El Trato

Tamaño de fuente: - +

Mis sentimientos

Lo he confesando y admito, creo que estoy enamorada de Ewan de una forma que jamas antes había sentido. Pienso en él cada maldito segundo del día y la felicidad me embarga por completo cuando estoy a su lado. Ahora que se lo que es el amor, lo que conlleva ese sentimiento, me hace dudar si alguna vez llegue a estar enamorada de James. El amor no puede desaparecer de tu corazón de un día para otro, olvidarte de esa persona para ser reemplazada por otra como me ha pasado con James. Aun a sabiendas que quizás el único sentimiento que sentía hacia él fuera admiración por ser el chico popular y una insana obsesión, quiero seguir disfrutando de sus muestras de amor, seguir viviendo este momento donde logro ser la protagonista de esta historia amorosa. Mi actitud es de egoísta, incluso infantil y cobarde pero es la consecuencia de ser la chica invisible, que cuando te hacen notar quiere más, ya que cualquier muestra de afecto se te hace pequeña. Jan se sitúa en frente mía en cuclillas, mirando mi rostro contraído y compungido.

— Ewan es un chico muy atractivo y encima esta siempre pendiente de ti... Es normal que te hayas enamorado de él — mis ojos se cierran por unos segundos con angustia cuando escucho la palabra enamorada de sus labios, consiguiendo que Jan me mire con el ceño fruncido — Amiga... ¿ A que tienes miedo? — muerdo con fuerza mi labio inferior mientras mi vista se clava en el verde césped.

— A sufrir... — logro escuchar como un suspiro cargado de tristeza brota de los labios de Jan — Ewan es un chico reservado, violento, malhumorado, serio... Y con una persona así el sufrimiento esta escrito en el destino. No quiero hacer algo de lo que me vaya arrepentir toda mi vida... como le paso a mi madre — mi padre no era un mal hombre, pero su problema es que no sabía amar, y eso conllevó a hacer infeliz a mi madre durante el tiempo que estuvo junto a él — aparte que no se que es lo que siente por mi, no se si solo siente atracción o algo más... — puede que ese sea el mayor inconveniente, el no saber cuales son sus sentimientos, por que siendo sincera, si yo supiera que Ewan siente aunque fuera la mitad de lo que yo siento por él, me daría igual todo lo demás, me arriesgaría a formar un futuro juntos.

— Yo no se si Ewan esta enamorado de ti, pero lo que si estoy seguro es que le gustas y mucho... — su mano agarra con delicadeza mi barbilla, ejerciendo una leve presión que me obliga a alzar el rostro — Incluso se pego con un chico por que dijo que te habías puesto muy guapa... — interrumpo sus palabras, haciendo que guarde silencio de golpe.

— No fue por eso, pensé que te lo había contando... Un chico me hizo caer al suelo y Ewan salio en mi defensa — Jan niega con su cabeza mientras me mira serio.

— Yo mismo lo escuche por la boca del chico al que golpeó y esa no es la historia — mi boca se abre con la intención de contradecir sus palabras, ya que yo fui testigo del por que de la pelea, pero la vuelvo a cerrar cuando Jan vuelve a hablar — Lo escuche decir que estaba hablando junto a un amigo de lo sexy que te habías puesto, de que tenía pensado invitarte al baile del instituto y quizás con suerte para él poder acabar la noche en su cama, cuando Ewan lo golpeó como si fuera un animal salvaje — guardo silencio, intentando encajar las piezas del rompecabezas que no me cuadran.

La pelea de Ewan que le llevó a una expulsión disciplinaria fue producto del chico que me hizo caer, no por que halagase mi persona. Quizás mintió, se sentía avergonzado del motivo de la pelea y decidió inventarse una mejor. Mis ojos y boca se abren con asombro cuando me viene a la mente el recuerdo de la disputa días ante de la ocurrida por salir en mi defensa. Recuerdo sus golpes, el círculo de persona vitoreando ese acto de violencia, y la fuerza casi antinatural de Ewan, el cual tumbó a su adversario aún teniendo una compresión física más fuerte que la suya. ¿ Estará hablando de esa pelea?

— Jan... ¿ Como era el chico? — inclino el cuerpo, quedado mi rostro en frente del suyo mientras lo miro expectante, esperando con ansias a que responda a mi pregunta.

— Rubio, con ojos azules y muy fuerte... Me recordaba al súper héroe Thor — mis ojos se cierran con una sonrisa dibujando mi rostro.

La definición de Jan concuerda con el chico con el que se pego Ewan. Fue por mi, por oír como otro chico hablaba de mi.

— ¿ Que más dijo el chico? — necesito saber absolutamente todo de lo ocurrido, hasta el mínimo detalle.

— Nada más... Pero que más da, ya sabes que se pego por que se moría de celos — le niego con la cabeza, haciendo que Jan me mire con el rostro daleado

— No es lo mismo que se pegase por que no quería que el chico me invitase al baile a que se pegase por que no le gusto como hablo de su amiga... Son dos conceptos muy distintos... — Jan afirma con su cabeza a mis palabras, formándose un silencio entre nosotros.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#328 en Novela romántica
#93 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar