El Vinculo

Tamaño de fuente: - +

Día Extraño

Día extraño:

<<Una nueva vida, una nueva maldita vida>>

Pensé mientras caminaba por un pasillo. Casilleros azules y rojos, un piso blanco. Un instituto normal. No me fijé que dentro del pasillo había una ventana, a través de ella ví a un grupo de pájaros. <<¿Qué se sentirá volar>> pensé. Me perdí lentamente en el cielo azul.

Un cuerpo chocó contra el mío, caí de trasero en el piso. Afortunadamente tenía solamente mi carpeta.

<<Imbécil>> pensé. Mientras recogía mi carpeta.

— ¿Disculpa?— preguntó el chico, su voz era tranquila.

Levanté la cabeza lentamente. Miré al chico; su cabello era oscuro al igual que sus ojos, su nariz era larga y delgada, y sus labios eran gruesos. Su camisa era de una banda de rock, sus pantalones eran deportivos y sus tenis también.

<<Tiene lindos ojos>> ¿Pensó aquel chico? Arqueé una ceja.

— ¿Disculpa?— repetí su pregunta.

Nuestras miradas se encontraron. Latidos de corazón. Respiración acelerada. Resuenan en mis oídos. Sus ojos se tornaron grises con un toque púrpura. Mis ojos se llenaron de lágrimas.

No me podía mover para nada. ¿Cinco minutos? ¿Tres segundos? No lo sé. Cuando me pude mover, tomé mi carpeta y me fuí corriendo. Pasillos sin sentido, gente vacía, y yo corría como si mi vida dependiera de ello; pero caí en cuenta de algo. No conocía el instituto, abrumada me senté en el piso y recosté la espalda en los casilleros. <<¿Qué me está pasando?>> Pensé mientras contenía las lágrimas. <<¿Por qué quiero llorar?>>

Un lío en mi cabeza. Debo recordar las reglas. <<¿Qué hacemos cuando nos molestamos?>>

— Respiramos y pensamos— murmuré para mí.

Cerré mis ojos intentando recrear la escena.

<<Miraba por la ventana, ví a unos pájaros, choque con un chico y ¿Él leyó mi mente? ¿Yo la suya? Lo que pasó después fue que sus ojos se volvieron púrpura. No tiene sentido.>> Pensé. Sacudí mi cabeza para librarme de esos sentimientos. <<¿Fue todo real?>> <<Estoy imaginando cosas como siempre>>

— Hola, disculpa molestarte pero estás recostada en mi casillero.

Abrí los ojos y miré a un chico de cabello castaño claro, nariz gruesa, ojos grises y unos labios gruesos también. Me levanté rápidamente. El chico sonriente fue a abrir su casillero. Me quedé parada, ni tenía idea de nada, no sabía a dónde ir.

— ¿Cómo te llamas?— preguntó el chico— Me llamo Gino Hyland.— dijo mientras me miraba.

— Maddie Parker— dije sin mirarlo pero mi voz era firme.

— Bueno, Maddie Parker deberías ir a clases, pronto empezarán— dijo Gino mientras señalaba el reloj.

— Soy nueva y no he tenido un buen día. No sé dónde estoy, tampoco se llegar a ningún lugar.— dije intentando mantenerme firme pero mi voz se quebró.

— Hoy no es tu día, entiendo. — dijo Gino comprensivo— ¿Quieres que te lleve a la oficina del director?

Negué con la cabeza y le mostré mi horario.

— Vale, yo seré tu guía. Nos toca biología, educación física, artes y matemáticas juntos. Ahora vamos a biología.

Caminábamos en silencio, no era incómodo o al menos para mí. Me encanta el silencio. Me siento cómoda. Pero a medida que avanzaba escuchaba latidos y respiraciones. <<¿Qué me pasa?>> Pensé.

Gino abrió la puerta de nuestro salón.

— Es un placer tenerlos aquí señorita Parker y al señor Hyland — dijo el profesor. Era alto, moreno, tenía barba y unos ojos claros.— Sean, dale tú puesto a la señorita.

Un chico pelirrojo, ojos verdes, pecoso, con una nariz larga y delgada. Se levantó y se fue al fondo del salón.

<<Relájate, todo estará bien. Solamente te miran porque eres la nueva>> pensé con la esperanza de tranquilizarme; pero la esperanza se fue cuando ví a mi compañero, el chico con el que choque. Me senté a su lado, ninguna palabra intercambiada entre nosotros.

— Vamos a ver el método científico, el primer paso es la observación, eso es lo que tendrán que hacer que su compañero durante dos semanas. ¡Empiecen!— dijo entusiasmado el profesor acto seguido todos comenzaron a hablar.

<<¿Cómo empiezo una conversación con ella? “Oye, si soy el chico con el que tropezaste. Y después… bueno ya sabes” o quizá con mi nombre “Hola soy Jack Lew, disculpa por lo que pasó hoy”>> pensó el chico y yo reí.

— ¿Por qué te ríes?— preguntó el chico interesado.

Pare de reír. Saqué el cuaderno que sería de biología.

Observación de Jack Lew.

Jack le gusta causar una buena impresión sin embargo piensa demasiado en sus palabras y acciones.

Hice la anotación en mi cuaderno. Ya que soy muy olvidadiza (eso dice mi madre). Miré por la ventana y volví a mirar a los pájaros <<¿Qué se sentirá volar?>> Pensé mirando a los pájaros.

Jack tomó su libreta y escribió algo con rapidez.

<<¿Qué estará escribiendo?>> Pensé mientras me mordía el labio inferior.

Él chico sonriente pone su libreta en la mesa y yo se la arrebaté.

Observación de

Es una chica distraída o con déficit de atención.

La ira, se hizo presente en el juego.

<<Ni siquiera sabes mi nombre>>

<< Pero puedo ver lo distraída que eres>>

<<No soy distraída, estás totalmente equivocado, Jack>>

<<Otra cosa que se de tí. Si no le das la razón se molesta>>

<< Buena suerte observandóme si ni siquiera sabes mi nombre>>

<<¿Qué vas a hacer, rubia?>>

Jack sujeta mi muñeca, ambos estábamos enojados. Su respiración es acelerada a diferencia de la mía, siento la rabia en mi garganta, pero yo no era la que estaba así de molesta. Era él; su tacto me tranquilizaba. Confundida pero me mantuve como si estuviera molesta.



Black Isa

#2998 en Fantasía
#657 en Magia
#1605 en Thriller
#910 en Misterio

En el texto hay: amor, extraño, misterios

Editado: 10.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar