En esta vida no

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 7

Cerré lentamente la puerta de la habitación, Andrea está profundamente dormida después de un baño. Al principio fue difícil cuidarla pero ahora no se que haría sin ella,se que no debí acostumbrarme pero es completamente imposible no hacerlo esa bebé es lo único que me hace sentir útil. Camino en dirección a la cocina para preparar la cena son más de las cinco de la tarde y Damián pronto llegara de la empresa del señor Cáceres. Desde hace unas semanas está recibiendo capacitaciones para comprender el funcionamiento de las inmobiliarias. A los pocos días que el departamento estuvo listo quiso trabajar en algo antes de regresar a la universidad y el señor Aguirre hablo con él así que todos los días va de once de la mañana a seis treinta de la tarde y hasta ahora parece muy emocionado. Al llegar a la cocina busco en la nevera que preparar,me decido por unas pechugas de pollo asadas con verduras al vapor acompañados de arroz blanco, coloco todo en la barra de la cocina para despues comenzar llevo las verduras al fregadero a lavarlas...

Termino de poner la mesa cuando escucho como se abre la puerta del apartamento y sonrió al saber que Damián llegó,hoy es un día especial ya que ayudaría con la contabilidad de la inmobiliaria. Camino para llegar hasta él. 
- Hola, que bueno que ya estés aquí,en unos momentos estará la cena lista. - Digo acercandome a él. 
- Gracias, quiciera darme una ducha primero. - Responde sin mirarme y de manera sería. Algo anda mal él no suele ser así, siempre me saluda con afecto. - ¡Mírame Damián!. - Susurro temerosa que este molesto conmigo. Niega con la cabeza y comienza a caminar a la habitación. 
- ¿Que hice mal?¿ porque estás molesto conmigo?¿Porque no quieres mirarme?- Cuestionó con la voz entrecortada en medio de la sala. Lo veo detenerse en seco antes de girar y regresar rapidamente hasta a mi, por instinto cierro los ojos esperando un golpe o un grito pero no sucede,solo siento como me rodea con sus brazos. 
- No te asustes hermosa,yo nunca te golpearía Camila. - susurra cerca de mi oído. Lo rodeo con mis brazos y me permito recargar mi cabeza en su pecho disfrutando de este momento,no puedo negar que tuve miedo de él pero ahora entre sus brazos me siento protegida. 
- Lo sé, es solo...no querías mirarme y creí que estabas molesto. - respondo sin querer moverme. Acaricia mi cabello de manera tierna deja varios besos en mí frente para después hablar. 
- Hoy fue un día terrible en la inmobiliaria,el señor Aguirre me pidió ayudar en algunas cuentas las cuales no estaban bien, así que lo llame en cuanto lo noté. Fue entonces que descubrimos que un empleado estaba robando y al verse descubierto por mí se me lanzó a golpes. - Dice con cautela pero mis nervios aparecen, rapidamente me separo de él para observarlo detenidamente y efectivamente tiene una vendoleta en la ceja derecha y ligeramente en la mejillas comienza a visualizarse un moretón 
- ¡Iré por algo para curarte!.- Digo intentando caminar pero me sujeta nuevamente de manera que quedamos uno muy cerca del otro, mira atentamente mis labios y yo hago lo mismo con los suyos sin más se acerca rapidamente sus labios a los míos y comenzamos a besarnos cierro los ojos cuando sus labios se mueven de manera lenta,rodeo con mis brazos su cuello para tratar de seguir su ritmo. Esto es extraño llevamos casi un mes de casados y nunca nos habíamos besado de esta manera,en los pocos besos compartidos fueron castos pero ahora todo es diferente. Cuando el aire comienza a faltar el llanto de Andrea se escucha por el monitor de bebé. Nos separamos con nuestras respiraciones agitadas. Nos miramos por unos segundos y después logró hablar. 
- Yo... Andrea... despertado, enseguida regreso. - Balbuceó sin mirarle. Camino lo más rápido que puedo hasta la habitación y al entrar cierro la puerta detrás de mí,me recargó en ella y tomo un gran suspiro colocando una mano en mi pecho a modo de intentar controlar mi corazón que late muy rápido. Camino hasta donde mi princesa se encuentra llorando. 
- Tranquila, princesa ya estoy aquí. - Digo tomándola entre mis brazos. Con cuidado comienzo a caminar por el largo pasillo hasta llegar a la sala no veo a Damián supongo que debe de estar en el estudio así que cuando voy a seguir hasta la cocina el timbre suena miro a Andrea quien ya no llora. Ahora sólo observa todo con mucha atención, está tranquila. Al abrir la puerta mi respiración se detiene en cuanto veo a Ángela junto con Cristóbal quienes me miran con desprecio,no puedo decir nada solo acunó más a Andrea entre mis brazos. 
- Camila. - Dice Ángela con frialdad al verme antes de adentrarse al apartamento junto a Cristóbal sin esperar a ser invitados. Cierro la puerta y con miedo los observó. 
- Estamos aquí porque venimos por nuestra hija. - Dice Ángela con autoridad extendiendo los brazos para tomar a la bebé. - Siento un nudo muy grande en mi garganta pero al mirar a Andrea entiendo que no es mi hija y que sus padres están aquí. - Asiento con la cabeza y le doy a la bebé. 
- Pasen a tomar asiento por favor yo en un momento traire sus cosas. - Dije con voz entrecortada mientras señalaba el camino hasta la sala, ellos sin decir nada me siguieron. Cuando me aseguré que se encontraban cómodos fui hasta la habitación al entrar fui sorprendida por la presencia de Damián quien ya estaba alistando la pequeña maleta de Andrea.
- Se la llevarán.- Dije cuando me miró. Sin poderlo evitar comencé a llorar. Damián tenía razón el que yo me acostumbrara a cuidar de Andrea no estaba bien y ahora lo entendía. 
- Todo estará bien hermosa, tu hermana necesita comprender que es la responsabilidad y aunque nosotros adoramos a Andrea no puede quedarse con nosotros por siempre. - Dijo mientras me abrazaba nuevamente. Asentí a modo de compresión y tomados de la mano salimos hasta donde esta mi hermana. 
- ¡Aquí tienen todo de la bebé!. - Dijo Damián entregando la maleta a Cristóbal. El momento era completamente incómodo y se podía notar la tensión entre nosotros. 
- Bueno nosotros nos vamos, tenemos un viaje muy largo que hacer. - comento Ángela poniéndose de pie seguida de Cristóbal. Mi corazón latió con fuerza al escucharla decir largo viaje. 
- ¿Viajarán?.- Cuestione nerviosa,tomado con más fuerza la mano de Damián. 
- No es tu asunto pero si viajaremos a Querétaro y posiblemente nos quedamos a vivir por allá. - respondió de mala manera Ángela para después comenzar a caminar hasta la salida intenté seguirlos pero Damián me lo impidió tomándome con fuerza de la cadera hasta que escuchamos la puerta cerrarse. 
- ¿Porque no me dejaste acompañarlos?. - Cuestione molesta mientras lo observaba.
- Cálmate Camila si yo hubiera dejado que los siguieras Ángela te hubiera hablado mucho peor que hace un momento y entonces si tendrías motivos para estar molesta porque yo la hubiera puesto en su lugar. - Respondió Damián con seriedad sin decir más caminé hasta la cocina. Tenía ganas de llorar,ya no podría ver a mi princesa y Damián creé que me importa si Ángela me habla mal o no yo solo quería despedirme de Andrea..
Hoy es once de febrero cumplimos un mes de casados deberíamos estar felices pero está mañana Damián salió muy temprano que sólo dejo una nota diciendo que llegaría tarde y no lo esperara para cenar.  Desdé que la bebé de fue se formó entre nosotros un distanciamiento que se hizo más notorio cuando descubrió que visitaba a mi madre,cree que no debo hacerlo pero no puede impedirlo ya que yo cumplo con obligaciones hago la limpieza de la casa, tengo limpia su ropa siempre desayunamos y cenamos juntos pero no le permito besarme más. Incluso no le he pedido que se mudé de habitación por el simple hecho que no quiero tener problemas con él pero si las cosas siguen como hasta ahora no tendré de otra. Es por nuestro bien,él tiene razón cuando dice que no es bueno acostumbrarse a las personas y trataré de que sea así en los próximos veintitrés meses que estemo juntos. 
- Entonces no piensas decirme que te ocurre? .- Cuestiona Alicia una vez más. 
- No me sucede nada solo estoy cansada. En la alacena se encuentra los medicamentos de mí madre procura que los tomé por favor, también en su habitación deje su ropa limpia y en tu habitación esta toda su ropa de los niños - Digo mientras busco mi bolso para darle su mensualidad a mi madre. 
- Camila tienes que dejar de venir y preocuparte por todos ahora eres una mujer casada y no es justo que...- Ángela se fue sin dar explicaciones a mi madre y ahora lo único que puedo hacer es que esté bien así que tú también deja de decirme que hacer. - Respondo con brusquedad arrepintiendome enseguida al ver el rostro de Alicia.Camino hasta la habitación de mi madre estoy siendo cruel con mí cuñada y Damián pero solo así dejarán de cuestionarme cada cosa que hago. Entro a la habitación sin avisar pero enseguida me arrepiento. 
- Sí Ángela,hoy mismo te depositaré más dinero hoy recibiré el dinero que Camila me da cada mes la tonta sigue creyendo que estoy enferma me dará más dinero así que tú no te preocupes mi niña toda estará bien. - Dice mi madre por teléfono y ahora soy conciente que ha estado fingiendo. 
- Te llamaré después, cuídate mucho no descuides a Andrea y por favor Ángela piensa muy bien si él vale la pena. Como sea cuídense las quiero adiós!. - Dice mi madre con preocupación, agradezco que esté de espaldas a la puerta y no pueda verme. Con cuidado regreso a la cocina estoy molesta no está enferma, jamás estuvo preocupada por Ángela y siempre despilfarra el dinero en tonterías. Al entrar esta Rafael de la misma manera en la que suele estar desde hace ocho meses. 
- Rafael, deberías dejar de tomar y conseguir un empleo. - Digo en cuanto me mira. Se pone de pie tambaleadose y camina hasta estar frente a mi. 
- Camila yo he buscado trabajo pero solo necesitan profesionales y como sabrás yo no tengo más que la preparatoria y ni eso me sirve. Ahora que si fuera soltero me buscaría una esposa millonaria como tú hiciste con tu maridito. - Responde con tono molesto muy cerca de mi rostro, siento náuseas por su aliento y deseos de llorar. 
- Podrías no ser tan cruel yo no me casé por interés con Damián yo estoy con él porque lo quiero​. - Digo con decisión por que es la verdad. - Y respecto al empleo debes de entender que con la preparatoria Terminada puedes conseguir más oportunidades. - Respondo alejándome un poco de él 
- Sé que no lo dices pero tu opinas como todos que soy un inútil que no puede sostener su propia familia. - Susurra con odio. - Niego con la cabeza sintiendo como se forma un nudo en mi garganta. 
- ¡Yo no pienso eso,yo te quiero Rafael eres mi hermano y aunque nunca pude demostrarlo yo te quiero mucho. - Digo con tristeza. 
- A mí no me importa si me quieres o no,¿Sabes por que?. - Niego con la cabeza.
- Me recuerdas a tu padre, él nos arruinó la vida desde que puso un pié en casa. Enamoró a mamá y durante meses fingió que nos quería y en cuanto naciste demostró su verdadera personalidad dejando a nuestra madre llevándose el dinero que dejó de herencia papá con una carga más. - Grita molesto. Eso yo ya lo sabía desde que era muy niña Ángela se encargo de dejarlo muy claro yo solo soy una muestra del gran error que cometió mi madre al darse otra oportunidad. 
- Lo sé. - Susurro dejando caer las lágrimas que nublan mi visión. 
- ¡Eres un idiota Rafael!.- El grito de Alicia nos sobresalta a los dos. Ella camina molesta hasta donde esta Rafael yo no sé que hacer simplemente observó todo. 
- Me tienes cansada, siempre buscando a quien culpar de tu vida pero aquí el único culpable eres tú. - Golpea su hombro con fuerza. 
- Creí que me había casado con un hombre responsable y decidido pero no,simplemente eres uno de los dos títeres de tu madre y ya me tienes arta. Camila no tiene porque mantener esta casa y mucho menos a nuestros hijos y respecto a lo que le has reprochado. No es justo. Aquí nadie la valora ella también es tu hermana Rafael ¿cómo es posible que la trates así?. - solloza. Miro a mi hermano quién solo está con la cabeza baja. 
- Alicia yo creo que....- Ni se te ocurra defenderlo Camila en esta casa lo único que saben hacer es humillarte y aún así siempre tienes una manera de justificar cada palabra dicha por ellos. Desde ahora Rafael no volverá hablarte así lo prometo ahora vete a casa ya es tarde. - Ordena contenido su molestia. Asiento con pesar,se que pelearán y todo es mi culpa. Me despido de ella con un abrazo no sin antes agradecerle,salgo departamento preocupada, caminó hacia el ascensor estoy tan agotada, presionó el botón para llamar el elevador y a los pocos segundos se abre dejándome ver a tía victoria y a Fabiola. Entre en el agradecida por no tener que estar sola en esa caja infernal. 
- Hola Camila,¿otra vez por aquí ?. - Saludó Fabiola en cuanto me vió. Tía victoria le dio un codazo a modo de regaño. - No le hagas caso mi niña ¿cómo estás?. -dijo mi tía abrazándome tiernamente. Me acomode en sus brazos y suspiré entrecortado. 
- Ángela se volvió a ir con Cristóbal,Rafael discutió con Alicia y mi madre me...- Te golpeó. - Cuestiona enojada mi tía. 
- No tía, Damián no lo permitiría es solo que no se encuentra bien- Respondí saliendo de sus brazos para mirarla.
- Me alegra saber que ese chico te protege. ¿Eres feliz?.-Pregunto con seriedad. 
- Mamá Camila es feliz mira sus ojos están brillando solo de mencionar a mi primo. ¿Verdad?. 
- Sí tía Damián me hace feliz. - Afirme sonriente. Salimos del ascensor juntas por fin. 
- Camila ya es muy tarde, Damián ¿pasará por ti?. - Pregunto Fabiola. - No, él trabajará hasta tarde yo me iré en taxi pero no sé preocupen estaré bien. 
- Nosotras vamos a él supermercado te acompañaremos hasta que tomes el taxi. - Dijo tía victoria tomándome del brazo con delicadeza. Estos momentos son lo único que valen la pena cuando vengo a casa de mamá. Cuando salimos del edificio hace un poco de frío un escalofrío recorre mi cuerpo a causa de que solo tengo una ligera blusa manga larga. 
- Cariño debiste traer una chaqueta. - Comenta tía victoria mientras me abraza. - Lo sé tía pero el clima está loco cuando salí de casa no creí que hiciera frío. - Respondo avergonzada. Caminamos unos cuantos pasos hasta que Fabiola se detiene. 
- Camila,creo que tú abrigo personal llegó. - Dice Fabiola señalando un auto. Observo y Damián viene caminando hacia nosotras. Contengo la respiración él nunca viene a buscarme pero soy conciente que hoy me he tardado más de lo normal. Debería estar en casa preparando la cena y no aquí. 
- ¡Buenas noches bellas damas!. - Dice a todas para después saludar a cada una de nosotras, cuando llega a mí me besa en los labios,al ver sus ojos no parece estar molesto. Coloca en mis hombros el abrigo que me trajo y ahora soy conciente que ya no trae el traje que llevo hoy ahora viste una gabardina negra vaqueros azules y zapatos deportivos. 
- ¡Perdón!. - susurro solo para que él me escuche. No dice nada vuelve a besarme y sonríe. 
- Nosotras los dejamos chicos, ahora estoy más tranquila que no te irás sola Camila. - Dice mi tía llamando nuestra atención sonrió con pena y asiento finalmente. - Gracias tía. Nos despedimos de ellas para después caminar hasta el auto, Damián abre la puerta de copiloto para mí y cuando se asegura que estoy bien sentada comienza a ponerme el cinturón de seguridad. Es extraño que lo piense pero su manera de preocuparse por mí me desconcierta el día que llegamos al departamento dijo saber cómo serían las cosas entre nosotros y ahora me trata como un esposo amoroso. Cierra la puerta del auto para entrar del otro lado. 
- Gracias por venir por mí y por él abrigo prometo que la próxima ves no tardaré tanto en llegar. - Dije en cuanto prendió el auto. Miré como se aseguraba de no golpear ningún vehículo y siguió. 
- Camila,no estoy molesto para mí es mejor venir por ti, debí hacerlo antes. - Murmuró mirando atentamente el camino. - ¿Sabes? Quisiera que hoy fuéramos al cine y tal ves después a cenar lo que tú quieras Hoy se cumple un mes de nuestro matrimonio te estoy agradecido por ello y quisiera festejarlo.Abrí los ojos como platos al escucharlo era verdad que hoy se cumplía un mes de estar casados pero nunca imaginé que quisiera festejarlo. No dije nada solo baje la mirada para que no viera que quería llorar. 
- ¿Que ocurre Camila? No llores, sí no quieres ir no es necesario que lo hagamos. - Dijo sin dejar de mirar el camino. La culpa me invadió al tenía que responder y dejarme de comportar como tonta. 
- Muchas gracias por invitarme perdona mi actitud es solo que jamás he ido al cine y me sorprendió tu invitación. - Dije mirándolo asintió en respuesta. Minutos después estábamos en el cine mirando la cartelera. 
- ¿Que película quieres ver una comedia romántica,una de terror o de super Héroes?.- Cuestióna mirando los horarios. Cuando iban a responder cuando noté la mirada de varias personas observándome con desprecio como muchas veces.  Baje la mirada incómoda sin responder a Damián. 
- ¿Entonces?. - cuestionó
- Me están mirando.- susurré con la mirada baja. Sentí vergüenza que me pasará esto con él.
- ¡Hermosa mírame!.— negué con la cabeza. — Camila no hagas caso tu eres una persona valiosa y yo estoy orgulloso de ti tal como eres. — Dijo con orgullo en su voz. Los observé incrédula a lo que decía, tenía una gran sonrisa y sus ojos me miraban con ternura.  ¿ Entonces que película veremos?. — volvió a preguntar dando un pequeño pero cariñoso golpesito en la nariz. Sonreí con agradecimiento y decidí responder. 
— Veremos los Vengadores. — dije con emisión. Damien asintió y tomo mi mano para comprar los boletos.
Días despué
—  Estos días fueron geniales Fabiola, Damien me ha llevado al cine,a Chapultepec,al Zócalo,conocí un acuario y lo más hermoso es que cuando la gente me mira mal él me susurraba palabras hermosas. — Explicó a Fabiola quien sonríe igual de emocionada que yo. — Él dice que en cuanto pueda iremos a conocer el mar ¿sabes lo que significa?. —  Que uno de tus sueños se hará realidad. — Dice Fabiola una vez más. —Cubrí mi rostro con mis manos avergonzada. Desde nuestra primer salida juntos Damián se convirtió en un gran amigo con el cual estaba enseñándome a vivir, a casa de mí madre seguía llendo pero solo pocas horas ya que con su carácter desespero a la chica que contrato para la limpieza de la casa y termino por irse. Alicia cumplió su promesa hasta ahora Rafael me trataba mejor pero aún no trabajaba prefería beber y a comenzado a decir que estaba deprimido, cosa que no era verdad pero así justificaba su flojera a querer trabajar. 
— ¿Entonces Damián lo sabe?. — Pregunto Fabiola chasqueando los dedos para llamar mi atención. 
— ¿Saber que?.— Que mañana es tu cumpleaños. Era verdad mañana cumplía  diecinueve y también se cumplía un año que lo conocí. 
— Si es obvio Fabiola recuerda que antes de ser mi esposo fue novio y él lo sabe. — mentí para evitar que preguntara más. 
— Que bueno prima espero mañana se luzca con él regalo. Ahora me tengo que ir Aron me irá a buscar. — Dijo poniéndose de pie y depositando un beso en mi mejilla para después salir rápido del departamento sin dejarme hablar. Miré la hora y solo faltaba diez minutos para que Damián llegará la cena estaba lista. Ahora lo único que me inquieta es ¿Damián recordara mi cumpleaños?. Escuché el ruido de la puerta esa era señal que había llegado. Sentí un como miles de mariposa revoloteando en mi estómago cuando lo mire.  
— Hola hermosa,ya estoy en casa. — Dijo al verme. 
— Hola bienvenidos ¿cómo te fue hoy?. —Cuestione. Sonrió mientras sacaba de su portafolio unos papeles caminando hacia mi. — He traído esto para ti llegó el momento de que tú comiences a vivir Camila. — Dijo dándome un casto beso y dejando los papeles en mi mano sonreí y comencé a leer
Si deseas terminar tus estudios de primaria y secundaria acercate al INEA. Horarios flexibles
— Damián esto es...— no puede terminar de hablar por el nudo que se había formado en mi garganta.— Me atreví a inscribirte y el próximo lunes comienzas a partir de las tres de la tarde. — Dijo encogiéndose de hombros. Por primera vez me lance a sus brazos y me apodere de sus labios intentando expresar mi agradecimiento en ese beso...
— No hagas ruido princesa Camila aún duerme. —Desperté al escuché la voz de Damián a lo lejos. Ayer fue un día genial más porque me dijo que estudiaría. — ¡Mamá Gaby se comerá los chocolates!. — Dijo nuevamente Damián . Sonreí Gabi, Raquel y la pequeña Mirian estaban en casa miré el reloj y marcaba las ocho de la mañana. Salí de la cama para arreglarme para salír a saludar,tomé mi bastón y caminé hasta el baño para ducharme al llegar me deshice de mi pijama para comenzar a ducharme. Veinte minutos después estaba lista con un vestido largo color lila y el cabello suelto teníamos visitas a sí que decidí lucir bien aun que el aparato de mi pierna se notará un poco. 
Salí de la habitación en busca todos, siguiéndo el ruido de las voces de Damián y Raquel seguidas de las risas de Gabi. Caminé hasta el comedor lentamente al llegar en la mesa estaba un pastel de chocolate junto con bolsas de regalo. Damien colocaba globos de helio en forma de mariposas para adornar la mesa mientras trataba de no despertar a Mirian quien dormía en sus brazos. No pude evitar soltar un sollozo al mirar que si recordó mí cumpleaños. 
— Camila, que haces aquí se suponía que era sorpresa. — Dijo en cuanto me vió. Limpie mis lágrimas y caminé hacia él. 
— Muchas gracias Damián. — susurré viendo sus hermosos ojos azules.— sonrio me abrazó cuidadosamente y después me beso rapidamente. — De la cocina salió Raquel junto con Gaby muy contentas. 
— Hola Camila Feliz cumpleaños.— dijo Raquel abrasandome al igual que Gaby. — Muchas gracias a todos por hacer esto por mí. — Respondí.
— Gaby canta el Feliz cumpleaños a Camila cómo lo ensayamos princesa. — Pidió Damián a Gaby. Ella sonrió y se puso delante de mí para cantar. 
— ¡Feli cupaños a ti,Feli cupaños a ti. Feli cupaños amila Feli cupaños a ti!  — Canto con inocencia demasiado sonriente. Todos aplaudimos para felicitarla por su gran canción. Me puse a su altura depositando un beso en su mejilla en agradecimiento. — muchas gracias princesa es la mejor canción que he escuchado en toda mi vida. — dije emocionada
— Ahora sopla las velas del pastel Camila y pide un deseo. — Pidió Raquel poniendo el pastel frente a mi yo asentí mientras pedía mi deseo y sople rápidamente  en ese momento sonó el timbre. — Debe de ser Julieta yo la he invitado, espero que no te moleste. 
— Está bien, iré abrirle. — dije con una gran sonrisa caminando hacia la puerta. Este día me sentía muy feliz era la primera vez que festejaba mi cumpleaños,en compañía de personas que de verdad me apreciaban. — abrí la puerta aun sonriendo y al mirar quienes eran sentí como si me hubieran abofeteado. En frente de mi estaban mi madre, Rafael, Alicia y mis sobrinos.La sonrisa desapareció en segundos miré a mi familia con asombro no entendía cómo llegaron al departamento,hasta ahora lo que menos quería era verlos aquí donde por fin me sentía libre de ellos. - Trate de disimular asiendo me aún lado para dejarlos pasar. 
- Hola, buenos días bienvenidos,pasen por favor. - Dije con incomodidad. Mi madre fue la primera en pasar sin saludarme solo me observo de pies a cabeza con asco en su mirada pero al ver el departamento se adentro rápidamente. Alicia traía a mi pequeño sobrino de la mano y antes de pasar si me saludo y felicitó. 
- Buenos días Camila,feliz cumpleaños cuñada. - Dijo dándome un abrazo tierno,mi sobrinito hizo lo mismo dándome como regalo una pegatina de estrella. Agradecí ya que era fanático de las pegatinas así que era privilegiada que las compartiera conmigo. Cuando Rafael paso junto a mi con Catalina en brazos solo sonrió de lado a modo de saludo. Cuando todos caminaron hacia el comedor me sentí estresada un gran día se vería arruinado por mí familia. Observé el pasillo para evitar cerrar la puerta a Julieta. Cerré la puerta al no ver a nadie para reunirme con todos con la angustia corriendo por mis venas llegue al comedor Damián en cuanto me vió se acercó a mí con rapidez. 
- Yo no los llamé hermosa no te haría ésto. - Susurro besado mis labios un par de veces. - No te preocupes Damián estoy bien gracias por preocuparte. - dije en voz baja. 
- Camila princesa le decía a Raquel que tiene que darme la receta del pastel se ve delicioso. - Comento mi madre para llamar mi atención. Miré a Raquel con una sonrisa. - Repartiremos el pastel, gracias por cocinarlo para mí . - dije a Raquel mientras tomaba el cuchillo para partir el pastel.
- Es un placer cielo esperemos sea de tu agrado. - Respondio. Asentí para comenzar a repartir a todos. Una vez que todos tenían pastel tomamos asiento para charlar un poco,lo cual me resultaba incómodo ya que mi madre no dejaba de decirle mentiras a Raquel quién estaba fascinada con lo buena que era en sus relatos mi madre. 
- Entonces pasaron tres horas encerrada en aquel elevador  mi niña lloraba angustiada,se podrán imaginar mi dolor al escucharla. Lloré al escuchar su llanto desgarrador pidiendo ayuda y por más que el portero llamo a los bomberos demoraron mucho en auxiliar a mí niña. - Dijo mi madre con lágrimas fingidas. Pero en realidad paso que Ángela y Rafael me encerraron por diversión,no hubo ningún problema con el elevador. 
- Debió ser muy triste pasar por eso Camila lo lamento mucho. - Comento Raquel yo para ese momento ya no pude contener mis lágrimas. Era demasiado que mi madre mintiera descaradamente. Rápidamente Damián se acercó a mí,toma mi mano y besa mi mejilla para tranquilizarme. 
- Camila cuéntale a tu suegra el día que intentaste cocinar un pastel para mamá pero terminaste ensuciando mucho y quemando todo. - Dice entre risas Rafael. Todos sonríen con ternura mientras me miran. - ¿Lo recuerdas hermanita?.- pregunto con diversión. Asentí sin decir nada ya me sentía demasiado humillada. Los minutos pasaban lentos, mi madre seguía con sus mentiras junto a Rafael con sus comentarios sin sentido. Observo el reloj del comedor que marca las diez treinta de la mañanas​,es demasiado temprano. ¡Julieta no llegara!. 
- Camila, tesoro me gustaría que me enseñarás tu apartamento. ¿Puedes?. - pide mi madre con emoción. - Miro a Damián quien se pone de pie para ir con nosotros pero Rafael lo detiene.
- Cuñado,no te vayas quiero hablar contigo sobre una proporción. - Comenta Rafael con apuró asiento para que se quede y yo caminó con mi madre. - ¡Vamos mamá te mostraré! .-Por varios minutos le muestro habitación por habitación incluído el cuarto de lavado ahora vamos por la habitación principal en todo el recorrido ha estado muy callada y me preocupa ya que no tardará en estallar con un mal comentario. 
- Está es nuestra habitación, perdona el desorden pero...no contaba con festejar hoy. - Digo haciendo espacio para que pase primero. Ella entra con cautela mirando todo con atención camina hasta el gran vestidor y niega con la cabeza un par de veces en completo silencio después camina al cuarto de baño y su molestia se refleja en el rostro. Con paso decidido se acerca a mi. 
- Este departamento no tiene ningún escalón. - Exclama con los dientes apretados.
- El señor Aguirre dijo que es para mí comodidad. - Respondo alejándome un poco de ella.
- Cuántas comodidades para solo ser un matrimonio por conveniencia ¿no?. - menciona mirando todo,no digo a nada solo escucho
- Este departamento es mucho más grande que el nuestro y ahora resulta que compartes habitación con él.- Susurra mi madre con molestía. Contengo la respiración, estoy asustada por estar a solas con ella. - Te permití casarte por nuestro beneficio Camila pero mira todo esto.- Señala toda la habitación. - Vives mejor que nosotros, ahora usas ropa de marca. - hala mi vestido.- Ahora que falta que estés enamorada de ése. - Dice intentando no gritar. -Bajó la mirada sin saber que responder.
- Eres una idiota él nunca te verá con otros ojos tu solo causas lástima Camila nadie puede quererte es más estoy cien por ciento convencida que aún eres virgen,claro eres un monstruo es comprensible que hasta ahora no te toque y créeme no pretendo que te acuestes con él pobre chico,pero tienes que hacer algo para sacarnos de ese edificio recuerda que tu padre nos dejó sin nada ahora es tu responsabilidad pagar su engaño. - Dice señalándome con odio en su mirada sin más da vuelta y antes de salir por completo me mira nuevamente.
-¡Ha,por cierto Feliz cumpleaños princesa!.Ahora vamos no dejes esperando a tu joven esposo. - Dice saliendo de la habitación,camino trás de ella intentando no llorar ya que tiene razón jamás debí compartir habitación si se perfectamente que doy asco. Llegamos al comedor donde todos ríen al mirar cómo Gaby intenta limpiar el rostros de mi sobrino pero lo ensucia más de pastel. 
- ¿Todo bien?. Cuestiona Damián tomando mi mano en cuanto tomé asiento juntó a él. 
- si, muchas gracias por hacer esto por mí. - dije en voz baja solo para que él escuchara. 
- No agradezcas nada ,lo hago con mucho cariño. - Responde con una gran sonrisa, miró sus labios con atención quería besarlo pero mi madre tenía razón yo era una idiota enamorada por la cual nadie podía sentir amor solo lástima. El timbre sonó llamando la atención de todos, Raquel fue abrir enseguida y cuando apareció de nuevo venía en compañía de Julita, tía victoria y Fabiola quien sin saludar se tiró a mis brazos.
- ¡Prima feliz cumpleaños que cumplas muchos más!. - Grita cerca de mi oído dejándome sorda.- Gracias Fabi pero no me grites. -Dije con una sonrisa. - perdón. -Responde mientras se aleja de mi dejándome ver a tía victoria y Julita que traten muchas bolsas del super mercado. 
- ¡Bueno días a todos!.- Saludan Julieta y tía al mismo tiempo pero en cuanto notan mi mirada fija en las bolsas mi tía me explica rápidamente a que se debe - Princesa no nos mires así,traje todo para preparar tú comida favorita fue idea de tu suegra. - Sonrió con emoción ya que tía sabe que adoro la pizza y ahora saber que Raquel fue la de la idea me emociona más. 
- Gracias por hacer esto por mí.- Digo con voz entrecortada. 
- No agradezcas nada yo estoy feliz con ver a mi niño siendo feliz a tu lado y por eso llamé a tu madre pero al preguntarle cuál era tu comida favorita me pidió llamar a tu tía Victoria ya que ella cuido de ti y conocía más tus gustos. - Mencionó Raquel encogiéndose de hombros a modo de disculpa. Y era así que quedaba aclarando como era que estaban aquí. 
- Hiciste bien Raquel ya que mí hermana conoce muy poco de Camila. - Dijo tía victoria y mi madre se molestó tanto que se puso de pie tan rápido que tuve miedo de su reacción. 
- Bien ya que ahora eres la tía perfecta pues qué disfruten del día porque yo me voy. - Dijo evitando gritar,todos la observamos salir muy rápido. Por unos minutos nadie dijo nada hasta que el llanto de Mirian llama nuestra atención.
- Camila ¿puedo ir a alguna habitación para alimentarla?. - Pregunta Raquel y yo asiento para después llevarla a la habitación de invitados...
Hoy fue un día perfecto la sorpresa que preparó Damián por mí cumpleaños fue hermosa,nunca nadie había hecho algo así por mí y aunque mi madre llegó intentando arruinar todo no lo logro me sentí triste cuando se fue pero no cambiaría nada de este día ya que Rafael cambio cuando mí madre se retiro se porta amoroso con Alicia, se puso a jugar con sus hijos incluso se tomó un momento para saber cómo era mi vida con Damián definitivamente y dolorosamente todo es mejor cuando mi madre no está cerca.Después que mamá se fue todo fue mejor entre todos hicimos las pizzas mientras Catalina y Mirian dormían Fabiola jugaba y cuidaba de Gaby y Nicolás hasta que todo estuvo listo para hora de la comida yo hablé con Tomás quien llamó para felicitarme por mí cumpleaños y cuando le conté que teníamos una pequeña reunión la cual Damián organizó le dio a mucho gusto. Después de terminar la llamada aproveche en ir a arreglar la habitación pero fuí descubierta por Fabiola me envió con todos a la sala donde la pasamos genial hasta la noche.
- Hoy todos estuvieron muy felices,¿Tú también estás feliz?. - Cuestiona Damián mientras se mete a la cama. Yo lo observó con una gran sonrisa la linda pulsera de oro con alas que me dio como regalo.
-¿Sabés? Es la primera vez que sopló la vela de un pastel,que tengo una reunión de festejo,que mi hermano Rafael se comporta como siempre soñé y todo es gracias a ti. - Digo entre sollozos imposibles de controlar,tapó mi rostro con mis manos la emoción me invade y me avergüenza a la ves que me vea llorar. Siento como me rodea con sus brazos y poco a poco mi cuerpo es recostado en su pecho. 
- ¡No llores Camila,no quiero verte llorar nunca más!. Te prometo que me encargaré de que ahora solo seas feliz.¿Me crees verdad?. - Pregunta mientas retira mis manos de mi rostro para que lo miré.- Asiento con la cabeza ya que soy incapaz de responder. Sé que ésto es una locura no debería dejar que mis sentimientos crezcan pero ahora entre sus brazos me siento protegida...
- Camila, cuéntame cómo fue que tú madre te comenzó a maltratar.¿Lo recuerdas?. - Pregunta la doctora Lucía,mi Psicóloga. Desde la noche de mi cumpleaños en la cual acabe llorando en brazos de Damián hasta quedar dormida él decidió que era necesario asistir a consulta. 
- Recuerdo que desdé siempre me trataba mal pero me comenzó a golpear cuando tenía cinco años y fue porque comenzé a llorar cuando me llevo a un internado pero no me quise quedar, tenía miedo mi hermana me dijo que ese lugar era para regalar a los estorbos como yo. - Dije comenzando a llorar.
-¿ Entonces tus hermanos ya sabían de que tú madre te golpeaba?. - Pregunta mientras me da un Kleenex.
- Mi hermano Rafael si junto con mí hermana Ángela si pero mi hermano Tomás no lo notaba ya que lo hacía cuando él no estaba.. - respondo entre lágrimas.
- Camila te haré una pregunta y quiero que me respondas mientras recuerdas todos y cada uno de los golpes. -¿ Tú quieres a tu mamá?.
- Sí. - respondo sin dudar.
- ¿Y por tú padre que sientes?. Pregunta seriamente. Bajó la mirada incómoda sin responder
- No tengo ningún sentimiento por ese hombre no lo conozco y no se puede tener sentimientos por alguien que te abandono. 
- Le tienes rencor. - Dice Lucía.
- Claro que no- respondo con molestía.
- Muy bien,según tu no sientes nada por él y que pasaría si un día llegará para pedirte perdón por su abandono ¿Lo perdonariás?. - Desvió la mirada con nerviosismo y observo la hora por suerte nuestro tiempo termino.
- Tengo clases y nuestro tiempo termino, gracias doctora. - Digo poniéndome de pie lo más rápido que puedo para caminar a la salida negándome a responder.
- Muy bien te veré en una semana pero recuerda que El que calla otorga.— La escucho decir antes de salir. Cuando estoy fuera del consultorio, pude escuchar como me llamaba pero no me detuve seguí caminando,estaba muy molesta quien se cree para preguntar si quiero a un hombre que no conozco,sabiendo que me abandono si esa es ética profesional definitivamente no quiero volver a terapia. Por un muy largo tiempo caminé está ves sin fijarme como me veía la gente o cuanto dolía mi pierna, simplemente caminé hasta llegar al edificio dónde vive mamá con la esperanza de encontrar una respuesta en casa de mi tía. 
- ¡Camila!¿Que haces aquí?¿Estas bien?.- La voz de tía victoria llama mi atención. -Volteo para mirarla viene de su trabajo ya que trae su uniforme luce cansada y ahora por mi culpa preocupada. -Niego con la cabeza. Tengo muchas dudas y en este momento solo ella puede ayudarme.
- ¡Tía, necesito tu ayuda!.- Susurro intentando contener las ganas de llorar.- Cariño me estás preocupado, Damián te ha hecho daño? ¿ Pasó algo tu madre?. - Pregunta,toma mi mano y me guía hasta la entrada del edificio pero al notar que me pongo tensa se detiene.
- Damián no me ha hecho daño tía las cosas entre nosotros están bien y respecto a mamá, supongo que esa bien. Yo estoy aquí porque quiero preguntarte algunas cosas sobre el hombre que me abandono. - Digo con vergüenza, jamás quise saber que ocurrió con él pero hoy es diferente. - Asiente nerviosamente mientras suspira. 
- Bien, hablaremos en el apartamento,Fabiola está en casa de unas amigas y llegará tarde.- Comenzamos a caminar juntas al elevador no digo nada no se cómo empezar, ella es quien conoce más a mi madre y estoy segura que sabe perfectamente que ocurrió con ese señor. Cuándo llegamos a su apartamento pasamos directamente a la sala 
- Iré a cambiarme enseguida regresó. - Dice caminando hacia su habitación. Estoy conciente que me dirá cosas que quizás nunca debí saber y que quizá termine odiando y no quiero tener ningún sentimiento por él.
- ¡Ya estoy aquí!.- Dice mi tía sacándome de mis pensamientos. Me mira con preocupación solo hace un gesto con la cabeza para que comience hablar.
- Tía,hace unas semanas Damián me sugirió ir a terapia con un psicólogo él cree que es mejor antes de comenzar a ir a tomar terapia física para tratarme. - Comienzo a decir.
- Me parece perfecto Camila, estoy agradecida con él porque ahora tendrás una nueva vida donde no sufrirás como al lado de tu madre. - Dice con alegría pero al notar mi seriedad guarda silencio.
- Hoy en mi sesión la doctora me preguntó si yo quiro a mi madre a pesar de lo que he vivido a su lado y por obviedad respondí que si y después pregunto si yo quería a ese señor a lo que yo respondí que no. Entonces ella no conforme con mi respuesta dijo que si él regresará pidiéndome perdón por su abandono lo perdonaría. - Dije con la voz entrecortada mirando a mi tía. Ella se removió incómoda en el sillón en el que se encontraba sentada. 
- Ése hombre es tu padre Camila, sé que se fue pero deberías nombrarlo como es. - respondió.
- Como podría llamar "padre" a un hombre del cual no se ni su nombre tía,no llevo su apellido y mucho menos quiso saber de mí. Por años me pregunte que hubiera pasado si no hubiera nacido así, talves él no se hubiera ido y mucho menos le hubiera robado a mi madre. - respondo derramando lágrimas de dolor en impotencia al hablar de este tema. 
- Camila no son las cosas como tú piensas, tu padre no se fue porque nacieras así, él te esperaba con mucha ilusión solo que pasaron cosas entre él y tu madre que no pudieron superar . - Dice mi tía con un tono cariñoso mientas me abraza, escondo mi rostro en el hueco de su cuello. 
- ¡Eso no justifica el robo que cometió tía!. Yo tuve que soportar que Ángela me dijera que tengo un apellido que no es mío,Rafael siempre he ha hechando en cara el robo y mamá siempre dejo muy en claro que arruine su vida, tía y todo eso es culpa de ese hombre.- Digo entre sollozos. - ¡Escúchame muy bien Camila tú no tienes porqué juzgar a tu padre y deja de llorar y intentar encontrarlo culpable de todo a él, que tú madre también tiene cola que le pisen!. - contesta en tono de regaño.
- ¿Puedes decirme su nombre?. - pregunté limpiando mis lágrimas,pude sentir como de puso tensa ante mi pregunta. -¿Tía?.- Dije mirándola. 
- Sí,hasta ahora no sabes el nombre de tu padre es porque es lo mejor princesa y yo no puedo decirte porque las promesas no se rompen. Ahora ya no llores más y ve a recostarte en cama de Fabiola te ves cansada y por el estado en el que llegaste se ve que caminaste mucho.- ordena con cariño y ahora estoy como al principio molesta. - Asiento con tristeza,se que ocultan algo y no dirá nada más, me pongo de pie y camino hasta la habitación de Fabiola,al entrar no me sorprende ver su habitación con póster nuevos. - Sonrió con nostalgia yo siempre quise poder tener una habitación decorada a mi gusto con mis artistas favoritos pero cuando lo intente mi hermana se lo dijo a mamá y destruyó hasta mis CD's. No quisiera pensar en que me haría si le preguntará de ése señor...
- ¡Despierta hermosa!. - Escucho la voz de Damien llamarme a lo lejos pero me niego a abrir los ojos. Me siento cansada.
- Si,no despiertas me comeré tu cena.- Susurra cerca de mi oído provocando que un escalofrío me recorra todo el cuerpo y justo cuando voy responder comienza a besar todo mi rostro hasta llegar a mis labios donde deja varios besos haciéndome reír 
- ¿ Que haces aquí?. - Pregunto en cuanto abro los ojos.
- Tu tía me llamó y como es tarde nos invitó a cenar. - Dice mientras me ayuda poner en pie. 
- Tenemos que hablar de las terapias con la Psicóloga. - Digo antes de salir. 
- Estoy enterado que saliste un poco alterada de la sesión pero solo hablaremos cuando estés lista no quiero que te preocupes. 
- Solo quiero no ir por un tiempo. - Respondo con la voz entrecortada. Asiente y juntos caminamos hasta el comedor. Donde tía victoria y Fabiola ya nos esperan. 
- Prima,más te vale no haber besado a mi Jared Leto porque si fue así no te perdonaré nunca. - Dice Fabi mientras me saluda con un gran abrazo. 
- Yo no beso a desconocidos prima y menos si hablan tan raro y si no recuerdas estoy casada.- Respondí ante su amenaza mostrando mi dedo anular con mis anillos. 
- Además Fabi,Camila ya encontró su príncipe,ya no tiene porque besar sapos. - Menciona Damien defendiendome dándome un gran beso frente a ellas. Fabiola nos mirá asombrada y yo no puedo evitar sonreír "es tan lindo"
- No comiencen a pelear por favor niños la cena ya está listas. - Anuncio mi tía mientras nosotros reíamos. Pasamos al comedor donde se encontraba una rica pasta a la boloñesa que disfrutamos muchísimo era su comida favorita de Damián quien pidió doble porción mientras hablamos de todo y antes de notarlo ya eran las once de la noche,así que decidimos despedirnos y regresar a casa. 
- ¿Que fue lo que te puso mal Camila?. - pregunta Damián mientas maneja el auto, en lo que llevamos en el no he dicho nada. No sé cómo hablar de lo ocurrido sin soltarme a llorar. - Cuando tu tía me llamó me asusté mucho, creí que algo malo te había pasado. - Susurra mientras niega con la cabeza.- Pero al mirarte dormida tan tranquila la angustia desapareció. - Me mira por unos segundos sonriendo tan tiernamente.
- Gracias por preocuparte por mí. Hoy la doctora Lucía me hizo una pregunta difícil de asimilar y parece que no le gusto mi respuesta. - comienzo a contar. - ¿ Puedo saber que fue lo que Pregunto?.- Suspiro con tristeza apagó la música y me coloco a manera de poder mirarlo. 
- Hoy hablamos de mi madre,de la vida que lleve durante todos estos años,de la convivencia con mis hermanos y cuanto los quería...los quiero y entonces ella me preguntó si yo quería a él hombre que me abandono así que yo respondí que no puedo tener sentimientos por alguien no conozco. Entonces ella insistió diciendo que posiblemente le tengo rencor. - Digo comenzando a llorar nuevamente, Fabiola tenia razón soy una llorona. - Pero¿Sabés? Creó que tiene razón ahora después de hablar con mi tía entiendo que si él no se hubiera marchado mi vida hubiera sido mejor. 
- Eso no puedes asegurarlo a veces es mejor que las personas se vallan cuando desean hacerlo Camila, porque cuando existen cosas que no les permite hacerlo terminan llenándose de odio y descargando toda esa frustración en seres inocentes que no comprenden porque lo hacen. - Dice con tristeza. Lo observó por unos segundos y caigo en cuenta que se refiere a su madre. 
- Damien yo...- Mi padre intento retener a mi madre por mucho tiempo asegurando que con el tiempo nuestra situación económica mejoraría pero ella aspiraba a muchas cosas y ser madre no fue una de ellas y ante la negación de mi padre a dejarle ir comenzó a descuidarme y sí ya su trató hacia mi era malo con el tiempo fue peor,mi padre lo noto y fue que la dejo ir aunque nos quedaríamos solos. Pero me sentí también cuando se fue, ya nadie me gritaba ni me golpeaba y al ver el esfuerzo de mi padre nunca me permití extrañarla porque mi padre siempre fue todo para mí ya después con el tiempo se agregaron Raquel y Gaby dándome una familia de verdad. Hermosa con esto no quiero decir que tú madre merece que le des el cielo en la tierra pero tienes que entender que no es bueno escarbar en el pasado de otros cuando podrías dañar el presente de muchos. - Dice Damián detenido el auto cuando llegamos al edificio. Tiene razón fui imprudente al querer saber el motivo por el cual fui abandonada por un hombre no quiso hacerse cargo de mi.
- ¡Ahora señora Herrera,subiremos a casa tomara una larga y relájate ducha y no se preocupara más por lo de hoy,. Ya mañana será un nuevo día!.¿De acuerdo?.
- ¡De acuerdo!...



Natsumi_Moon

Editado: 30.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar