Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 26

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

He contado el tiempo. Son casi cuatro horas manejando, y ya está doliéndome el trasero por estar en la misma posición. No me he despegado de Julien, estuve arrimada a su hombro en todo el trayecto. Ninguno ha dicho palabra alguna, ni la prima de mi querido chico, mucho peor, el pulgoso.

Cierto.

Elevo la mirada y observo como Edrick, tiene un rostro algo cansado. Manejar por cuatro horas, no es nada lindo. Suspiro y me alejo de Julien.

—¿Quién sabe manejar aparte de Edrick? —pregunto en el silencio del coche. El pulgoso, mira por el retrovisor, y sonríe de lado—. ¿Qué?

—No pensé que te preocuparías por mí.

Entorno los ojos.

—Me vale lo que pienses. ¿Y bien? ¿Alguien?

—Yo puedo manejar —dice Julien, mirándome con una sonrisa—. Puedes sentarte a mi lado y….

—No. No moveré mi trasero de este asiento. Deja que el hombre lobo, vaya atrás. Dudo que le salte encima, estando tú presente —comenta Scarlet, dejándonos en silencio. Edrick ríe, mientras detiene el auto.

¿Aún sigue celoso Julien?

Observo a mi chico, y me doy cuenta de la verdad. No está sonriendo para nada, tiene un rostro muy frío.

Al notar mi mirada, deja a un lado esa expresión y me sonríe tiernamente.

—No le hagas caso. Conduciré en el lugar de Edrick —informa. Me da un beso en la frente y abre la puertezuela, cambiando de sitio con el nombrado. Scarlet sonríe escalofriantemente por el retrovisor.

Un escalofrío rodea por mi columna vertebral, pero se va al sentir la presencia del pulgoso a mi lado.

—No te tocaré, ni comeré, ni seduciré. Mucho peor, te hablaré —comunica, sacándome una mirada molesta. Se acomoda en el asiento, poniendo su cabeza en el respaldar, y cierra los ojos.

Acerté en verlo cansado.

No digo nada y miro a Julien como empieza a manejar.

Ya no tengo a mi novio a un lado de mí, sino a un pulgoso narcisista. Suspiro y me acomodo en el asiento, reposando mi codo por encima de lo acolchonado que está. Observo por la ventana del asiento como empieza a llover.

Agrando los ojos al sentir algo cae sobre mis piernas.

—Hey…

—Estoy cansado. Déjame dormir por unos minutos, luego regresaré a mi puesto inicial —masculla adormilado. No digo nada, y solo aprecio como su cabello cae por su rostro de manera rebelde, mostrando su aspecto facial. Tiene cejas pobladas, pestañas largas, nariz simétrica, y unos labios gruesos.

Sin darme cuenta, alargo mi mano y….

—Déjalo dormir. Está cansado por estar manejando varias horas concentrado —dice Julien, dejándome congelada—. Sería mucho mejor que lo alejaras de ti.

—Claro —contesto confundida. Intento separarlo, pero una de sus manos toma mi muñeca—. Tú….

Edrick ríe, mientras abre sus ojos, mostrando sus avellanas claras.

—Huelo a celos de mi mejor amigo. Dejaré de molestar a su novia y me acomodaré en el asiento —argumenta, levantándose para arrimarse nuevamente al asiento trasero—. Solo fue una broma, deja de lanzar tu aroma vampírico como amenaza.

¿Aroma vampírico?

Olfateo por el aire y me doy cuenta de un olor algo extraño, viniendo de Julien.

—¿Así hueles cuando estás molesto? —pregunto, mirándolo sorprendida—. No pensé que se podía hacer eso.

—Mi parte vampiro lo hace. No es mi parte humana —contesta Julien, manejando. Mira por el retrovisor y sonríe—. Solo estoy un poco celoso, nada más.

Parpadeo varias veces y escucho como Scarlet ríe fuertemente.

—Es como ver a un hombre lobo gruñendo por su pareja, ¿verdad, compañero?

Edrick adquiere una expresión gélida en el rostro. Está tocando tema delicado para él. Eso lo sé de más. Pulgoso voluble y mentiroso.

Sonrío de medio lado.

—¿Solo con su mate se ponen así? O también….

—Lucie.

—Tengo curiosidad por los seres sobrenaturales. Sobre menos, por los hombres lobos —ironizo, cruzando las piernas—. ¿Podrías continuar con eso, Scarlet?



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar