Ella (dedicatoria)

Tamaño de fuente: - +

Único

♥♥♫♥♥

 

Ella, es sin duda la más hermosa persona que la vida me dio la Bendición de estar a su lado, a su alrededor. Ella, que sin duda alguna se fía de todo lo que le pudiese decir.

Sea chico o chica... estoy seguro que ella en todo momento me aceptará. No se basa en el que dirán sino más bien en lo que me pueda hacer feliz pero no sabe que lo que me hace feliz es ella misma.

Cualquiera puede envidiarme y no le culparía, pues lo que ahora presumo lo sustento en cada momento, en cada lugar, con cualquier persona y sin un ápice de vergüenza alguna.

No exagero, pues ella es hermosa, es dulce... es perfecta.

Sí, perfecta.

La perfección misma solo puedo describirla con su nombre, no conozco a nadie más para dar significado o una definición apropiada para esa palabra que no sea ella... esa bella mujer, trabajadora, valiente, tenaz, luchadora, con ahora una mirada más cansada pues los días se le han convertido en años pero... sigue siendo hermosa.

Ella sigue sonriéndome, tan similar a los años de antaño, a esa época donde aún afligida evitaba mostrar su debilidad pues ante mí quería o intentaba verse poderosa y para mí... ella era y aún sigue siendo mi heroína favorita, los superpoderes que maneja me dejan en perplejidad absoluta pues cada vez muestra algo nuevo con su mirada cansada mostrando fuerza para mí.

Quisiera atribuirle, ser quien ella merezca, por quien se sienta orgullosa, ser la persona que le devuelva el amor desmedido que siempre me ha profesado, pero logro comprender con incertidumbre que yo jamás le amaré como ella lo hace porque ella es más fuerte, más apasionada y todo el trabajo que ha hecho por ambos tampoco puedo doblarlo pues hace demasiado... más que nadie, más que ningún otro y sé que todo lo ha hecho solo y únicamente por verme feliz.

Quisiera abrazarla cada día, demostrarle con afecto un poquito al menos del infinito y fiel amor que alberga mi ser entero hacia ella pero...

Soy alguien imperfecto.

La imperfección misma me caracteriza en lo que ser humano se refiere, la imperfección que define a todo ser humano pero al estar con ella la palabra es multiplicada para darle un significado a quién soy cuando se trata de ella.

No encuentro manera alguna de atribuir ese amor tan fiel y apasionado, devolver la cantidad de tiempo que me ha dedicado, la lucha constante para mantenerme en pie, para mantenerme feliz, para mantenerme saludable porque también es como una enfermera, o una psicóloga cuando me siento perdido, una compañera incansable, quien me saca de los apuros en los que siempre estoy envuelto.

Ahora, con estas lágrimas traicioneras es que me doy cuenta de lo idiota que he sido, estas lágrimas gruesas que por mis mejillas recorrer un camino que ensombrece mi rostro y el dolor de saber que soy tan insuficiente, que hago tan poco en la vida me envuelve como brasas ardientes que consumen todos esos pensamientos que me hacen más consciente de lo inconsciente que he sido en toda mi vida con respecto a ella porque al final toda mi vida se reduce a esa maravillosa y perfecta persona que sin importar en lo que pueda llegar a convertirme es la única en el mundo o el universo mismo que me aceptaría.

Mientras veo su rostro, cansado por los días tan pesados que como costal carga en su espalda, encogiéndola un poco más cada día que pasa, haciéndome ver más alto que ella, esas arrugas que en su rostro muestran lo mucho que se ha descuidado porque yo mantenga el mío en perfectas condiciones, esa mirada preocupada que cambia a una dulce y amable cuando me observa con ese infinito amor y esa evidente satisfacción de saberme saludable, rejuvenecido porque se ha quitado los años para cedérmelos sin quejas mientras cada día sigue trabajando arduamente solo... tan solo... por el simple hecho tan importante para ella como... el verme feliz, logrando las metas que ella no hizo para que yo las pudiera cumplir.

Cada minuto del día en que puedo contemplar ese semblante tan suyo y similar al mío que me hace saber que soy parte de ella es que observo lo mucho que ELLA ha hecho sin quejas ante mí tanto o más de lo que yo ya he visto a lo largo de la vida.

Mi compañera perfecta en la vida dime ¿cómo no amarte? Sin esperar siquiera que lo haga e incluso sin importarte si lo hago porque tu amor para ti es más que suficiente para ambos... mi compañera perfecta en la vida dime ¿estás agotada? ¿Por qué sigues esforzándote tanto? Mi compañera perfecta en la vida dime...

¿Por qué me amas tanto?

He sido la imperfección misma durante toda mi vida al lado de la perfecta definición de alguien tan perfecto como ella y aún así, a pesar de cada error y tropiezo, ella siempre ha estado ahí, para mí, en todo momento, en todo lugar, incondicionalmente a toda hora, velando por mí, curandome, levantándome, alimentándome, aún si ella estaba más herida, más agotada, y hambrienta.



HayamiWGS

#1599 en Otros
#131 en No ficción
#530 en Relatos cortos

En el texto hay: sentimiento real, amor verdadero

Editado: 11.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar