En libertad [#e3]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 32

-Sabés cariño, tú también tienes una computadora.-Alexander sonrió sin ganas mientras me miraba, blanqueo mis ojos.-Y yo no utilizo la tuya.

Me estaba irritando ya, sé que odia que toque su computadora pero es distinta a la mia. Desde que los gemelos descubrieron que se podían ver dibujos animados allí me la utilizan 24/7. ¡Es un fastidio! Sin embargo, la computadora de Alexander tiene contraseña y no permite que nadie la toque ni siquiera los gemelos.

-Vamos, Alex. Solo busco algo y listo, madura.-Susurre con la mirada perdida y la voz lenta, como si mi mente estuviera desconectada a mi ser.

-Me encantaría saber que buscas en mi computadora.-Se cruza de brazos-Es privacidad.

-Bien, denunciame por evadir tu privacidad-Sonrió con burla sin despegar mi vista del aparato

-¿Al menos me puedes contar que buscas?

-Hace unos años te di toda la información sobre los Ángeles. Estoy buscando la forma en la cual pueda debilitar un poder mayor al mío, cuando canalice el poder de Emily también se fue parte del mío. Y ahora cada vez que llamo a Ashic este no aparece, mi poder no es lo suficiente como para poder contactarme con él. Y quiero debilitar su poder así los balances buscan su equilibrio. Necesitamos la misma energía para poder conectarnos.

-¿Con el fin de...?-Movió las manos en el aire con curiosidad, había captado su total atención con mis palabras.

Sabía perfectamente que a Alexander le causaba muchos celos todo chico que me rodee o al que yo quiera hablarle, menos Nick que por razones obvias sabía que Nickolas nunca se me acercaría con segunda intención. Vamos, todos saben que es gay.

Es adorable verlo celoso.

-Necesito traer a James. Él lo llevó al limbo y... Puedo intentar sacarlo. Los Ángeles son indestructibles, lo sabes por Derek; aún pasan los días y su poder sigue fuerte y no podemos matarlo. En cambio, Ashic no es un Ángel. Él cayó cuando Derek lo rechazó en el cielo, yo solo permití que tenga alas y viva con mis ángeles, pero eso no lo transformó a uno. Él tiene un punto débil, como todos nosotros y quiero saber cuál es.-Lo miré, exigiendo con la mirada.

El tragó en seco y se acercó a mí, tomó la computadora arrebatandome de las manos y la coloco entre sus piernas acomodándose bien en su asiento. Comenzó a teclear algo apresuradamente mientras que no despegaba la vista del aparato y no emitía ninguna palabra.

Al cabo de unos minutos, él se hecho para atrás apoyandose en el respaldo, mientras que agarraba su vaso de Whisky que lo esperaba en el apoya brazos y luego de darle un trago pronunció;

-Lo tengo. -La comisura de sus labios se elevan en una sonrisa-Su debilidad son los sentimientos.

Elevó ambas cejas con incredulidad;-¿Es una broma? Los sentimientos son la vulnerabilidad de todo el mundo.

-No de un ángel, Derek es indestructible por qué no tiene sentimientos. Todo lo que muere no tiene sentimientos, pero aún así; los Ángeles deben proteger la fas de la tierra por instinto no por sentimiento.-Le volvió a dar un trago veloz a su vaso.-Sin embargo, Ashic siente rencor. Es un sentimiento.

Me quedo perpleja ante lo dicho, tenía absoluta razón. Ashic aparte de sentir rencor por lo que le hizo su familia, también siente cariño y aprecio por mi. Evidentes pruebas que su humanidad sigue de pie.

-¿Ashic no está muerto?-Pregunto totalmente confundida. Él alza su mano sosteniendo su vaso indicando que acerté.-Por eso desobedecio mi orden y trajo a Lucas. Por qué él no es un muerto, no es uno de mis súbditos. Por eso trajo a Lucas sin remordimiento por actuar a espaldas mias... Pero, ¿Por qué está en el cielo? ¿Por qué me dijo que su familia lo había asesinado?

Ladra su cabeza pensándolo. ;-A ver describime cómo es su físico.

-No tiene sentido, tú también lo conociste por persona. Al igual que Lucas.-Aclaré, él me miró de forma de reproché y advertencia. Al cual suspiré y contesté;-Es moreno, piel fría y pálida, sus ojos son avellanas hermosos y cuando se iluminan por la luz del sol parecen estar llenos de esperanza. Su estatura es igual a la tuya, alto, potente. No tiene barba, ni tampoco manchas en su rostro, es perfecto en simples palabras.

-Gracias por aumentar mis celos, Mclaren-Me sonríe amargamente mientras apreta fuertemente susudicho vaso.-Lo que ves no es real, cuando lo conocí era rubio, ojos miel, más alto que yo, con barba y sus ojos eran fríos e intimidantes.

-Es imposible, Alexander...

Él se inclina hacia adelante mirándome directo a los ojos-Ahí lo tienes; Ashic no es una persona, es una ilusión que pusieron en nuestra mente.

Mi vista se pierde y comienzo a tener flashback de su presencion, el día que lo conocí. El día que ganó mi total confianza.

-Escucha-Alexander leyó en su portátil;-Las sombras, súbditos de Yheitor, tienen el poder que ningún otro ser obtiene; la ilusión. Pueden figurar ser personas que nuestro subconsciente piensa e imagina. Pueden estar en distintos lugares tanto en la tierra, como en el cielo. Pero no tiene la capacidad de hacer que todos los vean a la vez dado que como no existe en realidad no puede entrar en tantas mentes a la vez, lo cual se hace presente individualmente. Katherine, creo que ya entendí todo esto.



SolWalton

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar