El Trato

Tamaño de fuente: - +

No te alejes de mi

Nunca me he considerado una chica valiente. Todo lo contrario, siempre he sido una cobarde con miedo a lo desconocido y al dolor y quizás a consecuencia de ello ahora me encuentre en un laberinto sin salida. Quiero volver con Ewan y estar a su lado por que entre otras muchas cosas me he dado cuenta que sin él mi vida ha dejado de tener sentido, pero el miedo de volver a ser lastimada me impiden dar ese paso y tampoco me ayuda el saber que si vuelvo con él perderé a mi madre. Tome la decisión que tome la que acabara sufriendo seré yo por que implicara perder a alguna de las dos personas que más quiero y necesito y no quiero eso.

Parada en la puerta principal del instituto miro sin pestañear el aparcamiento de aquí, esperando verlo llegar sobre su moto negra en la cual he vivido los mejores momentos de mi vida. Ignoro la presencia de Jan a un extremo mío y me siento mal conmigo misma por comportarme así cuando él lo único que esta haciendo es estar a mi lado desde que le conté todo lo ocurrido pero cuando se trata de Ewan una fuerza superior me domina.

— ¿ Esperas a alguien ? —Jan fórmula la pregunta con curiosidad y con una alegría que me hace envidiarle.

— A Ewan — respondo con calma y tranquilidad, aunque en el fondo se que mi comportamiento no es el más adecuado ya que se que no es muy normal esperar a tu ex para verlo llegar.

— ¿ Habéis vuelto? — Le niego con la cabeza sin mirarle —pero... ¿ tienes pensado de volver con él? — y sin él saberlo ni pretenderlo me ha formulado la pregunta que ronda por mi cabeza a cada segundo del día.

— No lo se... — desconecto del aparcamiento para girar mi cabeza en dirección a Jan, mirándolo con tristeza e impotencia.

— Si no tienes las ideas claras no deberías de estar aquí esperando por él... — su voz suena con una seriedad que en muy pocas ocasiones he escuchado en él — A veces en el amor hay que actuar con generosidad aunque eso implique renunciar a muchas cosas... — lo miro en silencio por unos breves segundos en los cuales sus ojos rasgados no se apartan de los míos.

— No entiendo lo que me quiera decir... — un suspiro se escapa de sus labios y se por la seriedad que se le ha instalado en su rostro que sus palabras saldrán cargadas de una realidad que me hará daño.

— He hablado con Luna y me a contado como se encuentra Ewan desde que decidiste mantenerte alejada de él ... — guarda silencio por un breve instante para soltar un resoplido de impotencia — Amiga, él esta sufriendo mucho y tu con esta actitud no le estas permitiendo pasar página — muerdo con fuerza mi labio inferior cuando siento como mis ojos se van humedeciendo, amenazando con romper a llorar.

— Es que no quiero que pase página... no quiero que me deje de querer... — me llevo mi mano hacia mi pecho cuando siento el dolor que se me ha instalado en el corazón ante esa idea.

— Está actitud por tu parte es muy egoísta amiga — niega con su cabeza con desaprobación hacia mis palabras — Si de verdad lo quieres no permitas ser la causante de su dolor por que si sigues actuando así todo explotará y ya no habrá marcha  atrás... — ignoro el timbre sonando, los alumnos caminado de un sitio para otro y el dolor en mi pecho para mirarlo con tristeza.

— ¿ Que has querido decir con todo explotara...? — Jan gira su cabeza para echar un vistazo hacia el interior del instituto y puedo ver en su mirada que esta nervioso por que no quiere llegar tarde a clase pero me da igual, necesito saber que a querido decir con esas palabras.

— Del amor al odio hay un paso y todo lo que siente ahora Ewan por ti se puede trasformar en rencor... — dedicándome una sonrisa amigable y cariñosa lo veo correr hacia el interior del instituto sin tan siquiera despedirse de mi.

Camino lentamente y sin importarme el llegar tarde a clase y ganarme una otra falta de asistencia, ahora mismo lo único que quiero y necesito es pensar con calma y claridad. He estado enjaulada en mi burbuja de cristal y no he pensado en nada más que en no permitir que nadie me vuelva hacer daño y como consecuencia de ello he actuado con egoísmo con Ewan. He sido testigo de su declive físico, de como sus ojos cada vez tenía más ojeras a su alrededor, de como sus nudillos siempre se encontraba dañados y maltratados y de como su mirada se iba apagando y yo me he preocupado más por nuestra relación que en él mismo y no es justo cuando se ha comportado conmigo siempre tan bien. Dejo mi espalda apoyada en la pared del solitario pasillo mientras pienso en qué momento me he convertido en la persona que soy ahora. Quiero volver a ser la Lily de antes, aquella que anteponía su propia felicidad para complacer a los demás, aquella que creía que todo el mundo era bueno y nadie podría hacerle daño, aquella que era feliz viendo series de televisión.

El sonido de unos pasos por el pasillo me hace desconectar de mis pensamientos para girar mi cabeza y ver de quien se trata. Mi cuerpo se estremece y un sudor frío recorre las palmas de mis manos cuando veo a Ewan como viene caminando hacia mi. Sus ojos no se apartan de los míos y cuando escucho como un suspiro brota de sus sensuales labios creo que perderé la poca cordura que me queda. Aunque quisiera correr de él no podría, mi cuerpo se mantiene estático y totalmente bloqueado ante su presencia. Intento darme seguridad y fortaleza mentalmente para hacer lo correcto, para no seguir provocando un daño entre los dos que después no se pueda reparar pero su presencia parada en frente mía me hace flaquear y olvidar lo que estaba pensando.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#332 en Novela romántica
#93 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar