El viaje que lo cambió todo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3 - Primer día

Estaba durmiendo placidamente soñando que estaba en la playa con mis amigas viendo a chicos guapo en bañador cuando de repente una música demasiado alta me hizo asustarme, tanto que casi me doy con la cama de arriba; cuando logré despertarme un poco miré al resto de las chicas y todas estábamos igual de descolocadas sin saber de donde venía el sonido cuando miré hacia la puerta y a Juliet con un altavoz y una sonrisa que decía que estaba disfrutando esto.


-Teneis media hora para vestiros, arreglaros un poco y estar abajo para desayunar.


Dicho esto se dio media vuelta y después de desperezarme me levanté de la cama y fui a ver que ropa me ponía hoy, como habñia visto que aquí pocas veces hacía frío y no demasiado la mayoría de mi maleta estaba llena de toda la ropa de verano que había en mi casa y me valía basicamente, cogía un short, una camiseta fresca y ropa interior y me dirigí al baño, las otras chicas todavía ni se habían levantado así que fui la primera en ir, hice mis necesidades, me vestí y me recogí el pelo en una coleta para poder dejar el baño lo antes posible, al fin y al cabo, éramos cinco para un baño y solo teníamos media hora. 
Cuando llegué otra vez a la habitación me fui a mi parte del escritorio, sabía cual era porque el corcho tenía el borde naranja (todo aquí estaba separado por colores, era práctico pero a veces un poco espeluznante), me miré al espejo y como vi que tenía bastante buena cara solo me puse una crema con protector para evitar quemarme y darle un poco de vida a la piel, después de esto habían pasado 10 minutos desde que nos habían despertado y me dirgí abajo para desayunar, cuando llegué solo estaban Juliet y Charlie que me miraron sorprendidos.


-¿Ya estás lista?


Me encogí de hombros -Soy rápida.


-Ya vemos.


Fui a por un cuenco y me puse cereales con fruta y un zumo para desayunar y empecé en lo que fueron llegando todos. El último fue Fede cuando yo ya me estaba levantando para poner el cuenco en el lavavajillas pero Charlie me pidió que me volviese a sentar:


-Bueno, ahora que ya os habéis instalado os diremos como van a funcionar las cosas más o menos, esta semana es para que os habitueis al sitio y a todo, a partir de la semana que viene empezaremos con todo, las clases aquí no empiezan hasta mediados de enero, cada uno dependerá de la carrera que haya elegido pero por ahora no tenemos por lo que preocuparnos en cuanto a eso. Bien la rutina será la siguiente, os levántareis a las seis de la mañana, tendreis media hora como hoy para prepararos y poneos ropa con la que sea cómoda bailar, habrá cinco profesores que darán cinco estilos de baile diferentes, cada pareja estará con uno cada día durante toda la mañana, las clases serán en una escuela cerca de aquí, entrais a las siete y media de la mañana y saldreis a las doce y media, vendreis, comereis y cada tarde tendremos diferentes actividades para preparos tanto física como mentalmente para todo esto, una vez volvamos, que serán sobre las seis de la tarde, teneis hasta las ocho para ducharos y relajaros un poco, después cenareis y tiempo libre y sobre las once apagaremos luces. Los fin de semanas son libres para que podáis hacer lo que querais y disfrutar del sitio. Esto será mientras no empiezan las clases y cuando eso suceda ya os diremos como nos vamos a organizamos...si no tengo apuntado mal excepto Federico, Jake y Paige todos vais a hacer algo, ya sea una carrera, un curso o lo que sea no?- todos asentimos con la cabeza- bien, pues no tengo mucho más que deciros, solo que prepareis una mochila con cosas básicas porque hemos preparado una excursión para que podais conocer mejor el sitio.


Todos estábamos ilusionados por esa noticia, tenía muchas ganas de conocer el lugar para en el finde poder ir a visitar sitios sin tener que depender de nadie o del gps, aunque admitamoslo, acabaría usándolo porque yo me pierdo en línea recta.


Como había acabado de desayunar ya, me levanté para ir arriba y coger algunas cosas pero de camino a las escaleras sentí como una mano rozaba mi brazo, me giré y era Jason guiñandome un ojo a la vez que me decía con los labios pero sin emitir sonido: buenos días muñeca, yo rode los ojos y seguí mi camino.


Una vez todos estábamos listos salimos hacia el minibús que nos llevó por todos los sitios que pudimos ver en el día, no fueron todos porque éramos un montón y entre que unos querían ver una cosa y otros otras, que si hazme una foto aquí ahora todos juntos pues nos llevó más que yendo dos personas pero aún así fue un día divertídismo y cuando llegamos a casa estábamos hechos polvo. Las chicas nos sorteamos el orden para ir a ducharnos y a mí me tocó el tercero (aunque habíamos puesto un máximo de 20 minutos por persona) así que me tumbé en la cama  a ver las fotos mientras no me tocaba.


Unos cuarenta minutos después (todas queríamos exprimir el tiempo al máximo) Lea apareció en la habitación y por fin me tocaba a mí, cogí mi toalla, naranja por supuesto, y salí del baño con la mala suerte de que cuando iba por el pasillo la puerta del baño de los chicos se abrió dejando ver a un Jason mojado y con solo una toalla tapando su cuerpo, me miró sonrió y me dijo:



Obsidiana

#4193 en Joven Adulto

Editado: 26.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar