Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 30

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

La primera persona que lanza el golpe, es Scarlet, quien tiene una batalla con los demás vampiros, mientras que soy sujetada de la muñeca para ir con el líder de ese grupo. El maldito chupasangre de sangre pura. El mismo que me besó sin mi permiso y dice que soy su contenedor de sangre.

Julien grita mi nombre, mientras es retenido por los demás vampiros.

—¿Creíste que podrían pisar este territorio sin pasarles nada? —pregunta el vampiro de mi lado. Aún tiene tapado el rostro con la capa negra. Una de sus manos caricia mi mentón y susurra a mi oído—: no puedes escaparte fácilmente de mí. Formas parte de nosotros.

—¡Nunca formaré parte de un sucio clan de vampiros!

Él ríe sardónicamente.

Su risa llena de sorna, resuena por todo el lugar. Me doy cuenta como Julien y Scarlet, pelean con los demás vampiros encapuchados. Tenía que imaginarlo, ¿qué se podría esperar al entrar a un terreno prohibido?

Como siempre. Soy perseguida por vampiros.

—Tus queridos amigos, serán encarcelados en la mansión Delacroix. Quizás se vuelvan contenedores para mis hermanos —detalla en mi oído. Uno de sus dedos acaricia mi rostro—. Mi linda mestiza. Estoy tan obsesionado por ti. Muy pronto te morderé y todo se unirá entre los dos.

—¡Jamás! Yo ya tengo pareja vampírica. Si algo les pasa a ellos, te juro que….

—¿Estás amenazándome? ¿No recuerdas que soy tu maestro? —ríe. Me estremezco de horror al sentir como sus labios besan la piel desnuda de mi cuello—. Serás mía, querida mestiza. Solo mía, de nadie más.

Resoplo con ira.

—Pareces un hombre lobo.

—¿Lo crees? —Sostiene mi cuerpo y lo gira para observarme con detenimiento. Dos esferas negras brillan dentro de su capa, provocándome repulsión. Toma mi mentón de manera suave—. ¿Algo más que alegar?

—¡Púdrete! Tú y tu familia, ¡váyanse todos al infierno!

—Dudo que eso pase —replica, para luego besarme de la nada. Me revuelvo en ello, golpeándolo con mis manos su pecho. Elevo mi pierna para darle un rodillazo, pero su mano me detiene. Golpeo con mi cabeza su frente, ahí recién me suelta—. Parece que tengo una gatita salvaje.

—¡Si vuelves hacerlo te mata…..—Toso. Tapo mi boca con una de mis manos, sintiendo como expulso sangre. Nuevamente está pasándome lo mismo.

—¿Sangre?

No contesto. Le doy un fuerte golpe con mi puño. Ahí recién, me separo de él y caigo al suelo, vomitando grandes borbotones de sangre.

—¡¡Lucie!! —exclama Julien, mirándome con los ojos abiertos. Un vampiro le da un fuerte golpe, lanzándolo a metros. Scarlet grita su nombre, intentando ir hacia su primo.

—Julien…

—Síntomas de no tener tu esencia de vida —murmura el maldito chupasangre. Mi cuerpo está mareado y caliente. Mi respiración es dificultosa. Elevo el rostro y miro como se agazapa a mi altura—. No pongas mucha resistencia.

Sonrío de lado, limpiando la sangre de mi boca.

—Recuperaré mi elixir de su estúpido maldito líder de porquería —digo entre dientes—. Nunca lo perdonaré por tratarme como una basura de la calle. ¡Lo mataré con mis propias manos!

Toso y vomito más sangre.

—¿Crees que puedes matar a Desmond Delacroix? Estás muy equivoca…..—Calla. Abro los ojos sorprendida al ver como Julien está sosteniendo una cuchilla en sus manos. ¡Lo ha apuñalado por detrás!

—¡No la toques!

—Un mestizo haciendo daño a un vampiro superior —habla el de capucha negra. En un solo movimiento rápido, Julien es sujetado del cuello y arrojado al suelo. Grito fuertemente, tosiendo sangre—. Alguien como tú, no podrá hacerme daño.

—¡Suéltalo!

Él eleva el rostro.

—¿Tanto amas a este inútil? ¿Tanto para que te sacrifiques y vengas conmigo?

Aprieto los dientes.

Lo sabía desde el principio. Nosotros no somos rivales para los vampiros de sangre pura. Nunca lo fuimos; no obstante, las ganas de recuperar mi esencia de vida y no convertirme en un monstruo sin razón, podían más.

Antes que me convierta en un monstruo sanguinario sin razón, me mataré.

—¡No lo escuches, Lucie! —vocifera Julien, tratando de liberarse de él—. ¡No te atrevas a ir con él! ¿Lo recuerdas? Somos una pareja vampírica.

Lo somos.

Lo quiero con todo mi corazón. Él es todo para mí.

—Definitivamente, esto no me gusta —articula Scarlet, mientras lanza una patada al vampiro que sostiene a Julien. Lo manda a volar con los demás vampiros que están viniendo hacia nosotros—. Ahora veo por qué no me gustan los planes.

—Tenemos que huir con Lucie —dice Julien, levantándose. Me escruta de pie a cabeza y al charco de sangre que está a mi lado. Mi visión es borrosa—. Sangre… ¿Desde cuándo has estado vomitando….



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar