Elixir 2 ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1

(ALERTA: DEBEN LEER LA PRIMERA PARTE PARA ENTENDER ESTA)

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

Despierto de un salto con la respiración entrecortada. Barro con la mirada por todo el alrededor, buscando un enemigo que pueda hacerme daño; no obstante, solo me encuentro con una habitación algo conocida. ¿Dónde estoy? Intento recordar que pasó exactamente, pero fue una mala idea.

Aprisiono fuertemente mis manos en las sábanas y la ira circula por mi cuerpo. Mis colmillos reaparecen y una sed de sangre impacta a mi garganta.

—¿Qué? ¿Tengo sed? —inquiero en un susurro. Quedo congelada al darme cuenta como mis oídos y mi olfato, están muy agudos. Cierto, bebí sangre. Luego que pasó eso……

Aparto abruptamente las sábanas de mi cuerpo, poniéndome de pie.

Al segundo, la puerta se abre, apareciendo al dichoso traidor. Él agranda los ojos de sorpresa, para luego venir a paso apresurado hasta mí.

—Lucie.

—Este es tu cuarto, ¿verdad? Necesito volver con Nora —digo. Jadeo al sentir como me toma entre sus brazos y vuelve acostarme con sutileza—.Que…

—Descansa. Recién te levantas. No estás apta para ponerte de pie e irte de aquí —declara, sentándose sobre su cama. Lo observo confundida por su comportamiento preocupado—. No me mires así.

—¿Qué pasa? ¿Por qué te estás comportando tan… preocupado?

—Estuviste dormida por una semana entera, Lucie —expone. Escruta mi rostro con sus avellanas bien claras y pone un mechón de cabello detrás de mi oreja. ¡Está extraño!—. Por el momento, solo recuéstate. Nora está al tanto de esto.

—Dormí por una semana entera…

—Sí.

—¿Por qué? Solo…..—Quedo en silencio, recordando lo sucedido. Rápidamente, examino mi estómago. No hay nada. Solo una cicatriz superficial—. ¿Qué pasó? Recuerdo haber bebido de tu sangre y….

—Eso…

—¿Eso qué?

No me observa.

Eso me deja en claro que está pasando algo que no me he enterado.

Sonrío de lado. Si él no me dice que diablos está sucediendo, yo misma lo descubriré. Nuevamente aparto las sábanas y lo alejo para levantarme. Escucho como suspira sonoramente. ¡Me importa un cuerno!

—Ya te dije que te recuestes.

—¿Crees que te haré caso? ¡Necesito saber qué mismo pasó!

—Luego te lo diré.

Bufo.

—¿Desde cuándo te comportas así? ¿También eres una ilusión que hizo Julien? —cuestiono, elevando mi tono de voz. Agarra mi muñeca, pero la retiro abruptamente—. Si no me dices, lo averiguaré yo misma. Con permiso.

De nuevo suspira; sin embargo, no me detengo.

Me pongo de pie para salir de aquella habitación. Un presentimiento está azotando a mi pecho. Cuando pasa eso, algo va mal.

—Te dije que no salieras de aquí —replica el pulgoso, sosteniéndome nuevamente de mi muñeca. La ira está dentro de mí, circulando como lava a punto de quemar.

Lo empujo fuertemente para que me soltara. Nunca esperé que mi fuerza cambiara luego de beber sangre. No hasta ver como Edrick, es lanzado vigorosamente hacia su cama.

—¿Qué fue eso?

—Te dije que te lo diría. ¿Por qué eres terca? —dice desde la cama. Sacude su cabello y me mira algo extenuado—. No soy una ilusión de Julien. Nunca lo sería.

Quedo en silencio.

Respiro profundamente y voy hacia él toda derrotada. Casi lo lastimo por mi fuerza. Esta vez, soy la que se sienta sobre su cama.

—Lo siento.

—No es necesario que te disculpes.

—Lo es —replico, observándolo cansada—. Pensé que eras el que estaba detrás de todo eso. Él dijo algo que dices, y mi mente trabajó rápidamente. Lo lamento.

—¿Pensaste que era un vampiro?

—Sí.

—¿Yo? ¿Desde cuándo un hombre lobo puede parecer a un vampiro? —Su tono de voz se llena de sorna. Hasta ríe por mis palabras—. No estás en tus cabales, palomita.

—¡Eso! ¡Eso mismo me dijo! —exclamo extenuada. Arrimo mi espalda al respaldar de la cama y miro a la puerta—. Fui hechizada por un vampiro. Pensé que era mi pareja vampírica. Hasta sentí como estaba enamorada de él. Tan patético.



Señorita Yuuki

Editado: 05.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar