En Las Redes De Una Mexicana

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 0.1

Llamada 

-¿Todo listo cariño?- me dijo

-si Cielito, todo en orden, ya me contrató y sobretodo ya me devoró con la mirada-dije con picardía

-Hijo de su madre-dijo molesto

-Relajate ya Manu-dije

-Bien, te veo en la base-dice y yo cuelgo la llamada

Salgo de la empresa y camino a mi coche, no se como le haré para actualizarme en esa empresa, no tengo problema alguno pero me estresa y aún así me encanta este campo laborar.

Me presento, soy Guadalupe Montemayor estudié muchas cosas, la verdad no quiero elogiarme diciendo mis títulos y sobretodo con excelente notas, en fin, que más podrían saber de mi. Al mudarme a diferentes países como Hong Kong, Chile, Francia, Estados Unidos, etc se hablar de todo un poco pero cuando hago esos viajes me regreso a mi país, México, exactamente en Monterrey, lo hago para que no se me olvide lo regía que soy, mi infancia y mi adolecencia si fue de colores grises pero siempre tenía un escape, Justin, era mi novio desde la secunadaria y nos veíamos a escondidas ya que no podíamos ser novios, el era rico y yo pobre, ya sabrán que pasó, pero ALTO, no me dejo por su mamá, no señor, me dejo por guilipollas, por poco hombre, etc; lo conocí en una obra de teatro, yo estaba en la puerta y el iba a entrar cruzamos miradas y me perdi en sus ojos verdes, tenían misterio y se veía que era muy tierno, desde ese día comenzamos a salir, me enteré que estaba en la secundaria y como yo me iba sola el me esperaba, lo conocí en Monterrey, estaba el en un colegio y yo en una secundaria pública, diramos toda la adolescencia juntos y si teníamos planes para casarnos, en mi país casi ya no había las parejas que se pasaban por un verdadero amor y a mi me gustaba que mi relación fuera la única hasta que: me dejo plantada en el altar, si señor, el hijo de su madre me dejo plantada en la Iglesia con nuestros amigos de secundaria y de la preparación, el pago una cantidad para que viajarán a Monterrey para nuestra boda y yo solo puse los anillos, fui a buscarlo y ya no estaban sus cosas, ni su mayordomo, ni sus, carros, cortinas, nada, entre a la casa y estaba sola, hasta los cuandros se llevaron.

《Me deprimí y llore pero sólo un mes, me recupere y seguí con mi vida, tenía el sueño de ser una gran empresaria y dueña de una, me encantaban los casos policiacos y buscar criminales, mi sueño comenzó con una serie que se llama: Law & Order, esa jodida serie era la mejor, porque se mostraba como comenzaba desde un inicio de una investigación hasta cuando atrapaban al maldito y fue ahí que me enamoré de casos encubierto, porque varias escenas no sabían donde estaba el origen y sólo atrapaban al peón ya cuando se deban cuenta de eso, abrían la investigación de nuevo y lo hacían, por eso es que me decidi en un trabajo donde hiciera las dos pasiones de mi vida, la ley y mi trabajo de ser una super estrella en el área laboral empresarial ya que me contactaron para ese trabajo el FBI, querían información sobre una empresa y yo era aún una practicante, estaba en mi último semestre para ya graduarme obviamente acepte el trabajo de sólo 6 meses, busque el balance general de la empresa, sus ventas, sus ganancias y sus pérdidas y las telas que por fortuna de ellos fue ahí donde estaba el fraude, ya que las telas eran de contrabando, la aduana no sabía sobre el contrabando de la empresa Dein Modegeschäft, que es "Tu negocio de Moda", si el título está en Alemán, yo soy una joven muy hermosa y mi trabajo fue: "seduce al jefe sin ningún contacto sexual y destruye la empresa", y eso hice, enamoré al chico Alemán y deje su empresa en quiebra sin ninguna sospecha ya que cuando yo hiciera eso, mis otros compañeros del FBI se encargaban del jefe y se iba directo a la carcel, en ese momento sentía que mi dolor por la partida de Justin se estaba cobrando, fue ahí que me decidí trabajar en eso, enamorar empresarios grandes y una vez que los enamorar a les sacaba toda la información de su empresa y los destruía. Hasta que lo vi, sentía algo muy diferente a lo que sentí con Justin, el era una tranquilidad plena, era extrovertido y muy cerrado y un así su aura de diversión no se iba, no era el típico jefe frío que tenía un pasados raros y atroz , era como un libro, guapo, musculoso, mínimo de 1.85m, un moja bragas, que deseguro se cogió media ciudad, ojos grises intensos y pelo negro, hacia un contraste excelente con su piel perfectamente clara, era un hombre de una bendita novela de amor, era fuego y se le notaba que amaba su trabajo, me mandaron a investigarlo y que le hiciera lo mismo a el como lo hice con los anteriores, algo me decía que estaban equivocados pero mi trabajo era primero, Justin me hizo caer en algo que no olvidaré, el amor es un arma de doble filo, te sana pero también te destruye, eso hizo el conmigo y por el aprendí esto, no enamorarme hasta conocer muy muy a fondo a mi pareja, por lo menos 85% del 100, porque bien se sabe que jamás conocerás a una persona al 100% y yo no pretendo eso en un solo día, sólo lo vi con traje y mi centro ya me palpita, joder, sabe que está bueno y más con esa sonrisa con oyuelos, hasta su nombre y su vos tan grave me encantaban, salí de mi trance y me puse fría, hable con profesionalismo y no deje que mi desliz hablará por mi, tenía que conseguir ese trabajo si no mi plan se iria por un tubo y lo que menos me gusta es fallar en mis trabajos, seria un honor trabajar para una empresa de Moda tan reconocida que MORE MUNDI, ya que sería un misterio la estructura de dicha compañia, tenía un perfecto estatus social, económico, productivo y con una imagen impecable.

Algo me decía que mis barreras las destruiría y que valdría la pena, lastima que no soy esa chica, no me enamoro fácil, no me éxito tan fácil para conseguir un polvo, no soy nada fácil, ya que me convertí en una viva imagen de la cancion de Osuna que se llama: Rompecorazones, porque eso soy, te destruyó si me pruebas ya que nadie puede destruir lo que ya está destruido.》



Yolanda Sánchez

#7066 en Novela romántica

En el texto hay: negocios, mentiras, amor de dos

Editado: 08.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar