El Trato

Tamaño de fuente: - +

La fiesta en blanco

No me quiero levantar de la cama. Quiero seguir en ella y poder fantasear con tranquilidad con las caricias de Ewan sobre mi piel. No se que hora es y cuantas horas llevo recordando y reviviendo sus manos por mi cuerpo. Jamás pensé que pudiera hacerme disfrutar de esa manera con tan solo unas caricias con su mano. Es como si hubiese leído un manual de instrucciones de mi cuerpo para así poder conseguir que explotase de éxtasis de puro placer. Un calor abrasador devora con rapidez mi piel con los recuerdos que mi débil mente no para de repetir en bucles. Sus manos, sus caricias, su dulce tacto.... Un suspiro cargado de sensaciones nuevas brota de mis labios. Soy feliz, quizás como nunca lo haya sido y todo es gracias a Ewan. Ahora que se que Hannan no forma parte de su vida como yo imaginaba la alegría me rebosa. Un sonido de una notificación en mi móvil me hace incorporarme de golpe para después mirar de quien se trata.

"Está noche no he podido dormir con la imagen de tu rostro totalmente excitado" esbozo una gran sonrisa mientras vuelvo a leer el mensaje a través de la aplicación de WhatsApp . ¿ Como ha conseguido mi número telefónico? Seguramente se lo haya facilitado Luna, lo cual agradezco enormemente por que ahora puedo hablar con él sin tener que esperar con ansias a que llegue el ansiado trayecto del instituto a mi casa.

"Y yo con tus manos" muerdo mi labio inferior cuando le doy a enviar, por que nunca he echo esto, tener una conversación subida de tono con alguien y es algo nuevo y excitante para mi.

" Eso tiene fácil solución pringada... Esta noche tendrás mis manos alrededor de tu cuerpo las horas que quieras" trago fuerte el nudo de la garganta mientras siento como un hormigueo se me va instalando en una zona que Ewan a conquistado como suya.

" Esperare con ansias a que llegue esta noche" me mantengo con el móvil en mi mano hasta que los minutos trascurrido me indican que ya se ha finalizado la conversación.

Antes de dejar el móvil en la mesita de mi habitación guardo su número telefónico con el nombre de "Ewan el Bipolar" para después poner rumbo hacia el salón de mi casa donde está mi madre haciendo los labores del hogar y rápidamente me pongo a ayudarla. Las horas transcurrieron dolorosamente lentas y mis ganas de volverlo a ver se iban incrementando por cada segundo que transcurría. Enfundada en un estrecho y sexy  vestido blanco que me llega por debajo de mi trasero espero la llegada de Ewan. Las fuertes expectativas que he puesto en esta noche me hace estar deseosa de que transcurra los minutos y poder escuchar el pitido del claxon de su moto, ese ruido que se ha convertido en mi sonido preferido. Luna me informo a través de la aplicación de WhatsApp que ella y los demás miembro del grupo se irían antes al pub ya que habían quedado allí con otros amigos los cuales no conozco. En otro momento de mi vida ese dato me hubiese creado inseguridad, pero ahora me da igual estar rodeada de personas desconocidas si Ewan esta a mi lado. Cierro los ojos por un breve instante y un suspiro brota de mis labios cuando escucho el claxon de su moto siendo tocado. Esta aquí. Cada paso que doy y estoy más cerca suya mi corazón palpita con más fuerza. Cuando abro la puerta y lo veo montado sobre su moto negra se me corta la respiración. Como es posible que sea tan sumamente atractivo. Camino hacia él bajo su atenta mirada, la cual está inyectada en un deseo que logra incendiar mi cuerpo rápidamente. Me monto en la moto en silencio, y su olor rápidamente me embriaga, una mezcla entre colonia masculina y su aroma varonil. Mis manos temblorosas se entrelazan en la parte baja de su abdomen y tengo que luchar con todas mis fuerzas para no ir descendiendo y tocar lo que mi mente no deja de imaginar.

— Te ves irresistible con ese vestido — su voz ronca y varonil logra que el vello de mi piel se erice con rapidez — aunque si te soy sincero me gustaría más verte sin el puesto — lanza una mirada fugaz en mi dirección y mi cuerpo se estremece cuando veo como muerde suavemente su labio inferior.

Estoy tentada de no ir a la fiesta y dejarme llevar por lo que mis  alborotadas hormonas me están suplicando, pero el rugir de su moto me hace declinar ese pensamiento. El trayecto muy a mi pensar fue terriblemente corto llegando al Pub Crush antes de lo que a mi me hubiese gustado. Después de esperar unos largos y aburridos minutos en la puerta donde había una gran cola de personas que estaban esperando disfrutar de la fiesta conseguimos entrar. Con su mano entrelazada en mi cintura caminamos entre el gran tumultos de personas hacia la segunda planta, donde están los demás miembros del grupo sentados en uno de los tantos sofás con forma en semicírculo que decora el lugar. Después de una breve presentación con las tres personas que están sentadas junto a nosotros y a las cuales no había visto en mi vida la charla siguen entre ellos pero soy incapaz de prestar atención a nada que no sea a la morena que tengo delante de mis ojos. Su pelo negro y largo cae en perfectas ondas por sus hombros y espaldas. Un espectacular mini vestido de color blanco radiante resalta tanto sus perfectas y remarcadas curvas como sus grandes pechos. Sus ojos son de un color verde claro los cuales resaltan más por su piel canela. La palabra guapa se queda corta para lo que es el físico de esta chica. Es simplemente perfecta. Tengo envidia de lo generosa que ha sido la genética con ella e inseguridad de estar a su lado y que Ewan pueda ver la aplastante diferencia que existe entre nosotras. Todos parecen absueltos en lo que la morena llamada Aby está contando con tanta energía y alegría, formándose un silencio entre nosotros mientras la observamos como si hubiésemos visto un animal exótico y precioso. Puedo ver como cuando termina de contar su historia lanza una breve mirada a Ewan mientras se carcajea. No estoy loca, se lo que he visto y es a una chica que a caído bajo los encantos de Ewan. Si fuera otra persona me daría igual, pero ante el espectacular físico de ella la inseguridad y los celos me golpean con una rabia que están anulando la poca sensatez que me queda. Los minutos trascurren entre risas y charla y la morena no ha dejado de lanzar miradas cargadas de deseo a Ewan el cual está ajeno tanto de la conversación como de ella bebiendo de su botellín de cerveza mientras noto como su mano se mueve por mi pierna de arriba a abajo.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#353 en Novela romántica
#98 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar