En El Bosque

Tamaño de fuente: - +

Capítulo N°7

Capítulo N°7

"Noah"
 

Sin dudas esta es la peor noche. Después del ruido que escuchamos, nos habíamos encerrado en la habitación y llamamos a Chris. Cuando llegó él, vino acompañado de los chicos, Michael, Adams, Alex, Logan y Zoe, ellos revisaron toda la casa. Encontraron unas de las ventanas de la cocina rota, y en el piso había un ladrillo. En ella había una nota "Cuidado", cuando Chris vio la nota automaticamente llamo a la policía.

-¿Cómo fue que sucedió todo?

-Estábamos por irnos a dormir y alguien me envió un mensaje.

-Yo agarre y desbloquee el celular de Hannah. Primero mandó un mensaje de texto.- suspiro. -Y luego mandó una foto. 

-¿Pero a la foto la pudieron haber sacado en cualquier momento?- El oficial mira a la detective.

-Si claro ¿pero cómo explica usted el vídeo?- Hannah le muestra el vídeo.

-¿Que tiene de relevante eso?- revoleo los ojos.

-Al vídeo no lo pudieron haber grabado antes ¡Yo solo llevo cuatro malditos días en este pueblo!- miró su arma.-Y aparte es la primera noche que me quedo con Hannah. Ahora dime querido oficial ¿Cuando crees que sacaron la foto? ¿Hoy? ¿Ayer? O ¿El mes pasado?

-Keila, ya basta.- me grita mi mamá.-¡Te puedes calmar!

-¡Estoy calmada!- me levanto de la silla y me voy de la cocina.

-¿Que carajos te pasa?- mi mamá me sigue hasta el cuarto de Hannah.

-¡Nada, no me pasa nada!- agarro mis cosas y las guardo en mi mochila.

-¿Puede parar? Mírame cuando te hablo ¡Keila!- me agarra del brazo y me obliga a mirarla.

-¿Qué te pasa?

-Nada, solo odio a los policías.

-¿Porque eres así?

-Tu sabes porque.

-Has cambiado hija, y mucho. Ya no eres la misma de antes, la chica feliz que siempre andaba saltando por todos lados, ni siquiera me hablas de tu vida.

-¿Cómo quieres que sea la misma de antes?- mis ojos se llenan de lágrimas.- Nadie hizo nada, ni siquiera lo encontraron. Tú te esfumaste de nuestra vidas, desapareciste durante un año ¡Un maldito año! Y ahora pretendes que voy hacer la misma de hace cuatro años atrás, por dios mujer ¿No te das cuenta? Sabes, yo pensaba que una madre siempre está apoyado a sus hijos, que siempre esta hay en cualquier momento, pero tú desapareciste de nuestra vida, de la mía. Ya nada va hacer como antes.

Me suelto del agarre de mi mamá y lloro en silencio, guardo lo que me falta en mi mochila y salgo de la habitación, pero me choco con alguien.

-Lo siento.

-¿Todos bien?- pregunta Adams.

-Si.-me limpió las lágrimas.

-¿Segura?

-Te dije que sí, Adams.- lo esquivo y voy a casa.

La policía dijo que es una "broma" de algún adolescentes, ya que soy la nueva, ellos quieren asustarme, inmaduros. Pero aún así mañana tenemos que ir a la comisaría para declarar lo sucedido, cosa que no pienso hacer. Luego de que la policía se fuera, Chris invito a Hannah a pasar la noche en casa, ella dormirá con Madison. Los chicos también se van a quedar, una gran pijamada. Yo solo me encerré en mi habitación, necesito pensar y estar sola.

Son más cinco de las madrugada y todos ya están dormidos, me levanto de la cama y agarro el primer abrigo que encuentro. Abro la puerta lo más despacio posible y salgo, camino en puntitas de pie, así nadie se despierta. Busco las llaves del patio en los cajones de la cocina, al encontrarlas las agarro y abro la puerta del patio, me acomodó el abrigo y salgo afuera. 

Camino por el pasto, y me acuesto en el. Al sentir el frío del pasto mi espalda se enfría por completo, es obvio ya que estoy en Canadá. Las estrellas se ven mejor aquí, que en los Ángeles. Ahora puedo ver a muchas más, a Noah le hubiera encantado estar aquí, y contar una por una.

Flashback.

-No hagas ruido.- le susurro.

-Okey, ¿Pero qué pasa si despiertan? 

-Le digo que fue tu idea.- Noah me pega en el brazo. -¡Hey! Eso dolió.

-Eres mala, muy mala.- abro la puerta corrediza.

-Listo.- Noah sale corriendo y se acuesta en el pasto.

-Dale bruja.- me acuesto a su lado.

-¿Bruja, yo?- lo miro.-Si, eres la bruja más linda del mundo mundial.- me da un beso en la frente.

-Cuando sea grande, quiero viajar al espacio y visitar a todos lo planetas que existan.

-¿Me vas a dejar sola, aquí con nuestros padres?- me mira.

-No, claro que no. Te llevaré a escondidas, te esconderé en la maleta. Le diré al diseñador más famoso del mismo que me diseñe una maleta en la cual puedas entras vos y así poder viajar los dos juntitos.

-¿Pero si no quepo?

-No me escuchaste, claro que si. Y en la nave vamos a comer helado y mucho, mucho, mucho helado. Y no volveremos nunca más a la tierra.

-Wow, tienes 6 años y ya planeaste tu futuro. Yo con 14 años, no se que voy hacer, capas que me vuelva narcotraficante ¿Qué piensas?

-Noooooo, claro que no. Tu vas hacer la presidenta de los Estados Unidos, y de paso me podés regalar mucho caramelos. 

-No se, ni siquiera sé lo que me gusta.

-Eso es fácil, te gusta el vecino.- se ríe y lo miro.

-¿Que? No, claro que no. ¿No eras que querías contar las estrellas?

-Sipi, pero se que te gusta.- le hago cosquillas.- No, basta. Ya basta Keila.

-Okey, okey, no grites o ¿Quieres que papá y mamá se despierten?- niega con la cabeza.

-Yo te voy a ganar, Keila.

-No, está noche no será. Yo ganaré.

-Siempre dices lo mismo, pero nunca lo logras.

Fin del flashback.

Recordarlo me lastima mucho, lo extraño demasiado. Desde su partida mi vida ya no es la misma, todo y todos cambiaron. Mi madre fue quien cambió más.

Cada estrella que cuento me siento un poco más cerca de él, ridículo. Pero hacer esto me calma y mucho, no puedo evitar llorar, pero no es un llanto desconsolado es uno tranquilo. Las lágrimas caen de por sí solas, pero eso no me quita en vacío que siento por dentro. Un gran vacío, al cual nunca podré llenar aunque intenté un millón de cosas, siempre va a estar ahí. Nunca se irá.



California

#165 en Thriller
#86 en Misterio
#61 en Suspenso

En el texto hay: misterio, corrupcion, homicidio

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar