Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 28

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

Estoy enfrente de una gasolinera muy impaciente. Necesito explicarle a Julien lo que pasó. ¿Hice algo malo? Me siento como una perra sin corazón. Oh Dios, tengo que pensar con mente clara. Que esto, no se involucre o dificulte lo que pasó ayer. No es momento de hablar de emociones o sentimientos, ¿verdad?

¡Me volveré loca!

Un vaso de café humeante, aparece a mi vista. Observo a Julien. Aún tiene el rostro adusto. No hay ninguna sonrisa de sus labios.

—No pasó nada entre el pulgoso y yo —suelto rápidamente. Bien, ahí van mis palabras de no hablar de eso. Él no dice nada. Solo tomo la bebida que está ofreciéndome—. Julien, yo…

—Saliste a la madrugada solo para ver a Edrick. Te dije que podías hacerlo al día siguiente.

—¡Bebí mucho de su sangre!

—También lo hiciste de mí —dice. Su tono es muy controlado—. ¿Por qué? ¿Por qué estás bien apegada a él?

Lo miro algo sorprendida.

¿Apegada a él? El pulgoso solo es un amigo. Es normal que me preocupe por los que son cercanos a mí.

—Él es mi amigo.

—¿Segura que solo es por eso? ¿No hay otro motivo detrás? —inquiere para mi sorpresa—. Soy tu pareja vampírica, pero parece ser que te importa más un amigo que tu novio.

No. No es así.

—Julien, estás malentiendo las cosas. Edrick y yo, no tenemos esa clase de…..—Callo, recordando lo que pasó en la madrugada. Él aprieta los labios y mira a otro lado—. Yo te quiero a ti. —Vuelvo a recordar a Edrick—. Solo a ti, Julien.

Bajo la mirada al suelo.

¿Qué está pasándome? ¿Vacilando? ¿Por qué mi corazón está dubitativo?

ganas de llorar. Carraspeo, no es normal que sienta eso. No recuerdo cuando fue la última vez que lloré.

—Lo siento —dice Julien, soltando un suspiro. Se pone enfrente de mí y me abraza—. No te pongas así. Solo que no me gustó encontrarte con mi mejor amigo en la cama. Nunca pensé ser celoso con alguien, ¿bien?

—Sí.

—Se arregló este asunto. Tenemos que hablar sobre lo que pasó ayer. Todo fue tan rápido que no dejó tiempo para pensar —dice, dándome un beso en la frente, haciendo que me tranquilice. Lo observo idiotizada. Tiene una sonrisa tierna en sus perfectos labios—. Te quiero, Lucie.

Este es mi turno para sonreír. En tan solo un momento, todas mis emociones tristes se van de golpe.

—Yo también te quiero, Julien. Eres el único que me hace sentir así. Nunca lo olvides. —Lo abrazo de nuevo y cierro los ojos, disfrutando de su compañía. Todos mis pensamientos se evaporan en esa muestra de cariño. No deseo volver a vacilar en mis sentimientos. Soy su pareja vampírica. Eso es lo que cuenta.

El piteo de un carro, hace que nos separemos a regañadientes. Observo a Scarlet dentro de este, junto a Edrick, quien está en el asiento del conductor. ¿Otro auto? Caminamos agarrados de las manos. Julien es el que abre la puertezuela. Este auto es de color marrón oscuro, casi negro. Más pequeño. Muy diferente que el anterior.

—¿De quién es este auto nuevo? ¿Acaso lo robaron? —pregunto, sentándome cómodamente.

El pulgoso ríe con sorna.

—Somos seres sobrenaturales, pero no somos ladrones, palomita —dice tranquilamente—. Tu chico tiene contactos, nos prestaron el auto y ya.

—¿Así de fácil? —Miro a Julien. Él solo sonríe tiernamente—. ¿Desde cuando tienes contactos de este calibre? ¿Acaso tú estás involucrado con la mafia?

Esta vez, todos ríen por mi idea dramática.

—No es así. Nuestra familia es adinerada. Por lo tanto, podemos comprar o prestar autos. No tiene nada que ver con la mafia —explica Scarlet, sacando una barrita de chocolate—. Así que…. Puedes estar en paz, señorita Lucie.

Puedo estarlo, sin embargo, algo está picando mi corazón.

No solo el hecho que amanecí en el cuarto de un chico que no es mi novio, sino todo este asunto de los vampiros. Aun no comprendo que mismo sucedió. ¿Por qué aparecieron esos tipos? ¿Nuestro plan seguirá? ¿Los malditos chupasangres eran de ese clan?

—Eso vampiros que nos atacaron eran…



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar