Emma Life

Tamaño de fuente: - +

El inicio

"Las noches en las que te soñaba tocaron su final, te apartaste y te llevaste mis estrellas y mis deseos."

Nunca soporte la monotonía me entiendes verdad, yo se que si tu también la sufriste y la sigues sufriendo, esperas ese cambio tanto como yo lo espero. Te voy a contar un secreto pero solo sera nuestro lo entiendes? No podrás faltar a tu palabra o que tristeza si lo hicieras, te contare mi historia para que aprendas que todo cambia.

la monotonía de mis días son agotadores todo es gris, quise cambiar este hecho muchas veces pero no lograba nada nuevo, todo intento era frustrante simplemente volvía a lo mismo. Mudarse empezar en una ciudad nueva tratar de conocer gente nueva y hacer amigos, empezar en otra escuela, tener buenas notas, leer, estudiar, ser odiada, oh cuanta monotonía en todo esto el mismo patrón durante años no lo crees?

Después de muchas mudanzas de muchas vidas nuevas llegamos a la supuesta "definitiva", cuanta ironía encontré yo en las palabras de mis padres cuando me dijeron tal cosa, en fin decidí creerles y mostré esa sonrisa que aprendí a llevar, oh no sabes cuanto esconde esa sonrisa querido no lo entenderías.

La mudanza fue rápida y precisa esta vez, me sorprendió ya que llevábamos mas cosas que muchas veces anteriores. Mi habitación es grande, con dos camas a disposición una con mi acolchado de tigre blanco y la otra con ese tierno acolchado a lunares que tanto me fascina, las paredes de un hermoso color violeta claro, mi placar antiguo y solo faltaba darle ese toque mio, mis posters y mis muñecos. Que irónico verdad nunca creíste que fuera de esas que tienen peluches no? Oh bueno no importa son cosas.

Tenia que terminar lo mas rápido posible, mis padres saldrían a trabajar y yo tendría que ir a clases. Si, otro inicio hacia la monotonía.

Termine mas rápido de lo que esperaba, me cambie de ropa no pensaba ir con esa sucia ropa de viaje, te miento si lo pensaba pero obviamente mis padres no me lo permitirían, así que me puse un simple jean gris, una remera violeta ceñida al cuerpo con un hermoso dibujo que tanto me maravillaba y mis deportivas, sentido de la moda para mi no existe, simplemente la comodidad.

Tome mis cosas y salí, según tenia entendido la escuela no era muy lejos de donde vivimos, si no mal recuerdo en total eran 20 minutos a pie.

Fui observando todo cuidadosamente, tenia que buscar lugares para relacionar y no perderme a la vuelta, si siempre fui tan torpe me perdía en todos lados pero era mi única forma de aprender, pero algo que nunca aprendí fue aprestar atención mientras caminaba por la calle. No te impacientes querido, acá es donde empieza todo. 



Momo-Chan

#9719 en Novela romántica
#1586 en Chick lit
#2498 en Thriller
#1113 en Suspenso

En el texto hay: primeramor, romance, nueva vida

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar