el último muérdago del caballero frio

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1 "Lianor y su Navidad con la muerte"

Lianor Olveira,una chica de 17 años,podria decirse que es normal,pero vive su vida de manera...no tan normal. Para ella la edad o la vitalidad de su existencia son solo años que pasan sin avisar. 
 Ella posee la habilidad de observar anomalías a su alrededor que ningún ojo humano sería capaz de contemplar; no los simples fantasmas que algún brujo pueda "sentir y ver";entre todo esto,hay un ser que solo ha visto un par de ocasiones ya que aveces se esconde entre las sombras más profundas, llega cuando menos lo esperas y no tienen piedad de nadie;la última vez que lo visualizó estaba en el funeral de su abuela, enfrente de su ataúd;tenía una apariencia indescriptible, acompañado con una capucha negra que lo cubría completamente,lo único vistoso era una mano esquelética que sostenía una guadaña y con la otra tomaba la palma de la difunta con profunda delicadeza, levantando su alma para después desaparecer con esta, "todo un caballero"se decía a si misma. 

Diciembre, su época menos favorita, con toda esa comida, adornos, olor cálido,hipocresía social y mierda familiar, la hacen sentirse diferente;como en otro mundo, por eso cada año intenta ya no ser parte de el.

-pronto será nuestro encuentro ..Caballero frío- tomando una cuchilla cromada y apenas rosaba su piel cuando entró por debajo de su puerta, una figura tétrica y que dejaba un rastro de neblina oscura. 

-¿de nuevo intentando que te lleve?-dijo la figura encapuchada recargandose en la cama
-eso a ti no te debería importar- afirmo la chica castaña con una navaja en sus manos
-¿sabes que no es bueno creerse especial solo porque me puedes ver? 
-lo se, pero la Navidad no me gusta, me hace recordar cosas tristes, por eso creí que... Podrías llevarme hoy
-yo no hago favores a nadie
-no estoy pidiéndote el favor, hazlo como un regalo
-yo no festejo eso y te recuerdo que no es tu hora aun, eres solo un ser inferior al que no le haré caso. 
-¿y entonces porque no te vas a salvar a otros seres inferiores que también quieren acabar con su asquerosa vida?- rechistaba poniéndose de nuevo las cobijas encima 
- esto no funciona así, yo dictó quien debe morir o no, si muchos se suicidan es porque yo lo acepte, algunas veces hay seres con la cual el mundo estaría mejor y otras veces no alcanzó a llegar a "salvarlos"...
-ojalá ya fuera la hora...-se recostó boca arriba mirando su techo con estrellas de papel - diciembre dime, ¿Por qué ya no eres cómo cuando era un niña? ¿ por que has cambiado tanto ? ¿ por que ya no me emociona tu llegada?-una lágrima recorrió su mejilla cortada. 
-nada es igual a otros años, todo cambia, las personas también lo hacen  Los que murieron ayer tenían planes para esta mañana al comprar la cena. Y los que murieron esta mañana tenían planes para esta noche en Navidad. No tomes la vida por sentado,en un abrir y cerrar de ojos, todo puede cambiar. Los que murieron ayer tenían planes para esta mañana. Y los que murieron esta mañana tenían planes para esta noche. No tomes la vida por sentado. En un abrir y cerrar de ojos, todo puede cambiar. Así que perdona con frecuencia y ama con todo tu corazón. Puede que nunca vuelvas a tener esa oportunidad,así que perdona con frecuencia y ama con todo tu corazón. Puede que nunca vuelvas a tener esa oportunidad
--pero especialmente en esta época me ha pasado todo lo malo, en Navidad te haz llevado a mis padres y hasta mi perro...¿porque? 
-su reloj dejó de caminar, es todo
-creo que la vida me cae mucho mejor que tu
-si fuera hací no me buscarías todos los años, por la misma causa
-es porque, al menos quiero a alguien a mi lado esta fecha
--¿sabes?, una vez tuvimos una plática la vida y yo- se sentó en la cama de la joven haciendo que rechinara todo
-¿una plática? 
-Si, ella me preguntó, ¿porque la gente me ama y en cambio a ti te odia?, yo le respondí con un nudo en la garganta,porque tu eres una hermosa mentira...y yo una verdad dolorosa, supe en ese instante que mi lugar era ese, causar dolor aunque fuera necesario...si sirve de algo, lo siento por tus padres y el can-
La chica la miro sorprendida, parecían sinceras y tratándose de la muerte, todo podría ser verdad. 
-no importa ya, me haz abierto los ojos, no es tu culpa solo es... lo que la vida quiere, toma- le acercó una taza de cacao, la imagen tenebrosa la tomó entre sus manos esqueléticas, pero sin tocar las manos de la chica ya que la regla principal de esta es que, si la tocas morirás al instante. 
-gracias niña,es la primera vez que alguien me da algo y me puede ver -
-siempre te pude ver y quizá, me interese tanto en ti que trataba de verte en cualquier funeral o panteón. 
-eres rara
-gracias- dando una sonrisa dulce
-bueno creo que no fue tan mala Navidad después de todo

-si, creo que... -apenas pudo balbucear lo último cuando la chica cayó repentinamente al piso
-¿!que te pasa!? -grito la figura esquelética con preocupación
-algo que más me trajo la Navidad fue... un tumor cerebral, vez porque odio diciembre- gimoteo con dificultad 
-no... no puedo hacer nada
-lo se, tampoco los médicos pudieron detectarlo a tiempo, pero me dio alegría pasar esta fecha contigo...es extraño pero... te confieso que yo, me enamore de ti, por eso puse esa cosa-señalo con pocas fuerzas un pequeño adorno que colgaba del techo. 
-¿que? ¿Un muérdago? -
-si, sabía que este día también me iría contigo...así que lo aprovecharé- derramó una tras otra gotas cristalinas de sus ojos esmeraldas y de un movimiento con sus pocas fuerzas alcanzó a darle un beso a sus labios fríos, pero para ella fue tan caluroso como para quedarse ahí por siempre. 
Ya no pudo dar palabra, solo cayó en sus brazos esqueléticos,que la cargaron como en un cuento de hadas. 
-¿como pudiste romper mi corazón sin tenerlo? Pero por fin tuviste tu regalo...feliz navidad,Lia- finalmente llevó su alma hasta el medio oscuro donde se decidiría si iría con la vida o con Luzbel. 
Al final de cuentas,la vida puede ser complicada, dolorosa y llena de altibajos. Resulta que siempre tendrás otros días, otras personas, otros tiempos y otras historias que hacen que valga la pena, en este caso, yo, la muerte supo que era amar, por primera vez en Navidad. 



allissanzs

Editado: 21.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar