El Trato

Tamaño de fuente: - +

¿ Que esta haciendo aqui ... ?

Camino con lentitud y cautela, con mi cabeza agachada y mi vista puesta en el suelo. Siento auténtico pavor de convertirme el nuevo centro de burlas, escuchar cuchicheos a mis espaldas cargados de malicia y risas burlonas que se clavan en mi pobre pecho como dagas afiladas. Intento descontar de mis pensamientos escuchando la música que llega a mi sistema auditivo a través de los cascos que reproduce las canciones desde mi móvil, pero en cuanto veo la fachada del instituto en frente mía mi cuerpo tiembla como una gelatina sin poder evitarlo. Aunque los alumnos parecen no notar mi presencia mi mente actúa en mi contra, sintiendo como se ha paralizado el tiempo para que todos puedan prestarme atención. Con inseguridad me retiro los cascos de mis oídos para después guardarlo junto con mi móvil en mi mochila. Camino con inseguridad mientras voy haciendo ejercicios de respiración para intentar tranquilizar a mi sistema nervioso aunque sin éxito. Un suspiro de alivio brota de mis labios cuando lo veo. Su espalda esta apoyada en la pared de la fachada del instituto, muy cerca de la puerta principal, con una pierna flexionada y con sus ojos grises puestos sobre mi. No quiero ilusionarme, pero el verlo hay parado cuando jamás antes lo había visto me hace pensar que pueda ser por mi. Me sitúo en frente suya, intentando ocultar la sonrisa de felicidad que me produce su presencia.

— Vamos... — me hace un gesto con su cabeza, apuntando con ella hacia el interior del instituto.

Camina a mi compás y con su mirada al frente. Puedo sentir su costado rozando con el mio e instintivamente mi cuerpo raciona a ese pequeño contacto, sintiendo como mi piel se eriza y mi corazón se descontrola. Sus ojos grises miran con intimidamiento a cada alumno que anda por los pasillos los cuales agachan su cabeza ante su mera presencia. Se lo que está haciendo, se que me está intentando proteger haciendo que me tengan respeto por ir a su lado, que le den miedo de atreverse hacer cualquier clase de burla hacia mi persona por que luego se las verá con el chico temido de aquí. Son estos pequeños gestos los que hacen que lo ame cada día más. Con él no hace falta las palabras, son sus acciones las que hablan por él. La seguridad se esta adueñado de mi, haciendo que alce el rostro y los mire sin miedo. Me acompaña hasta mi aula, donde paro de andar para después lanzar una mirada fugaz en su interior, viendo como ya todos mis compañeros están sentados en su correspondiente asiento. Me tendré que enfrentar yo sola a ellos y ante ese pensamiento la inseguridad vuelve a mi con fuerza. Ewan como si pudiera leer mi mente, inclina su cuerpo, quedando su rostro en frente del mio.

— Nadie se atreverá a hacerte lo más mínimo por que saben que si lo hacen haré de su jodida vida un puto infierno... No tengas miedo pringada — una pequeña sonrisa se va expandiendo por mi rostro ante sus palabras cargadas de protección para después formarse un silencio entre nosotros.

Nuestras miradas están conectadas como dos imanes, perdiéndome en el tormento de sus preciosos ojos grises y la cual está logrando que olvide en donde nos encontramos. Mi vista va descendiendo hasta sus cálidos y atrayentes labios, los cuales me están llamando con necesidad y anhelo. Trago fuerte el nudo de la garganta, intentado sacar fuerza de entereza y no caer en la tentación que su perfecto rostro causa en mi. ¿ Por que tiene que ser tan guapo? Su belleza ocasiona que me sienta nublada, que sólo mi vista enfoque cada rasgo de su rostro. Desconecto de mis pensamientos cuando escucho como alguien se aclara la garganta, llamando nuestra atención. Mis mejillas arden de la vergüenza cuando veo al profesor de Matemáticas en frente nuestra el cual nos mira por unos segundos en silencio para después entrar en el aula, yendo yo detrás suya con la cabeza agachada. Puedo sentir la mirada de James atenta de cada movimiento que hago, pero en ningún momento lo miro, simplemente me limito a ignorar su presencia. Las horas van transcurriendo y en ningún momento nadie a hecho alusión de lo sucedido en el baile del instituto lo que ocasiona que vaya recomponiendo mi estado anímico. Aprovecho el descanso que hay hasta la siguiente asignatura para mandarle un WhatsApp a Jan, ya que desde que le conté todo lo que ocurrió en la fiesta del instituto no ha parado de bombardearme con preguntas.

— Lily... — no puedo controlar que una mueca de asco se me instale en el rostro cuando escucho su voz pronunciando mi nombre — ¿ Podemos hablar un momento? — evito el mirarle, clavando mi vista en el pequeño aparato que sujeta mi mano — Por favor... Sólo será un instante — sería tan graníticamente para mi decirle en la cara todo lo que pienso de él, pero opte por ignorarlo y es lo que haré.

Me levanto de la silla para después poner rumbo fuera del aula, lejos de la falsedad de James. Camino con rapidez por el pasillo, girando mi cabeza hacia atrás para asegurarme de que no me esta siguiendo. Mis pies dejan de andar de golpe cuando veo a unos pocos metros de donde me encuentro yo a Marco hablando con Ryan. ¿ Que está haciendo aquí ? Nunca antes lo había visto merodeando en el interior del centro, las pocas veces que le visto aquí a sido en el exterior de aquí. ¿ Y si ha venido a contarle nuestro beso a Ewan? Muerdo con fuerza mi labio inferior ante ese pensamiento, teniendo miedo de perder a Ewan por un estúpido juego en el cual nunca tuve que haber participado. Mi vista esta puesta en ellos mientras muevo mi pierna derecha de forma nerviosa. En otro momento hubiese actuado ignorando su presencia, pero en cambio ahora camino a paso lento hacia ellos, sin saber muy bien con que intenciones ya que si Ryan a venido con el propósito de desvelarle lo sucedido entre nosotros a Ewan, ni yo, ni nadie se lo impedirá. Me posiciono en frente de ellos, los cuales dejan de hablar ante mi interrupción. Sus ojos cargados de malicia recorre mi cuerpo de arriba a abajo, formándose una sonrisa de boca cerrada en su rostro. La tensión se puede palpar en el ambiente mientras siento como mis nervios se van incrementando por cada segundo que trascurre.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#372 en Novela romántica
#97 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar