Embarazada de la Bestia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19


 

****


 


 


 

Alison.


 


 

Jalo las cadenas alrededor de mis brazos con rabia mientras puedo percibir los gritos de Kelsey, desde el asqueroso lugar en donde me tienen.


 

No se cuánto tiempo a pasado desde que desperté en este horrendo lugar, ni cuánto tiempo estuve inconsciente pero, debo de suponer que lo suficiente cómo para lograr encadenarme sin poder hacer nada en absoluto. La bruja que permanece detrás de las rejas desde que recobre la consciencia, me observa de reojo mientras una diminuta sonrisa se despliega en su rostro y no pude evitar imaginarme su asquerosa cabeza clavada en una estaca de madera.


 

Mordí mi labio inferior ante el pensamiento.


 

Las paredes del calabozo retumban en una fuerte sacudida por el potencial de sus alaridos y soy capaz de recordar como lo mismo paso en la mazmorra meses atrás, las viejas y sucias estructuras se volvieron remover con más intensidad logrando hacer una pequeña grieta en una de las partes superiores del agarre de las cadenas y tire con más fuerte.


 

Nada.


 

—No gastes tus fuerzas en algo tan inútil como querer liberarte, pequeña Winstone, aunque el monstruo allá arriba cause todo esto, no lograrás nada —masculla la chica.


 

La ignoró mientras espero el momento exacto en donde ocurra; sin embargo, la frustración se apoderó de mi interior cuando, al pasar algunos minutos, nada las removía de su lugar, el olor a magia podía ser palpable en el aire y no me quedo más que supone que las cadenas estuvieran hechizadas, maldigo en mis adentros por haber sido tan estúpida como para haberme dejado vencer tan fácilmente contra un par de brujas.


 

Apreté con fuerzas mis dientes mientras un molesto nudo se instalaba en la boca de mi estómago por la ira comprimida, agudice mis oídos cuando los gritos en el lugar resonaron nuevamente y, de repente, la estructura a mi alrededor empezó a caerse en pedazos.


 

Una de las cadenas colisiono suavemente contra el suelo.


 

El material en mi mano derecha se desintegró en mi piel como pólvora causando que el efecto de la magia en las cadenas desaparecieran, logrando con ello, poderme liberar. Un suspiro profundamente escapó de los labios mientras me encargaba de despegar mis otras extremidades del agarre, mi olfato se intensificó al percibir el olor de algunos lobos acercándose, y algo parecido a la adrenalina inundó mi interior.


 

Una sonrisa ladina creció en mis comisuras cuando pude visualizar el desconcierto brillar en los ojos de la chica.


 

Un horrible pitido invade mis oídos de manera violenta mientras intentaba llegar hacia ella, la chica murmuraba palabras en otro idioma al tiempo que lograba hacerme retorcerme del dolor, no obstante, un fuerte gruñido resonó a lo lejos logrando llamar su atención, así que, sin perder el mínimo tiempo me acerqué a ella con rapidez, y sin pensarlo dos veces, rompí su frágil cuello.


 

—Cuánta valentía para alguien que muere tan fácilmente —musitó, —puta.


 

Me dispuse a salir del calabozo rompiendo los tubos en dos, sin embargo, un escalofrío me recorrió por completo cuando una parte del pasillo detrás de mí se encendió, de repente, las llamas se extendían como humo invadiendo las paredes aterradoramente. Otro alarido de Kelsey retumbó en la estructura violentamente y no me quedo de otra más corre hacia un pequeño hueco entre las paredes.


 

Esa niña no sabe la cantidad de potencial que guarda en su interior, y no deseó estar aquí para averiguarlo.


 

Sin embargo, al menos más de cinco vampiros se desplegaron delante de mí, al momento, de poner un pie fuera de hueco que conectaba con un pequeño cuartucho.


 

"Estúpida, mil veces estúpida..." me reproche mentalmente, apreté los labios examinando mi entorno y trague saliva con dificultad "Necesito unas putas vacaciones después de esto, el olor a muerto no se me quitará en años..."


 

Todos posaron sus frías miradas en mi al instante, una mueca se instaló en mis labios cuando pude visualizar como sus iris empezaban a inquirir un fuerte color rojo. Retrocedí por inercia ante el acto y maldije en voz baja el haberme encontrado tan débil para transformarme; mi respiración se agito con anticipación mientras sentía como mis garras sobresalían de mis dedos.


 

—Esta familia me hace querer matar personas —ironicé, burlonamente.


 


 

Entonces, el caos me invadió.


 


 


 

~•~


 


 

Damon.


 


 

Nunca había perdido tanto el control en mi vida.


 

Desde que fue capaz de visualizar el tétrico lugar desde lo más oculto del bosque, no pude detenerme. Era como si una ráfaga de fuego quemara en lo más profundo de mí cegando cada pensamiento lógico de mi mente; acabando con mi razonamiento y carcomiendo todo el coraje que guardaba desde que todo había comenzado.


 

Acabando con todo lo qué se interponía en mi camino.


 

Arrojó al último cuerpo sin vida del vampiro entre mis manos, y pasó mi lengua por mi labio inferior con impaciencia mirando mi entorno mientras me aproximo a la entrada de la iglesia abandonada, varios cuerpos adornan el frente manchado de rojo y no puedo evitar el regocijo en mi interior, nunca en mi vida me hacía sentido tan satisfecho de ver dicho paisaje; sin embargo, mis pasos se detuvieron bruscamente al visualizar a Donovan entre la entrada, una media sonrisa entre sus comisuras y apreté mis labios con rabia.



Massiel29

#130 en Fantasía
#9 en Paranormal

En el texto hay: lobos, brujas, vampiros

Editado: 14.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar