El Trato

Tamaño de fuente: - +

Epilogo

Dos años después...

Se que estáis deseando saber que ha ocurrido entre Ewan y yo pero voy a ser un poco mala y dejaré lo mejor para el final. Primero os contaré que ha pasado en estos dos últimos años con cada uno de nosotros. Y por supuesto si tengo que empezar hablando de alguien importante, ese alguien tiene que ser mi fiel amigo Jan. Él se marcho a los poco meses de yo decidir quedarme junto a Ewan a estudiar arte dramático fuera de la ciudad y al poco tiempo de empezar su carrera le escogieron entre muchos aspirantes para hacer un papel secundario para una serie de televisión sobre vampiros y hombres lobos, pero lo más sorprendente es que gustó tanto su personaje que se convirtió en uno de los protagonistas principales. Todavía no me acostumbro a verlo interpretando el papel de chico popular y ligón, vamos como él diría "el típico macho alfa". Luna se fue a estudiar a la misma universidad en la que  estudiada su hermano mediano Jeremy y huyendo con el corazón roto por medio de Marco encontró allí a su media naranja, un chico gótico y apasionado del rock de los ochenta. Me encanta verlos juntos por que hacen la pareja perfecta. Marco, bueno a este ha sido al que más le ha cambiado su vida. Ha pasado de estar ligando en los bares a estar cambiando pañales. Es curioso verlo como todo un padrazo con la pequeña Claire, una preciosa niña pelirroja como su madre de poco menos de un año. A James lo he podido ver unas cuantas veces en este tiempo, pero lo último que se de él es que estaba estudiando medicina y por supuesto era el chico popular y envidiado de la universidad. Salma, esa chica odiosa y creída que hacía la vida imposible a todos los alumnos del instituto ahora es una maravillosa persona y una de mis mejores amigas. Si, habéis leído bien, Salma y yo somos amigas, pero he podido conocer a una chica completamente diferente a lo que era y el ir junto a ella a la misma universidad y clase me ha permitido el conocer ese gran cambio en su personalidad. Tengo la ligera sospecha de que su novio de hace más de dos años, Brad, el chico friki del instituto, ha tenido mucho que ver en que ahora ella sea mucho mejor persona. Y ahora le toca el turno de mi madre. Bueno, a ella no le resultó nada fácil el adaptarse a la cuidad a la que se marcho y el no tenerme cerca suya, pero ahora está completamente feliz. Desde hace poco más de un año mantiene una relación con un hombre que conoció en el hospital en el que trabaja y el cual le ha devuelto la ilusión y la alegría. Creo que el que estuviera sumida en un mar de recuerdos de mi padre no le dejaban avanzar en su vida y ahora libre de ese sentimientos a logrado encontrar la paz y felicidad que tanto necesitaba. Estoy feliz de decir que mi relación con ella esta mejor que nunca. Nos llamamos diariamente y nunca he dudado en hacerle participe de cada pequeña cosa que transcurría en mi vida. Y por fin viene la parte que estáis deseando leer. Se que vuestra duda será si Ewan y yo pudimos suspirar los obstáculos que se van formando como piedras gigantes y pesadas en los caminos de las personas, pero primero empezare por el comienzo de todo. El primer año no fue fácil para nosotros. La tienda de tatuajes que abrió Ewan no tuvo el arranque que nosotros nos esperábamos. Los ingresos que generaba eran mínimos y algún que otro mes tuve que pedirle dinero a mi madre para poder pagar y hacer frente a todas esas facturas que se iban acumulando. Y si a eso se le suma la convivencia de dos personas con personalidad opuestas se forma una bomba de relojería. Discutíamos por cualquier chorrada y explotábamos como si fuéramos dinamita y puro fuego juntos. Esas fuertes peleas siempre acababan con sexo salvaje y pasional que me dejaban agotada por días. Eso sí, jamás permitimos dejarnos solo, aunque estuviéramos enfadados siempre estábamos hay, uno al lado del otro. Cumplimos con el trato que nos hicimos. Nos constó adaptarnos, pero lentamente fuimos acomplandonos como dos piezas de puzzle cuando encajan entre sí. Fuimos madurando juntos y cada día que transcurría esas peleas se convertían en conversaciones con diferentes opiniones. Con el cambio de nuestra relación vino una nueva etapa para nosotros. La tienda de repente despejó y los ingresos que nos aportaba estaban muy por encima de lo que jamás soñamos o imaginamos. Gracias a ese cambio económico nos pudimos permitir el abandonar el piso del hermano de Ewan para irnos a una casa que se encuentra situada muy cerca tanto de la tienda como de la universidad de arte en la que yo asisto. Y ahora en el presente puedo decir alegremente que mi relación con Ewan es como vivir en un cuento de hadas. Jamás me ha permitido hundirme, él siempre a sido mi ancla para no zarpar al mundo de la cobardía e inseguridad. Y yo controlo esa parte irracional suya, siendo como la parte sensata que le falta a su persona. Juntos hacemos el pack perfecto. Nos combinamos de manera que logramos darnos lo que nos falta a nuestros caracteres. Somos una mezcla de perfectas imperfecciones.

Con más libros de los que voy a estudiar sobre la mesa miro ausente por la gran ventana las vistas al gran jardín. Me resulta relajador mirar su verde césped y contemplar como va creciendo el árbol que nosotros mismo plantamos. Debería estar estudiando pero mi mente se niega a cooperar. En eso no he cambiado nada, sigo siendo la misma chica vaga y poco aplicada. Jugando entre mi dedo con un mechón de mi negro y largo pelo miro tras la ventana como si fuese lo más divertido del mundo. Aunque intente no hacerlo siempre mis pensamientos recaen en él. Es imposible no hacerlo cuando tengo la gran suerte de tener al novio más maravilloso y guapo del mundo. En estos dos años no solo ha conseguido que lo ame con más intensidad si no que ha logrado que sienta una pasión hacia su cuerpo que llega a ser adictiva. Me encanta su forma de acariciar cada rincón de mi cuerpo y me fascina como me mira cuando me ve desnuda frente a él, como si yo fuese lo más bonito que ha visto en su vida. Él me hace sentir como la mujer más bella del mundo.



Laura Rodríguez (Laurarodri25)

#383 en Novela romántica
#110 en Chick lit

En el texto hay: pasion, amistad amor, dolor y celos

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar