Ella es mía

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

Pablo: mi amor. Tranquilízate, por favor. Le dice ya viene el doctor hablar con nosotros, al fin tendremos noticias de nuestro hijo.

El doctor se dirige a donde estaban los familiares de su paciente, porque la enfermera le había avisado que ellos estaban en la sala de urgencias y tiempo después llega donde se encontraban

Doctor: buenos días, su familiar llego en un grave estado, pero lo logramos estabilizar. Nada más, falta que despierte para descartar cualquier posibilidad, todavía no sabemos que consecuencias tendrá el golpe que recibió en la cabeza.

Leticia: no entiendo cómo pudo pasarle esto a mi hijo. Él siempre ha sido demasiado prudente cuando maneja, no me lo puedo explicar.

Pablo: los accidentes pasan y un día tenía que pasarle eso. Nadie está exento a nada, pero no puedo evitar sentirme mal por él y más sabiendo que no les gusta los hospitales.

Leticia: tienes razón. Le dice doctor puedo pasar a verlo o todavía no se posible y si es así, lo entenderé, quiero que Axel se recupere.

Doctor: nada más una persona puede pasar a verlo por el momento. Así que tienen que decidir quién de ustedes entrara al cuarto para acompañarlo.

Pablo: mi esposa, es la más indicada para estar al lado de nuestro hijo. Que mejor que ella para cuidarlo, porque el cariño de su madre es muy importante para él y tal vez ella logre que despierte.

Ella se despide de su esposo para seguir al doctor. A los pocos minutos entran al cuarto donde estaba. Ella cuando lo hice vio a su hijo demasiado frágil y se siente en una silla a esperar que abriera sus ojos. El doctor se sale del cuarto para seguir atendiendo a sus demás pacientes. Las horas pasaron, hasta que se hizo de tarde

En la casa de Gema

Gema: este día se me hizo demasiado rápido, que no sentí las horas pasar. Pero, no entiendo por qué hay tanto movimiento en la casa, eso me parece demasiado extraño. Sera mejor que les preguntes a mis padres, para después acercarse a ellos.

Benjamín: me imagino, porque estás aquí. Le dice antes de eso tengo dos noticias que darte, ya no te vas a casar. El vino a romper su compromiso cuando estabas en la escuela.

Gema: tan siquiera lo hizo y no un día antes de la boda. Cuál sería la otra noticia que me ibas a dar papá, seguramente no es nada grave.

Benjamín: te equivocas, hija. Él tuvo un accidente apenas nos acabamos de enterar y parece que fue después de que se fue de la casa, por esa razón hay tanto movimiento en la casa.

Gema: sus padres deben de sentirse mal. Le dice quisiera ir a despedirme de él. De todos modos esa sería la última vez que lo vea, no me puedes negar eso, por favor.

Benjamín: jamás te he negado nada, hija. Además, esta será la última vez que lo hagas, tienes que olvidar que alguna vez fuiste tú prometida. Si, algún día te cases espero que sea por amor.

Gema: eso es lo que siempre he querido. Muchas gracias por tus buenos deseos, sé que tendré una oportunidad para amar. Nada más, me falta esperar a la persona indicada para amar.



Karen Pamela De La O Jaimes

#1491 en Novela romántica

En el texto hay: boda, romance celos, fea

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar