En El Cuerpo De Mi Asesina

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 5 (EL DIARIO DE LAURA)

Tomé el diario y lo abrí, en la primera página tenía el nombre de Juan por todas partes, tenía una pequeña inscripción que decía, explorar mi mente a través de mis letras es como correr en un laberinto a ciegas.

DIA 1

Hoy tomé terapia forzada por la empresa, me dicen que tengo un mal manejo de mis sentimientos y que no controlo la ira pero ¿acaso le dicen a los demás que controlen su estupidez? No soy una persona violenta o al menos no lo considero, pero hay personas tan ilusas que me sacan de mis casillas, debo hablar de mi vida, pero que les puedo contar ¿que no tengo a nadie? Que solo mis fantasías de hacer una vida con Juan que ni siquiera me toma en serio.

Lo amo porqué no puede entenderlo, de todo lo que rodea mi vida él es lo que más vale la pena y lo único que yo quiero, pensaba que escribir un diario era algo estúpido pero ahora veo que es el único a quien llevo unos minutos hablándole de lo maravilloso que es Juan sin que se aburra o me deje hablando sola. En él encuentro tantas cualidades, que sólo sueño con el momento en que pueda tenerlo para mí.

Siento que él será el único que llene este vacío, desde que perdí a mis padres y de alguna forma sé que él me dará eso que tanto quiero, un hijo.

Recuerdos de mis hijos me invadieron en ese momento, cuando me los dieron recién nacidos, cuando dijeron sus primeras palabras o cuando comieron su primera papilla, las lágrimas me invadían, como era posible que todo eso ahora se hubiera perdido, mi vida era una pesadilla, necesitaba saber que mis hijos estaban bien pero ¿cómo acercarme? Como llegar y decirles hijos soy mama abrácenme, ¿cómo decirle a mi esposo que ahora tenía que enamorarse de esta mujer?, en las películas parecía tan fácil pero ahora con este diario no solo me revelaba parte de la vida de Laura, también me hacía ver que los demás la tomaban como loca y dudo mucho que mi historia la fuera a creer, si abría la boca solo me hundiría porque me harían confesar donde estaba mi cuerpo, mi cabeza era un lio y así me quede dormida, a la mañana siguiente, desperté temprano me bañe y arregle; fui a mi casa con un cheque con buen dinero, mis hijos estaban en la escuela salió mi esposo y me preguntó si tenía alguna notica de Leticia, pobre su mirada era tan tierna y le dije lamento decirle que no; pero le traje un cheque que le manda la empresa para que pueda ayudarse un poco con los gastos de la casa o funerarios, el me miró con angustia ¿Leticia está muerta? No cálmese, no solo digo en caso de necesitarlo esperemos que la encuentren con vida, el me miró tomó el cheque y me dijo son muchos ceros creo que la empresa oculta algo, lo miré y le dije debería de dejar de ver todo como malo a Leticia no le hubiera gustado, de pronto entró mi gato y corrió a mi regazo, mi esposo lo miró y le gritó que se bajara pero yo lo acaricie, es un gato hermoso mi marido dijo

era de mi esposa, ha estado muy triste sin verla y con usted hasta se recuesta, me puse a pensar ¿ acaso mi gato sabe que soy? Me puse de pie y le entregué al gato y le dije, me gustaría estar más en contacto con usted y sus hijos si no le molesta hasta que Leticia vuelva o sepamos algo de ella, estar al pendiente de su familia ella es una buena amiga y creo que se lo merece, mi marido me miró con mucha vergüenza; señorita, me da mucha pena que haga esto pero si usted dice que mi esposa estaría de acuerdo le creo, la verdad es que los niños están muy mal sin ella, no se atenderlos la niña a veces se va sin peinar a la escuela creo que nos ateníamos mucho a los cuidados de ella, lo miré con mucha tristeza y le dije, prometo que estaré al pendiente por ahora debo irme, tenga fe.

Me despedí y me fui al trabajo, me daba tanta tristeza dejarlo así con falsas esperanzas pero no me quedaba de otra más que fingir que eso no estaba pasando.

Llegué al trabajo y me metí al baño, me estaba lavando cuando entró Juan y cerró la puerta, me tomó de la cintura y me recostó en el lavabo le dije ¿qué te pasa? Estamos en el trabajo, se bajó el pantalón y me dijo andas suertuda tengo mucho que darte para que desayunes, estaba a punto de pegarle pero recordé el diario de Laura, si ella tenía estos encuentros no podía pararlos de la noche a la mañana era asqueroso tener su cosa dentro de mí, aunque fuera en este cuerpo así que fingí que me gustaba; termino rápido y se fue pavoneándose, yo me moría del asco quería bañarme solo me daba más motivos para querer matarlo; pero no era el momento tenía que planearlo tenía que pagar todo lo que me estaba pasando, pasé por mi antigua área y mi amiga la esotérica me miraba algo me decía que sospechaba; pero tenía que asegurarme de que no diría nada si hablaba con ella.

Trabajé el turno muy incómoda, el sexo con Juan fue tan asqueroso que me dejó su aroma, al terminar el turno me fui a casa y encontré una notificación de la policía para tomarme una declaración.

Supuse que era sobre mi pérdida de memoria y el falso ataque que invente, me di un baño necesitaba quitarme el aroma de Juan.



Ángel Medina

#183 en Paranormal
#391 en Thriller
#202 en Misterio

En el texto hay: amor y magia, reencarnaciones

Editado: 05.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar