El Trato

Tamaño de fuente: - +

Esta aqui

— ¿Que es lo tiene James que yo no tenga? — su voz suena como si estuviera sufriendo cada palabra que ha pronunciado.

Me siento como una persona miserable por sentirme feliz por ver a un Ewan totalmente derrumbado ante mi, por ver el dolor que le esta causando nuestro distanciamiento. Jamás había visto anteriormente esa mirada de impotencia y agonía en él y en vez de preocuparme por su estado devastado no puedo dejar de pensar si he logrado conquistar su corazón como él lo ha hecho con el mío.

— Ewan... — interrumpe mis palabras de golpe.

— ¿ Es por que tiene dinero y yo no? — niego con desaprobación a esa pregunta que roza lo despectivo — Por que si es por eso puedo conseguir dinero... — no deja ni un instante de pasarse sus manos por su cabeza rapada pudiendo notar el nerviosismo en cada gesto que emplea.

Me tengo que controlar para no llorar y gritar fuerte ante sus palabras crueles y dolorosas donde insinúan que soy una zorra caza fortuna. Ewan jamás sera consciente del daño que ocasiona su incontinencia verbal, el dolor que provoca escuchar del hombre al que amas como duda de tu persona y dudo mucho que pueda cambiar esa faceta suya.

— No me lo puedo creer que me estés diciendo esto ... — ando en círculos por la pequeña habitación bajo su atenta mirada.

— JODER CONTESTAME — ruge las palabras con furia — ¿ que tiene él que yo no tenga? — me quedo estática mientras veo como anda hacia mi a grandes zancadas — ¿ que te da ese jodido hijo de puta que yo no te di? — miro con tristeza su rostro totalmente devastado, sus ojos grises cargados de angustia y sus nudillos maltratados y me cuesta reconocer al Ewan destruido que tengo frente a mi.

— ¿ Que te está ocurriendo Ewan? — mi voz resquebrajada suena debilitada  — tu mirada trasmite dolor , tus ojos tienen grandes ojeras y tu rostro parece cansado... Por no hablar de tus nudillos que siempre están cubierto de nuevas heridas... Cuéntame que te está ocurriendo Ewan... Por favor — no se si son mis palabras o el efecto del alcohol en su organismo pero lo veo como se va desarmado frente a mi, como esa rabia va siendo sustituida por vulnerabilidad.

— Me estoy volviendo loco sin ti pringada — sus grandes manos agarran con fragilidad mis mejillas, haciendo que lo mire a esos ojos inyectados en deseo y necesidad — te necesito a mi lado — cada palabra la pronuncia con lentitud y como si me estuviera rogando y suplicando que no me aleje de él. No me hagas esto Ewan.

Ahora mismo lo que más me gustaría sería poder abrazarlo, besarlo y decirle lo mucho que lo amo pero luego vendría el volver a sentir miedo por todo lo que le rodea y que a mi me afecta de forma indirecta. Por más que intento engañarme no estoy bien psicológicamente después de lo ocurrido con el monstruo de Ryan , y el pasarme todo el tiempo recluida en mi casa es claro ejemplo de ello. En estos momentos de mi vida no me puedo permitir sufrir más por que si lo hacen me hundiré tan profundo que nadie podrá rescatarme. Intento luchar para sobrellevarlo lo mejor que puedo, vivir en mi burbuja de cristal con tranquilidad hasta que mi mente vuelva a ser la de antes pero no esta siendo fácil, no cuando está Ewan rogando que no me aleje de él cuando es lo que necesito hacer para sanar las heridas de mi alma.

— Ewan te quiero mucho, más de lo que jamás serás consciente, pero necesito estar sola... Necesito ordenar mi vida y mi mente — se me parte el alma ver como su rostro se muestra contraído tras mis palabras, como sus ojos miran a los mios con dolor y anhelo y como se escapa un suspiro de sus labios cargados de impotencia.

¿ Que me has hecho Ryan? Por tu maldita culpa ahora tengo que renunciar a mi felicidad, por ti ahora tengo que vivir con miedo y por ser un maldito monstruo ahora tengo que ver como sufre la persona más especial que he conocido en mi vida. Te odio tanto Ryan.

—¿Y que cojones pasa conmigo ...? — lo miro con los ojos en tornados, esperando que siga hablado — ¿ a ti te ocurre lo de Ryan y ya todo tiene que girar alrededor tuya? — ¿ no puede ser verdad que acabe de decir eso.?

Se por la mueca que tiene su rostro que está arrepentido de lo que acaba de decir, pero demasiado tarde, sus palabras se han clavado como dagas ardientes en mi corazón.

— Largate de aquí Ewan — señaló con mi mano la puerta mientras siento como lágrimas gruesas resbalan por mi mejilla.

— No quería decir eso... Yo... — sus manos van hacia su rostro las cuales las pasas por ella con frustración — Llevo días sin dormir, estoy bebido y no se ni lo que digo... Joder... Yo... — no lo dejo continuar, interrumpiendo sus palabras de forma brusca.

— LARGO... — camina hacia mi y yo lo esquivo mientras lo miro con rabia y decepción — VETE — intenta hablar, quizás intentado explicar lo que ha dicho pero no quiero escucharlo, solamente quiero descansar y que desaparezca el dolor en mi — Vete de mi casa, no te quiero ver Ewan... VETE — grito con fuerza, intentado deshacer el nudo que se me ha instalado en el pecho y que no me deja respirar.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#369 en Novela romántica
#97 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar