Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 4

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

Él me está esperando a la salida de la secundaria. Puedo escuchar los cuchicheos de las chicas de hormonas alborotadas. Quizás, si fue una mala idea decirle sobre mi propuesta. Sin embargo, es por una buena causa. Nora dejará de molestarme con el tema del novio. Hasta podré salir de noche, diciéndole que iré a una cita con mi dizque novio.

Podré internarme más en el bosque, sin tener que preocuparme después.

Una buena elección. Siempre y cuando no sea con la persona que casi desnudé con mis manos. Bien, fue una maldita equivocación. Estuve demasiada extasiada por la sangre, además él….

—¿Lucie? —llama Kate, pasando una mano por mi rostro y despertándome de mis pensamientos—. Estás distraída. Casi no has visto al chico guapo. Al lindo Julien.

Cierto. Julien.

Su nombre, hace que me vuelva demasiado idiota. Mi cabeza se vuelve torpe, haciendo que mis movimientos adquieran una fuerza extraña. Ahora falta que comience a balbucear tonterías como aquel libro de comedia que leí.

—Sí. Es muy lindo. ¿Por qué no lo sería? Digo, no todos los días ves a un chico demasiado atractivo y….. —Dejo de hablar al notar su mirada curiosa—. ¿Qué?

—Te gusta.

—¿De qué hablas?

—Te gusta Julien, Lucie —afirma casi en un chillido. Cubro su boca para que no siguiera hablando. No deseo que el nombrado la escuchara.

—Calla, Kate. No es lo que dices. Julien solo….—Trato de buscar una palabra que se ajuste a lo que somos. ¿Amigos? Recién nos conocemos. ¿Novios? No. A él no le gusto. Auch, eso sí duele.

—¿Lucie? —pregunta detrás de mí. Me congelo de un zango. Mi presión baja de inmediato. Alejo mi mano de la boca de mi amiga y ladeo el rostro.

Exquisito.

Es demasiado atractivo. Su cabello negro y ojos azules. Ni que hablar de su sonrisa de ensueño que tiene en sus perfectos labios. Oh sí, el olor que desprende es fenomenal. ¿Lo sentirá él también?

—¿Pasa algo? —pregunta, mirándome intensamente. Sin esperarlo, toma de mi mano y me atrae hacia él. De inmediato, escucho su respiración profunda—. Hueles bien. Tengo ganas de morderte.

Oh Dios mío.

Esto último lo dijo en un susurro audible que solo lo escuché yo.

—Yo….Yo….

—Necesitamos hablar de este tema, ¿verdad? —Sonríe tiernamente—. Puedo invitarte un café. ¿O prefieres un helado? Tú decides.

Miles de fuegos artificiales, salen disparados directo a mi corazón. No lo niego, me gusta y mucho. ¿Por qué no me gustaría? ¡Él es mi otra mitad! El ser que estará conmigo hasta el día de mi muerte.

Quiero decirle que soy su destino que esté a mi lado todos los días de mi vida….

—Ahí estás. —Una voz, me saca de la nube voladora rosa. Parpadeo, fijándome en cierto chico de ojos avellanas.

Oh no, lo olvidé.

—Edrick. ¿Cómo así por aquí? ¿Vienes a invitarme a comer algo? —inquiere Julien muy entusiasmado. El pulgoso niega—. ¿No?

—No. Vine por una chica en especial. Diremos que es mi novia. —Toma mi mano sorpresivamente y vuelve a sonreír muy entretenido de su espectáculo. Tanto mi amiga y yo, estamos con los ojos bien abiertos—. Tendré una cena con su hermana. Me la va a presentar.

—¿Qué?

Lo quiero matar. Patear su trasero pulgoso y luego morderle hasta dejarlo ensangrentado y sin energía en el piso.

—Muy bien. Ya dije lo que quería. Con permiso —alega, mientras me aleja de ahí tan campantemente y dejando a dos personitas en la nebulosa de preguntas. Salimos de la secundaria, hasta el parqueadero de autos, donde veo una moto negra muy brillosa y elegante. Estoy confundida para objetar algo. ¿En serio le dijo que soy su novia a Julien?

Va hacia la moto y me da un casco para que me lo pusiera.

—Tú….

—¿Acaso no soy tu novio falso? —cuestiona en tono socarrón. Le proporciono un golpe en su pecho, sintiendo la dureza de sus músculos definidos. Maldita cualidad de hombre lobo—. Tranquila, ya le explicarás bien de este tema.

—¡Eres un idiota!



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar