Elizabeth

Tamaño de fuente: - +

20

Desde esa noche,pase una semana durmiendo con mi pequeña,hasta hoy que decidí ir al despacho de Duncan y ponerle fin a esta situación.
- Marián, no es mi hijo, no lo vez? Es la pura imagen de su difunto padre.
- Duncan es tu hijo, tiene la misma marca que tu tienes en el brazo.
El niño de al lado levantó la manga de su camiseta y ahí estaba. Era su hijo.
-Esa mancha no quiere decir nada.
- Duncan exijo que anules tu matrimonio con esa mujercita y te cases conmigo

Un dolor me atravesó el vientre y caí de rodillas en la puerta del despacho. Duncan al escuchar el golpe se asomó por la puerta y me encontró en el suelo con las manos en el vientre.
- Llamad al médico.

Me llevo a nuestra habitación donde debía dar a luz. El parto se me adelantó y el médico no podía hacer nada.
- Llama a María, por favor llamarla.
Di a luz mientras tanto a un niño muy hermoso,pero no respiraba y yo tenía la sensación de asfixia.
El médico fue a atender al niño y consiguió hacerle llorar. Sólo entonces pude descansar tranquila.

Duncan

Beth llevaba varios días durmiendo. María seguía con su locura de que la habían envenenado.

Hoy la temperatura de Beth aumentó bastante así que llamaron al médico. No podía renunciar a ella.

-. La han envenenado. Mirad como su temperatura aumenta por momentos. La boca se pone violeta y se está asfixiando.
- Qué tipo de veneno es?
- No lo sé. Supongo que le administraron dosis pequeñas para no matarla en el instante.
- Dale esto, dijo María

Miré al doctor y me dio a entender por la expresión de su cara, que no tenía nada que perder.
Cogí el bote y una vez levanté su cabeza, le introduje el líquido en la boca y esperé.
Espere por horas hasta que por fin despertó.

- María,quiero estar con ella..

Elizabeth

- Quédate conmigo María y tú,dije señalando a Duncan, marchate con tu hijo.
-Basta,dijo María, ese niño no es tuyo Duncan.
- Tiene la misma marca
- Esa marca es una quemadura que te hiciste de pequeño. Querida, debían marcar su caballo y el se puso delante del hierro caliente.
- El hijo de Marián hizo lo mismo? Pregunté
-No lo sé, pero no es hijo de tu marido. Ahora descansad los dos y disfrutad de vuestro pequeño.

-Le has puesto nombre? Le pregunté a Duncan cuando María se marchó.
- Pensé en Jorge,pero no sabía si te gustaría.
-Si Jorge. Mi pequeño se llamará Jorge.

Me quedé bastante rato mirando la cuna que tenía al lado de mi cama.
Por lo visto era cierto.
Me envenenaron.
Pero quién??



maria

#6220 en Novela romántica
#3676 en Otros
#276 en Novela histórica

En el texto hay: highlands, elizabeth, duncan

Editado: 25.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar