El veneno del amor

Tamaño de fuente: - +

capitulo 16

LIDYA

 

Unos días después de que Azusa llego a la casa pensaba que tal vez las cosas cambiarían de su llegada, pero en realidad no cambiaron mucho, Azusa es una persona bastante callada y tranquila en cierto sentido el único ruido que hace es cuando entrena en el patio lo cual hace todos los días por la tarde y cuando estamos en la casa, específicamente cuando estamos comiendo siempre me observaba sé que solo me vigila para ver si soy un monstro con él dice pero a veces me siento algo incomoda y la tención no disminuye cuando Eduar se da cuenta que me está viendo mucho el ase parecido pero con él y se desata una pelea de miradas en la mesa y siempre tiene Ryudo que intervenir como amable y refinada persona que es así pasamos todos los días desde que Azusa llego pero lo raro es que desde que llegamos ese día Kikio no ha salido de su habitación ni siquiera para comer o hablar con Azusa

Eduar me ha pedido que le lleve unas cosas que necesita de la biblioteca unos libros sobre la genética y la ciencia, “¿me pregunto si estará investigando sobre mi caso?”, estaba caminado por el pasillo pensado con los libros en mis manos cuando vi a Yuri con un carrito de comida

-Yuri ¿A dónde vas con esa comida?

-aa cachorrita le llevo esto a Kikio para que coma algo

-qué bueno ella tiene la costumbre de duras días sin comer verdad- lo dije porque me preocupaba tenía muchos días sin salí de su habitación

-si bueno sabes que ella se concentra mucho en su trabajo, pero no te preocupes cachorrita ella tiene muchas cosas en su habitación- me dio algo de tristeza de que ella siempre este concentrada en su trabajo y no hablara con su amigo además Yuri siempre estuvo al tanto de ella

-a ti te preocupa mucho ella verdad- el asiente, pero en ese momento se me ocurre una idea- Yuri ¿pedo llevarle esta comida a Kikio?

-aaa ¿Por qué quieres llevársela tú?

-sé que no me llevo muy bien con Kikio así que quisiera empezar hacer cosas con ella a ver si podemos ser amigas- él me sonríe con gentileza y me da la comida- gracias Yuri por favor llévale estos libros a Eduar y muchas gracias- me voy a la habitación de Kikio

Cuando llegue a la puesta de su habitación por alguna razón me entro un escalofrió por mi cuerpo una especie de templadera algo no salía bien de ese cuarto, pero me armo de valor y me pongo al frente de su puesta

-eee Kikio soy yo Lidya te e traído algo de comida aa pero no la prepare yo la izo Yuri pero yo te la traje-no hubo respuesta- todos estamos realmente preocupados por ti no has salido de tu habitación y se que no somos amigas pero me gustaría que contaras conmigo o si te puedo ayudar en algo me gustaría que me lo dijeras- no hay respuesta- eee Kikio ¿estás bien? - coloco me mano en la puesta que se abre con solo tocarla, “esta abierta”, me asome por la puesta –Kikio permiso estas hay- sin pensar entren a la habitación

Las luces estaban apagadas así que las prendí cuando lo ice había en toda la habitación cosas de laboratorio, quipos y cosas extrañas que me asieron templar todas esas cosas eran extrañas y raras sentía que estaba en una habitación de tortura y el olor era más horrible

- ¿Qué estás haciendo en mi habitación? - me sobresalte del susto se me erizo mas la piel, cuando voltee era Kikio que estaba en el marco de su puesta con una mirada de muerte

-aaa hola Kikio pensaba que estabas aquí, te traje algo de comida que te preparo Yuri…

- ¿Quién te dio permiso para entrar aquí? - me interrumpió

-bueno estaba abierto y como no contestaste me preocupe así que…

-no vuelvas a entrar aquí sin mi permiso- me interrumpió otra vez y esta vez no dije nada me quedé callada y solo asentí- si solo venias a deja la comida ya te puedes ir- no dije nada y en pesé salir de la habitación de Kikio, pero me detuve en seco en la entrada de la habitación

-Kikio sé que no te caigo bien, pero de verdad me gustaría ser tu amiga o por lo menos una compañía- con eso me fui caminado por el pasillo a lo lejos escuche como se serraba la puesta no volteo para atrás y seguí caminando por el pasillo

- Lidya ¿Por qué tienes esa cara? - levanté la cara me di cuenta sin pensar había entrado a la habitación de Eduar y él se encontraba sentado en el mueble de su cuarto con algunos libros y papeles en la mesa y tenía puesto unos lentes para leer, se veía muy bien con esos lentes sus ojos si veían más grandes y su color oro se podía apreciar más y por alguna razón cada vez que estaba con el me sentía en paz- ¿Lidya estas bien?- me di cuenta que me miraba preocupado, “no sé por qué termine aquí pero no hay otro lugar donde quiera estar si no es aquí con él”, el esperaba mi respuesta, yo solo camine y me senté a su lado el no dijo nada mas solo me miraba esperando una respuesta de mi parte

- solo quería ser, aunque sea un poco a Kikio

- oo ya veo no te preocupes ella es así de difícil solo dale tiempo de seguro se a conturbara a ti no te preocupes

- pero ella es tan cercana ustedes y no olvides que ya me ha dicho que me odia, aunque no sé porque



monita19

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar