¿Él y yo? imposible

Tamaño de fuente: - +

IX

Los planes nunca salen como lo  esperas  y eso lo supo San ese día, el día en el que pensó que hablaría de todo y nada con Lucas y por fin le daría un beso, sin embargo el destino tenía otros planes. 

El padre del muchacho se hizo presente en la salida del colegio donde ya ellos había comenzado a hablar, después de pasar unos largos segundos de nerviosismo tratando encontrar las palabras correctas, claro para su sorpresa fue Lucas quien comenzó a entablar la conversación. 

—¿Entonces te gusta el pan? —cuestiono el castaño en tono de broma. 

San ante eso  rio y sintió como el ambiente se relajaba, fue ahí  cuando se permitió ver los ojos oscuros que Lucas, poseía los cuales se detuvieron  a mirarlo, en eso momento el quiso que el mundo lo viera de la forma en la que Lucas lo veía, de una forma simplemente indescriptible. 

—Obvio amo el pan —respondió este sentándose junto a él a su ves notando como su corazón comenzó nuevamente con un compás acelerado y su manos volvieron a sudar, aunque estando más cerca de Lucas se dio cuenta que él no era el único. 

Ambos tenía miedo, ambos quería que todo saliera bien y ambos se gustaba de una forma que jamás le había gustado otra persona. 

—¿Qué tal si vamos a la panadería? 

—¿Es una cita? —inquirió San sonriendo levemente y sonrojado se en el proceso. 

Lucas lo miro arqueado levemente una ceja antes de tomar aire y contestar:—Nah, una Cita seria algo común, algo que todos hacen y ya está ¿devaluado? Ahora cualquiera llama salida a una cita. 

—¿Entonces que es? 

—Es un encuentro, es una contribución para transformar  algo ordinario en recuerdo y sentimientos extraordinarios. 

—Si es así entonces quiero hacer esa contribución, siempre y cuando sea contigo. —mascullo San girándose para quedar frente al castaño volviéndolo a mira directo a sus ojos, pero estaba ves con la seguridad tiñendo sus pupilas, lo delataba ese brillo nuevo que había tomando. 

Lucas sonrío en repuesta y cuando estaba apunto de juntar su manos temblorosa y sudada con la de San para poder sentir su toque, para poder fundirlas en una, su padre aprecio eliminado la oportunidad, no sólo de creer recuerdos juntos y hacer extraordinario lo ordinario, sino también de entrelazar sus mano con la de Samuel y tal vez nunca más volveré a sentir ese vacío. 

 

 



Isabel

#7721 en Otros
#2977 en Relatos cortos
#1004 en Novela contemporánea

En el texto hay: lgbt, amorgay, latino

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar