En El Cuerpo De Mi Asesina

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 1 (EN EL CUERPO DE LAURA)

¿Crees en la brujería? ¿O en lo sobrenatural? Piénsalo dos veces, dicen que el demonio y la hechicería fundaron a humanidad como hoy es conocida. Y si lo piensas un poco no podría existir el bien sin el mal.

Mi nombre es Leticia o antes lo era y hoy estoy sentada frente a esta máquina narrando lo que pudiera ser una historia tan fantástica que si no me hubiera pasado no lo podría creer, de un día para otro estoy en el cuerpo de otra mujer, aceptando su vida y tratando de recuperar la mía con el temor o tristeza (ya no lo sé) de qué si encuentran mi cuerpo yo iré a la cárcel.

Si lo se suena confusa pero así es la situación de la que trato de escapar, porque justo en este momento mi cuerpo se pudre escondido y mi alma y mi mente están el cuerpo de mi asesina.

Todo comenzó hace unos meses yo trabajaba en un fábrica de arneses, mi vida era de cierta manera tranquila, tenía un turno de tarde un esposo que amaba y dos hijos, básicamente una vida sencilla entre mi esposo y yo nos hacíamos cargo de las niñas, él trabaja en las mañanas y yo las atendía, él volvía en las tardes y recogía a mis hijas en la entrada de mi trabajo, era un poco pesado pero no había otra manera, en estos tiempos, las cosas son tan difíciles que si no hay dos cheques difícilmente se puede tener una vida tranquila.

Mi trabajo era muy común era una línea donde había un jefe de línea un supervisor, algunas de calidad, mis amigas y yo, señoras muy amables que de vez en cuando traían dulces o comida a escondidas y nos reíamos de las ocurrencias de los compañeros, es difícil explicar las cosas cuando trabajas en una empresa así, pero había tres personas que son clave en esta historia, la primera se llama Sofía es una chica muy esotérica que trabaja en mi línea, nos llevamos bien aunque tiene mucha fijación por el diablo, las brujas y todas las cosas diabólicas como la ouija, más de una vez nos hablaba de ritos satánicos y brujería y solía fantasear de lastimar con magia a varias señoras de la línea, también estaba Juan, era el jefe de línea todas suspiraban por él era guapo, eso no puedo negarlo; pero tenía ese encanto de hombre falso que sinceramente a mi edad ya no es atractivo. Juan estaba muy enamorado de mi o al menos eso me decía siempre; pero yo lo evadía diciéndole que mi marido era el hombre de mi vida, todos sabíamos que había una mujer Laura la supervisora de calidad era una mujer atractiva algo mayor pero con muy buena posición económica y siempre andaba celando a Juan por lo cual me detestaba, era una mujer muy extraña y estaba obsesionada con Juan muchos decían que le daba dinero, incluso que le había comprado el automóvil que trae y cuando alguna chica era acosada por Juan ella no tardaba en amenazarla con correrla porque tenía mucho poder en la empresa.

Cuentan las malas lenguas que Laura le proponía matrimonio a Juan; pero éste no le hacía caso por sus aires de don Juan, era común ver a Laura cenando con Juan, le reclamaba cosas todas las de la línea sabíamos que Juan era el amor de Laura, los días pasaban y pues la monotonía era común se lleva una vida tan cansada no hay mucho de relevante en un día, todas las noches llegaba y atendía a mi familia, mi esposo me contaba su día los últimos 10 minutos antes de irse a dormir; pero de alguna forma estábamos unidos yo solía tener detalles con él y con mis hijos amaba a mi familia y todo era feliz hasta ese trágico día.

Sofía me llamo asustada diciendo que había tenido una pesadilla donde yo me moría y me pidió que fuera por ella antes de irnos a la empresa yo le dije que sí y me fui antes así que deje a mis hijas comiendo y al cuidado de mi vecina.

Cuando llegue por Sofía,me tomó de las manos y me llevo con un brujo cerca de la catedral, la verdad yo soy muy escéptica pero ella me rogó que fuéramos; porque algo malo me iba a pasar, cuando llegamos el brujo salió a recibirnos y nos pidió que lo esperáramos porque estaba sacando un mal de una persona y nos podíamos embrujar, la verdad yo pensé que solo era un charlatán; pero Sofía estaba muy asustada y estaba dispuesta a pagar dinero de su semana para que yo pudiera estar a salvo, la verdad me encontraba en una situación extraña no quería decepcionarla se estaba tomando muchas molestias así que le dije que no había problema.

El brujo salió a atendernos y me miro y dio un grito como si yo me estuviera muriendo y me dijo que algo muy malo me iba a pasar, que había visto a la muerte acariciar mi cara, yo no le creo pero Sofía estaba al borde de las lágrimas y muy asustada el brujo sacó una pulsera muy rara y me dijo que no me la quitara que si me pasaba algo malo esa semana arrancara la pulsera y mordiera las piedras y saldría una pócima mágica que debía regar en mi cuerpo, yo la verdad no le creí pero Sofía saco dinero y le pago, me puse la pulsera y salimos de ahí Sofía estaba más tranquila y yo me estaba burlando de todo lo que paso ahí.

Esa tarde Juan anduvo más fastidioso que de costumbre, me llevaba regalos como golosinas y me decía que yo era su amor y Laura pasaba por mi lugar con su mirada de loca asesina hasta que a la hora de la comida Juan llego por detrás mío y me asustó, me agarró una nalga, me pegó su boca diciendo que se le antojaba hacerme el amor, yo obviamente lo cachetee y le dije que me respetara y que lo iba a denunciar, él se rio y me dijo que le diría a Laura que la de recursos humanos era su amiga yo me fui muy enojada a la cafetería y Juan se quedó ahí sobándose el golpe y gritándome cosas obscenas sobre mi cuerpo.



Ángel Medina

#176 en Paranormal
#391 en Thriller
#208 en Misterio

En el texto hay: amor y magia, reencarnaciones

Editado: 05.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar