Elixir I ©

Tamaño de fuente: - +

EXTRA 1: SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

▬⁂⁂♥⁂⁂▬

 

Estaba de malas. Completamente me había quitado del plan inicial, pasando al segundo plan de emergencia. No pude decir nada. De cierta manera, tenía razón en sus palabras. Sin embargo, aún sentía mucha impotencia por no poder estar cerca de ella. Respiré profundamente, mientras miraba al baño donde se metió con rapidez.

La había venido observando desde hacía un tiempo, para decir que algo estaba mal con ella. Caminé hasta allí y golpeé fuertemente. En cuestión de segundos, apareció con el rostro todo pálido. Algo estaba mal.

—¿Por qué tú….

—Me di cuenta que algo te estaba sucediendo —dije sin mirarla. Tenía los brazos cruzados sobre mi pecho, intentando lucir tranquilo que desesperado—. ¿Qué pasó?

Ante mi pregunta, me regaló un silencio incómodo que odié.

Avanzó sin mirarme. Apreté la mandíbula al sentir como me ignoraba por completo. No la volvería a ver, necesitaba al menos tener un momento a solas con ella. El pensar que se iría directamente con Julien, hacía hervirme la sangre. ¡Malditos celos!

Antes que se alejara más, tomé su muñeca y la llevé atrás de los baños, para tener un poco de privacidad. Su cuerpo se arrimó a la pared, mientras puse una mano sobre esta. Ahí recién la pude ver con claridad.

—No me hagas la pose cliché del chico mujeriego del salón —replicó sin mirarme. ¿Timidez?—. Ya te dije que…

—Volveré de nuevo a casa. Quizás no te vea por mucho tiempo. Tal vez….. —Hago una pausa. Me mataba pensar que saldría herida. Estos sentimientos, se volvieron bien fuerte. Cada vez más, se hacía difícil de contenerlos. Tragué mis emociones, y observo como está mirándome fijamente. Hermosa—. Pasó algo, ¿verdad?

—Edrick…

—Dime que me quede, y lo haré —murmullé sin pensarlo. Sujeté su rostro y me acerqué peligrosamente al suyo. Olfateé, llegando el olor metálico de su sangre. Con eso, me tensé por completo—.Huelo a sangre.

La mirada que puso, dio en el punto exacto. ¡Había estado sangrando!

Me empujó, alejándome de ella.

—Sangré un poco, debido a mi condición. Nada más —aseguró sin mirarme de nuevo—. Estoy de acuerdo con Julien. Ya nos veremos de nuevo cuando pase todo esto.

Su dialogo, no me convenció de todo.

—Me retiro fácilmente, dejándote con él —musité suavemente. Suspiré y pasé una mano por mi cabello, intentando controlar a mis sentimientos. Si tan solo le dijera: “No te alejes de mí”. Si tuviera el derecho…..Yo…. —. Me siento muy impotente.

—¿De qué hablas?

La miré, y sonrío tristemente. Ahora entendía las palabras de mi madre al decir que cuando me enamoraba, era muy profundo con mis sentimientos. Pensé no volverlo hacer, pero estuve equivocado.

Volví a querer a una chica.

Dejé a un lado mis emociones, y me enfoqué en su aroma de sangre.

—¿Por qué has sangrado? Bebiste mucha sangre anoche. No entiendo el motivo de ello.

—Regresaré al auto. No le digas ninguna palabra a Julien —contestó rotundamente. Eso hizo que mi paciencia se fracturara.

—¡Estoy hablando en serio, Lucie! No ignores mi pregunta.

Sonrió de lado.

—Eso debería decírtelo yo a ti. Estás huyendo de mis preguntas. ¿Por qué no me dices la verdad? ¿Tan difícil es decirlo? ¡Dilo ya! —dijo casi gritando para mi sorpresa—. ¿Te gusto, Edrick?

Quedé callado.

No podía decirle la verdad de ello por medio de palabras. Aunque sospechaba mucho. Dejé salir varias emociones en todo este tiempo que estuve a su lado.

Carcajeó sin ganas, mientras volteaba para volver con Julien.

—Si ese fuera el caso, ¿serviría de algo? Tú estás enamorada de Julien. Eres la novia de mi amigo. Su pareja vampírica.

¡Ni yo sabía el motivo del porqué me gustaba!

—Solo dilo. Tal vez, ya no nos veremos de aquí. Quizás yo….

—Eso no pasará. —No quise que siguiera hablando de posibilidades de perderla. Fui hasta ella, y la abracé fuertemente. Aspiré su aroma como si fuera un adicto a ello. Si al menos, fuera mi mate, todo sería diferente. No me alejaría de su lado por nada del mundo. Estaría ahí para protegerla con mi vida. Demostraría cuanto la quería por medio de mis palabras, gestos y hechos—. Debes de regresar a salvo. Sino lo haces, no te perdonaré.



Señorita Yuuki

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar