Emma Life

Tamaño de fuente: - +

Salvada?

Mientras caminaba hacia la escuela casi me pisan al cruzar la calle, ese casi fue gracias a un chico que me agarro del brazo en el momento justo y me tiro hacia él, oh como le debo la vida a esa persona. Debido a la conmoción apenas pude articular palabra.

-Oh... muchas gracias por salvarme, te encuentras bien?. -pregunte sin haberlo pensado, que ridícula soy-

-Creo que el que debería preguntar eso soy yo no lo crees? -me dijo en son de burla no pude evitar reírme- debes prestar mas atención al cruzar la calle, agradezco haber llegado a tiempo -sus ojos eran hermosos me perdí en su voz y en su mirada, cabe dar a entender nunca había sentido tal atracción por nadie, y no era un hombre mayor gracias al cielo, si no que era un estudiante como yo, o eso aparentaba-

-Tienes razón me disculpo, soy nueva en la ciudad e iba concentrada en mis pensamientos, ah por cierto mi nombre es Emma disculpa mi mala educación, y podría saber cual es tu nombre? -inesperadamente se rió ante mi formalidad, debo admitir me dio cierta vergüenza y enojo-

-Claro, mi nombre es Alexander se nota que no eres de aquí por tanta formalidad

Emma: pues disculpa por ser formal.-creo que me enoje demasiado, pero nunca me han dicho nada por ser formal, oh que idiota de mi parte me olvide de donde era el colegio, que vergüenza preguntarle después de ese comentario- mmm por cierto sabes donde queda el colegio dios mio como era el nombre, oh bueno no importa ya llegare

Alexander: digamos que por este camino solo hay un colegio y es al que me dirijo, ven conmigo, al menos no sufrirás ningún choque. -me dijo mas que burlándose, digamos que afectaba como nadie a mi temperamento, pero simplemente asentí y empece a caminar junto a el, no hablamos en todo el camino yo volví a mis pensamientos y a ver el lugar para tratar de no perderme a la vuelta. Después de un rato caminando volvió a decir algo, debo admitir que me sobre salte que ridícula.

Alex: Bien esta es la escuela y como has visto no te ha pisado ningún coche deberías agradecérmelo -volvió a decirlo en tono de burla, me enojaba pero me agradaba? Raro

Emma: bueno gracias por no dejar que me choquen, ¿contento? -huhu vas a lograr que no te hable mas, fue lo primero que se me paso por la cabeza- ahora si me disculpas debo ir a ver a que salón de clases tengo que ir. -me saludo como si no le importase y se puso a hablar con un grupo que debían ser sus amigos-

No lo vi mas en todo el periodo de clases, nos tocaron clases diferentes? O solo eramos años diferentes? En algún momento lo sabría. Oh yo se querido que te debe parecer raro todo esto, pero cuando algo te afecta de tal modo, lo recuerdas de por vida como si se repitiera una y otra vez, ya me entenderás, no temas.

Ese día solo salí en el ultimo recreo, simplemente me dirigí al patio necesitaba respirar, siempre llevaba conmigo mi violín, oh mi única compañía. Busque un lugar donde nadie pudiera molestarme y me puse a tocar una de las primeras canciones que aprendí "Ave Maria" oh esa dulce tonada en el violín es hermosa. Mientras tocaba sentí la presencia de alguien, no le di mucha importancia, después de todo estaba metida en mi música, pero lo que me desconcertó fue el momento en el que esa persona hablo y me halago y se burlo, todo al mismo tiempo. Te preguntaras porque tantos efectos pudo provocar un simple comentario, oh ya veras.



Momo-Chan

#9665 en Novela romántica
#1579 en Chick lit
#2483 en Thriller
#1100 en Suspenso

En el texto hay: primeramor, romance, nueva vida

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar