montado en su moto negra como la noche que nos observa. Luna y Jan se van directos hacia el coche, montándose en el, pero yo me mantengo parada, esperando con ansias una señal de su parte que me haga ir corriendo hasta él. Su vista esta puesta en el móvil que sujeta su mano mientras yo espero que  diga o que haga algo que me indique que quiere que me vaya con el en la moto. Su mirada desconecta del pequeño aparato para mirarme. Las comisuras de sus labios se van elevando lentamente cuando se percata de que no me he montando en el coche, que estoy esperando para hacer el pequeño trayecto junto a él. En el momento que su cabeza se mueve, indicando con ella a la parte de trasera de su moto, corro hacia el con una gran sonrisa de oreja a oreja decorando mi rostro. Mis brazos se entrelazan en su torso, notando en mis manos como su pecho sube y baja rápidamente, al compás de su respiración agitada. Mi cabeza descansa en su espalda con los ojos cerrados, dejándome llevar por la tranquilidad que me produce su persona. La luces de neón que decora el nombre del pub se ve a al término de la carrera, y en lo único que pueda pensar es que no quiero que se termine tan pronto, quiero seguir viajando a través de su moto y su cercanía al mundo de la felicidad. Después de estacionar la moto en el aparcamiento, el cual se encuentra en frente del local, y de estar esperando unos largos minutos en la cola de personas que esperan entrar en el pub de moda, conseguimos entrar sin problemas, yendo directamente hacia la segunda planta, el área tranquila. La pequeña mesa esta cubierta por nuestras bebidas mientras hablamos y reímos sentados en el sofá en semicírculo, pasando los minutos en armonía. Ewan se encuentra sentado en un extremo del sofá y yo a su lado, desconectando de la conversación cada que veo como sus labios se abren para beber del botellín de cerveza que descansa en su mano.

— Pringada... — cuando escucho mi mote en sus labios lo miro a los ojos, contemplando esa mirada intimidante y enigmática — ¿ como estas...? — pronuncia cada palabra lentamente, bajando la cabeza cuando termina la frase.

Una sonrisa tímida adorna mi rostro mientras escucho las risas, murmullos y voces alzadas de los demás, los cuales están entretenidos manteniendo una conversación que los hace desconectar por completo de nosotros.

— Ayer tuve un mal día y me agobie un poco, pero ya estoy bien — me gustaría tanto decirle que fue gracias a él, que él fue el artífice de que mi estado anímico mejorará, que no sólo fue el héroe de la máquina de refresco sino también fue mi héroe personal, ya que recompuso los pedazos rotos que quedaban de mi,uniendo cada fragmento mágicamente, pero guardo silencio, sin tener el valor de decirle lo que mi corazón siente  y mi mente piensa.

La piel desnuda de nuestros brazos están demasiado cerca, pudiendo sentir como el calor de su cuerpo hace vibrar al mio y se que el también lo ha sentido por que tiene su vista puesta en esa zona, viendo como traga fuerte mientras su mirada va ascendiendo hasta mi rostro, escaneando cada parte de el hasta parar en mis labios, los cuales los mira embelesado. Lo miro desconcertada cuando veo como se han endurecidos sus facciones y como su ceño se encuentra fruncido para después girar su cabeza, evitando así mirarme. Intento desconectar de lo ocurrido, involucrarme en la conversación que están teniendo los demás miembros del grupo pero soy incapaz cuando veo lo que está ocurriendo a un extremo mío. Un grupo de chicas que se encuentran sentadas en la barra han captado el interés de Ewan. Su cuerpo se encuentra girado, dándome la espalda para así tener mejor visión de las chicas. Los minutos transcurren y él sigue en la misma posición. No habla, solo las mira embelesado, y apostaría mi objeto más preciado, mi cámara fotográfica, a que incluso ni parpadea.

— Ewan... ¿ Cual de ellas es la que te gusta? — puedo escuchar la inconfundible voz de mi amigo Jan formulando la pregunta mientras mi vista esta puesta en él , esperando a que la responda.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#371 en Novela romántica
#97 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar