El Trato

Tamaño de fuente: - +

La decisión

Respiro profundamente, y aún así siento que me asfixio. ¿ Que voy hacer?. Una pregunta sencilla que no se como responder. Tampoco me ayuda el tener sus intensos ojos clavados en mi, mirándome con esa mirada que parece que está traspasando cada una de las capas de mi piel hasta llegar a mi alma. En este justo momento es cuando más me gustaría tener otra personalidad más arriesgada, más valiente y menos incauta, por que solo así no escucharía la vocecilla de mi cabeza que me martiriza con que tome la decisión que tome estaré bien jodida. Es triste lo que voy a admitir, pero el cariño y amor que le tengo a mi madre no es ningún impedimento para quedarme aquí si no el tema económico y la soledad. El no tener dinero para absolutamente nada y el echo de que tanto Jan como Luna se marchen de la cuidad es un gran inconveniente para que la balanza no se incline en quedarme con Ewan. Es todo tan complicado. Estoy convencida que desde fuera todo parecerá sencillo y fácil de resolver pero si os tomáis un solo minuto en poneros en mis botas veréis que es más complicado y difícil de lo realmente parece.

— ¿ y que vas hacer pringada...? — me vuelve a formular la misma pregunta con impaciencia de escuchar su respuesta.

— Yo... Bueno, había pensado... Que... Bueno más que pensar lo he meditado, aunque básicamente es lo mismo, pensar que meditar, ¿que diferencia hay? Ninguna... por que es lo mismo, aunque pensar significa... — guardo silencio de golpe cuando Ewan me interrumpe de forma brusca.

— Al grano pringada... — como si fuera tan fácil.

Respiro profundamente una gran bocanada de aire para después expulsarlo lentamente en un intento de tranquilizar los nervios de mi sistema, los cuales están haciendo que hable tonterías.

— Ewan... había pensado en que me podría ir hasta que tu negocio empezase a funcionar y una vez que eso sucediera volvería aquí, contigo — cabizbajo niega levemente con la cabeza y la inseguridad de pensar en que tal vez estoy cometiendo un error en mis palabras me hacen seguir proponiendo planes de futuro que anteriormente ni había pensado ni planeado — o irme y conseguir una beca para después poder estudiar aquí ... — en cuanto termino de hablar lo miro en silencio y por la forma en la que tiene contraído el rostro en una mueca de impotencia y disgusto se que algo no ha salido como yo esperaba.

— Te lo vuelvo a repetir que no voy a tener una jodida relación a distancia — el tono de su voz suena bastante irritado y sus ojos se muestran tan frío que me hace plantearme que he echo mal.

— No lo estás entiendo Ewan... — interrumpe mis palabras de forma rabiosa y con cierta decepción que no comprendo por qué ya que no lo estoy dejando, solo estoy buscando soluciones más factibles para los dos.

— Lo he entiendo perfectamente pringada... Te marchas y ya está — niego frenéticamente con la cabeza mientras siento como pequeñas gotas de agua caen del cielo, no muy fuertes pero las suficientes como mojar nuestros rostros y ropa.

— No sería un adiós Ewan, sino un hasta luego... Solo me iría por unos meses y luego volvería contigo... — guardo silencio durante un breve instante cuando veo como anda hacia su moto con pasos decididos — Ewan.... No hemos terminado de hablar — camino hacia él hasta detenerme a un extremo suyo — Estoy intentando hacer lo correcto para ti y para mi pero tu no me lo estás poniendo fácil... — suelta un sonoro bufido fastidioso tras escuchar mis palabras — ¿ Se puede saber por qué estas tan cabreado? Ya te he dicho que no me iría para siempre solo sería durante unos cortos meses — gira su cuerpo de una forma tan veloz que por un momento me sobresalto por la agilidad y rapidez con la que se mueve.

Su mojado y cabreado rostro se encuentra en frente del mío, con sus grisáceas ojos puestos sobre mi de una forma con la que jamás me había mirado antes, sin compasión ninguna. ¿ En que momento me he convertido en la villana para Ewan?. El cielo como si estuviera sufriendo por nosotros llora lágrimas que caen en forma de gotas de agua.

— ¿ Quieres saber que es lo me jode de todo esto? — su voz suena más ronca de lo habitual, como si se estuviera desgarrando la garganta con cada palabra que pronuncia — Que en todas tus malditas soluciones en ninguna estaba el quedarte junto a mi y eso me hace saber que no soy tan importante para ti — niego con la cabeza con pequeñas lágrimas resbalando por mis mejillas que quedan ocultan por el agua que nos caen del entristecido cielo.

— ¿ De verdad me estas diciendo que dudas de que no seas importante para mi, de que no te quiera y no quiera estar contigo? — mi voz resquebraja parece que no causa ningún efecto en él, ya que me sigue mirando como si fuera un enemigo al que tiene que batir en un duelo del lejano oeste.

— No estoy diciendo que lo dude si no que se que es así ... ¿ Y sabes por qué lo se ?... Por que si yo estuviera en tu jodido lugar mi primera y única opción siempre serias tu... — escupe las palabras con tanta rabia y tanto dolor que me hace sentirme como la peor persona de la faz de la tierra.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#326 en Novela romántica
#97 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar