En El Bosque

Tamaño de fuente: - +

Capítulo N°6

Capítulo N°6

"Leila"
 


-¡Hey! Despierta.

-¡Ya! Despierta.

-¡LEILA!- abro los ojos.

-Nos tenemos que ir.- me siento.

-¿La policía?- Shopia mira a Ava.-No, dejaron la puerta abierta, y ellos no están.

-¿Qué?- Ava asiente.

-No hay nadie, solo nosotras cuatro. Es nuestra única oportunidad de salir.- Ava me agarra la cara.-Podrás ver a Thiago.

-¿Pero si es una trampa?- las chicas se miran.- Leila, no están. Se fueron, no hay monos en la costa.-me responde Ava, sonrió. -¿Que pasa si nos encuentran?- preguntó.

-Nos matarán o talvez no. No lo sé, lo único que sé es que no podemos desaprovechar esta oportunidad.

-No lo sé, no quiero que una más muera.

-Leila.- suspira Sophia.- Hey, mírame. Ninguna de nosotras quiere que una más muera. Si vamos allá afuera y encontramos alguien que nos ayuden, vamos a poder hacer justicia por nuestras amigas. Se que suena loco, pero lo imposible es posible. Nosotras siempre decíamos que nunca nos iba a pasar algo así y mirá estamos acá, bajo tierra, somos esclavas de tres hombres locos que ni siquiera saben usar una computadora. Leila somos prisionera y no por siempre, hoy seremos libres o tal vez no. Si fallamos, mañana cuando despertemos sabremos que lo intentamos y que estuvimos cerca de ser libres, pero ¿Porque no intentarlo? El miedo no nos tiene que detener, podremos fallar, pero somos mujeres, personas, humanas. Fallamos un montón de veces en nuestras vidas y siempre aprendemos de nuestras fallas, si hoy nos rendimos nos vamos a quedar con la duda de que hubiera pasado. Todo suena loco, pero es ahora o nunca.

-Okey, okey. Tienes razón, es ahora o nunca. Antes de irnos le quiero decir que las amo y mucho.- limpió las lágrimas que empezaban a recorrer mis mejillas.-Nosotras a tí, Leila nos tenemos que ir.- dice Sophia.

-¡Chicas!- Eva se asoma por la puerta de arriba.-Se hace tarde, en algún momento van a volver. Hay que irnos ¡Ahora!- Ava me ayuda a levantarme.

 Al levantarme siento un peso en la parte baja de mi pierna, que me impide caminar. Bajo la mirada y hay una cadena que está conectada con la pared. Miro los pies de las chicas para ver si ella también, pero no tienen nada, ni un rasguño, ni rastro de una cadena. Solo yo, solamente yo estoy encadenada y eso significa que no podré escapar. 

-¡Chicas! Tenemos un problema.

-¿Que pasa Leila?- pregunta Sophia.

-Mi pierna está encadenada ¿Que vamos hacer chicas?

-¡No nos puede estar pasar esto!- Eva se acerca y empieza a tirar la cadena. 

-No sale ¿Cómo vamos a sacarte?- Sophia mira a Eva.

-No podemos dejarte, debe de haber algo por acá para liberarte.- le agarró un brazo.

-No, no, no.- Sophia se agarra los pelos.- No pienso dejar a ninguna. Hay que pensar ¿Si?

-¿Cómo quieres que piense si estamos bajo presión?- grita Ava.

-¡Chicas! Ya basta, cálmense. Váyanse sin mi, busquen ayuda. Si me dejan todo será más fácil.

-¿Cómo que más fácil? ¿Estás loca Leila?

-Ava ya tranquila, si encuentran ayuda todas vamos a estar asalvo. No importa si llegan los otros, yo no les diré nada aunque me torturen. Pero esto tiene que llegar a su fin ¿Okey?

-Okey, okey, pero con una condición. Yo me quedo con vos y no digan nada, es mi decisión. No te dejare sola.- dice Ava

-¡Ya!- grita Eva.-¡Vamos! Hoy será el gran día.

-Se cuidan ¿Si? Hagan hasta lo imposible. Las amo.- le digo antes de que desaparecieran.

POV Sophia.

Subimos la escaleras dejando a las chicas atrás. El lugar es un completo desastres, Eva se pasó toda la mañana buscando por toda la casa las llaves de la puerta, pero aún así no las logro encontrar. Subo las escaleras que me llevan al segundo piso y entró a la primera habitación. Está tiene un ventanal que llega del techo al piso dejando ver el bosque, estamos en medio de la nada, en completa soledad. 

Busco las llaves en los cajones que hay al lado de la cama, no están. Me agacho y veo bajo la cama y allí están, las agarro y bajó las escaleras corriendo.

Nos paramos al frente de la puerta y ponemos la primera llave, pero no habré. Intentamos con otra y tampoco es, agarro una llave al lazar e intentó con ella, doy una vuelta y está hace click y doy la segunda. 

-¿Lista?- miró a Eva.

-Más que nunca.- abro la puerta. La luz del sol me impide ver y me cubro los ojos con un brazo.

-Estamos afuera, me siento libre. Mira hay nubes, el suelo se siente tan rico y el viento, oh por dios, hace cuando que no sentía el viento chocar con mi bello rostro. Respirar el aire puro me fascina.

-Bueno, bueno. Dejemos esto para más tarde y sigamos con el plan Eva.

-Sí, tienes razón.

Empezamos a correr tomadas de la mano. Esquivamos árboles, troncos, ramas y rocas para no caernos. Después de la muerte de Charlotte todo a cambiado mucho, ella nos salvó la vida. Iban a matarnos pero Charlotte se interpuso y Robert la apuñaló.

Eva se tropieza con un tronco y se lastima la rodilla, el corte es bastante profundo. Me saco la remera y la rompo, con el pedazo de tela le cubro la herida. Al parecer detuve la hemorragia, a los lejos puedo escuchar ladridos de perros o de lobos. Retomamos el camino pero corremos más rápido, cada vez los ladridos se escuchan más cerca y de tanto correr nos topamos con dos caminos. Uno lleva a la carretera y el otro al cementerio.

-¿Qué hacemos?

-No lo sé Eva. ¿Si nos separamos?

-Sí, yo voy al cementerio. Ahora deben de estar enterrando a Charlotte, y tú puedes ir a la carreteras, debe de pasar algunos autos ¿Que dices?

-Okey.- la abrazo.- Te quiero.

-Yo igual, suerte.

-Igualmente.

Empezamos a correr cada una por su camino. La carretera no debe de estar lejos, corro lo más rápido, los ladridos ya no los escucho más. Tal Vez solo eran lobos. 

Freno, porque mis piernas ya no dan más del cansancio. Pongo mis manos en las rodillas y trató de calmar mi respiración.



California

#217 en Thriller
#111 en Misterio
#90 en Suspenso

En el texto hay: misterio, corrupcion, homicidio

Editado: 01.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar