En El Cuerpo De Mi Asesina

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 17 (PROPUESTA)

Al leer esto me detuve un momento, con todo lo que ha pasado en las últimas semanas no me había puesto a reflexionar en esta parte de las cosas, en esta parte de la historia donde yo asumo la vida de Laura, con su pasado, su presente y empezando a moldear su futuro, ¡mí futuro!, desde éste momento me tenía que hacer cargo de su pasado, sus errores y todo lo que la llevó hasta éste punto de su propia historia, este diario, contenía sus secretos, sus miedos, sus culpas y ahora que yo estaba en su cuerpo necesitaría comprender más a fondo quien era Laura y transformarla en Leticia.

Los traumantes sucesos que me separaron de mi familia. Nací en el núcleo de una familia formada por dos personas que fracasaron amando a otras, ¡mí padre venia de un matrimonio interrumpido por la muerte de su esposa!, y con un legado de 6 hijas mucho más grandes que yo, y mí madre fue una mujer que le tuvo siempre miedo a la soledad, eso la llevó a no solo traicionar a mi padre que hasta donde recuerdo era un hombre bueno, sino que además a nunca estar estable con ninguna de sus parejas, tenía yo unos 9 ó 10 años cuando entré a la cocina y encontré a mi madre besándose con el hombre que había venido a reparar el refrigerador, ¡ella me miró, se acomodó la ropa y el sólo me dio la espalda!, mi mamá sacó dinero y me mandó a comprar dulces, sólo me di la vuelta y me fui, ¡me senté en al patio no quería comer dulces!, ¡sólo me senté ahí a pensar porque mi mamá estaba haciendo eso!, veía a los niños jugar en la calle pero no me apetecía jugar con ellos, unos minutos después el hombre se despidió y mi mamá se quedó como jovencita de secundaria en la puerta despidiéndolo, yo espere otro rato y entre a ver televisión, mi mamá entró y se sentó a mi lado y dijo:

-¡no le vayas a decir a tu papá!, yo solo la miré con desagrado, pero ella no entendió mis gestos, sólo se levantó y se fue a su recamara, cuando mi papá llegó ella lo abrazo como si nada pasara, él le traía un regalo no supe que, pero sentí que mi madre no se merecía nada, ¡mi padre era bueno!, ¿porqué mi mamá lo traicionaba así?, es algo que hasta este momento no puedo entender, esa noche me puse a pensar en todo eso y en sí debía hacer lo correcto y decirle a mi papá, ¡él no se merecía eso y le dolería más saber que yo también lo traicione!, pero ¿qué hacer?, ¡tenía yo solo 9 años!, esa noche la pase despierta pensando y llorando, cuando no tienes a nadie más solo te queda pensar por ti misma y me puse a pensar en lo mucho que quería a mi papá y en lo molesta que estaba con mi mamá, esa mañana mi papá me llevo a la escuela y antes de irme le dije: -¡Papá tengo que hablar contigo!-, el me miró con una sonrisa y me pregunto que sucedía yo solo lo abrace y le conté todo, el me abrazo y me dijo lo que me estás diciendo es muy grave y yo me sentía entre asustada y arrepentida, él me dijo que no me preocupara que me fuera a la escuela y que él lo arreglaría, esa tarde mi abuela fue por mí pero estaba muy seria, no me dijo nada en todo el camino y al llegar a casa mi mamá me esperaba en la sala , me dijo que mi padre se había ido por mi culpa y que estaba decepcionada de mi por ser una traidora boca floja, me dio una cachetada, me dijo que ahora estaríamos solas y que por mi culpa ella había perdido su matrimonio, yo me senté a llorar en un rincón y ella sacaba las cosas de mi papá y rompía sus fotos de matrimonio frente a mis ojos gritándome que todo era mi culpa.

Yo le pedí perdón me puse de rodillas y ella me gritaba más fuerte, ¡que si ya no teníamos para tragar seria mi culpa!, yo imaginé tantas cosas y me sentía tan culpable, pase toda esa tarde llorando, ella se metió a su cuarto y la escuche llamar a mi papá y le gritaba muchas groserías y lo amenazaba.

Los siguientes dos días solo me trataba con indiferencia, mi papá no había ido a verme pero el señor con el que la encontré empezó a visitarla, se esperaba a que yo me durmiera, una noche los escuche en la sala, mi mamá lo besaba y se quitó la blusa, yo me acosté a dormir deseaba estar soñando, unos días después, en la mañana que me levanté, él estaba en la mesa desayunado con nosotras, mi mamá lo abrazo del cuello y me dijo: -¡hija te presento a tu nuevo papá, ya va a vivir con nosotras!.

Vivió con nosotras tres años, mi papá me visitaba muy poco, tuvo muchos problemas económicos y mi mamá era una mujer muy agresiva que hacia escándalos y le gritaba majaderías en cualquier lugar que lo viera, ¡era demasiado vergonzoso para mí!, así que trataba de evitar a mi papá porque me dolía ver como lo trataba mi mamá, mi padrastro por otro lado era un hombre muy especial y reservado el sólo hablaba con mi mamá, ¡a mí nunca me dijo nada ni convivio conmigo!, por el contrario cuando yo hacía una travesura le decía a mi mamá que me pegara y que me corrigiera y si mi mamá solo me regañaba el la amenazaba y le decía que debía educarme.



Ángel Medina

#181 en Paranormal
#404 en Thriller
#219 en Misterio

En el texto hay: amor y magia, reencarnaciones

Editado: 05.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar