Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 9

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

Estoy confundida al extremo. A cada rato, toco mis labios por lo ocurrido con Edrick. ¿Cómo pude besarlo de esa manera y desearlo? Siento una punzada en el pecho de engaño bien legible. Bien, no soy la novia de Julien, pero…. ¡Soy su pareja de vida! Parezco una perra que salta en hombres.

Sacudo mi cabello, y chillo de la desesperación.

La sangre de mi nariz y la súbita sed por ese líquido, marca el indicio de mi condena. No soy tonta para saber que se trata de uno los síntomas, del cambio que hablaron ellos. Faltan unos meses a mi décimo octavo cumpleaños.

Sino recupero mi elixir, todo acabará para mí.

No obstante, ¿tendré esperanza? Lo he buscado por varios años sin resultado positivo. Siempre saliendo por las noches y captando muchos olores. Ninguno fue de ese maldito chupasangre. Ahora tengo un grupo de esos seres detrás de mi espalda. ¡Solo por estar buscando en el bosque!

—¿Qué harás más tarde, Lucie? —pregunta mi amiga, despertándome de mi monologo conflictivo interno—. ¿Qué pasa?

—Nada. Solo imaginaba cosas —contesto, escuetamente. Arreglo mi maleta, dispuesta a salir de la secundaria y estar a solas. No tengo ganas de entablar una conversación amena o trivial con alguien.

—Hoy no comiste tu comida favorita. Te vi muy pensativa y abatida. ¿Ocurrió algo que no me has dicho?

Oh sí. Ocurrió de todo. Me besé con un pulgoso. ¿No te lo dije? Esta es la segunda vez que intercambiamos saliva.

—No. Nada —repito de nuevo sin ánimos. Levanto el rostro para mirarla, pero al hacerlo, choco con un par de ojos azules claros, los cuales, están fijos muy entretenidos en mí.

¿Si dije que soy una idiota cuando se trata de Julien?

Bien. Aquí estoy. Con mi corazón acelerado, mis manos empezando a sudar por el nervio repentino que causa en mi sistema. ¿Lo ven? Este sentimiento, nunca sentiré con nadie que no fuera él.

—¿Lucie?

—Oh sí. Hola. Yo…

—Estamos todo el día en la misma aula. Lo malo que no nos sentamos al lado. Sin embargo, no pude evitar espiarte —alega, mirándome con preocupación. Rápidamente siento ese retorcijón de emociones en mi estómago.

Calma. No puedo actuar tan estúpidamente.

—Sí. Estaba pensando en ciertas cosas, y…… —Dejo de hablar al percibir como sus ojos, aparece la pizca de duda. ¿Por qué? —. No es nada malo.

Calla. No dice nada, sino que me observa con cautela.

Se acerca un poco, y olfatea, llenándome de pánico. ¡Él está percibiendo el olor de ese pulgoso! Esperen, no solo estuve con él, sino también con…

—Vampiro —musita Julien. Da un paso atrás y ajusta una sonrisa en sus labios que no le llega a los ojos—. Te espero afuera del instituto. Tenemos que hablar de muchas cosas, ¿verdad, Lucie?

Oh no. Ya lo sabe.

—Claro. —Veo cómo se aleja de ahí, dejándome pasmada y con el corazón en la boca. ¡Alabado sea el Dios de la creación! ¿Qué le diré? Doy un pequeño grito al sentir un brazo en mi hombro.

—¿Sabes, Lucie? Necesitamos hacer una pijama. Debes contarme de muchas cosas. Sobre menos, de Julien y de Edrick —murmura Kate cerca de mi oído—. No te escaparás, pillina.

—No es lo que parece, ellos y yo….

—Prefiero que lo digas cuando estemos solas con más confianza. —Palmea mi espalda en signo de ánimo—. Anda reúnete con tu chico. Luego me contarás que mismo ocurre entre ustedes. ¡Ya quiero ver el triángulo amoroso!

Y se va.

¡Ella lo está disfrutando más que yo!

─♥★♥─

 

Suspiro internamente, y despabilo en el asiento acolchonado del auto que está conduciendo un señor de edad. El estrés circula por todo mi cuerpo, sintiendo la pesadez del incómodo ambiente. A mi lado derecho, se ubica el causante de mi estado de ánimo, mientras que en el izquierdo, el ser que me pone demasiado idiotizada.

No pensé que después de lo que demandó, estuviera en medio de estos dos.

—Dije que no es necesario —digo con la mirada al frente—. Estoy bien, no es importante para que me lleven a un doctor especialista en criaturas sobrenaturales. ¡Soy mitad humano!



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar