En libertad [#e3]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 38

QUINCE AÑOS DESPUÉS

La guerra terminó.

Alexander y yo vivimos la etapa de descansar y hacer cosas divertidas, esas típicas idioteces que hacen las parejas. Hacia muchísimo que ya no teníamos un tiempo para ir a una cena, ir a patinar, llevar a los gemelos a su partido del sábado, o sentarnos a llorar mientras vemos Titanic.

Las horas, días, semanas, meses, años, habían pasado. Nos gustaba recordar los viejos momentos al cual éramos solo dos en la familia; que nos peleabamos constantemente y resolvíamos nuestras discusiones con un gran apasionado beso. Nos gustaba recordar cuando por primera vez supimos de Matthew y Dylan, los pequeños Demonios que nos fortalecieron y nos brindaron un amor incondicional.

A los gemelos les falta tres meses para que sea el cumpleaños número veintidós. Matthew lo toma con indiferencia dado que ya dejaron de envejecer a los dieciséis años. En cambio, Dylan se preocupa demasiado por el tiempo.

Dylan tiene un problemita con su Demonio interior, es difícil de dominar y muy peligroso. Suele tomar el control de su cuerpo e intenta asesinar a todo lo que se le cruce por delante. Travis es el ancla a la realidad; lo hace entrar en razón y así Dy le gana a su ser interior. Algo demasiado preocupante pero solo él puede detenerlo.

Matthew lo apoya siempre, son tan unidos que me llega a sorprender. Matthew en cambio, es una persona muy... Inteligente, audaz, tiene esa chispa de autoridad y brinda ese sentimiento como si el tuviera más poder que todos que intimida. Álexander está empeñado en que sería un perfecto heredero del puesto.

Matthew no lo niega, tampoco es como si fuéramos a elegir quien se quedaría con el Reino. Ya que Dylan se niega rotundamente a tomar el control y Matthew adora el control. Por lo cual, cualquier cosa que pueda suceder; Matthew es legítimamente el sucesor al trono

Alexander por su parte, esta muy inquieto por las fechas aproximadas en las que estamos. Realmente está muy feliz de que tan solo queden dos días para que Li cumpla dieciocho años y pueda volver al reino.

Me pregunto como es que iremos por ella. Sería totalmente raro abrir tu puerta y encontrar a la realeza diciendo que eres la princesa pérdida.

Por su puesto que el mundo está al tanto de nuestra pequeña. Los noticieros no paran de hablar que tan solo faltan dos días para que la princesa pérdida vuelva a casa. Lo ansiosos que están. De hecho, hasta hacían teorías sobre ella, quien podría ser y etcétera.

Era divertido ver cómo se matan la mente para sacar una simple ubicación.

Todos buscaban a Amelie, pero ella, estaba muy bien escondida.

En una casa de Amsterdam, con una "madre" farmacéutica y un "padre" periodista vive una inocente "humana" llamada Amalia Dephal. Los humanos están lejos de adivinar que es ella.

—Mañana es el cumple de Li. ¿Qué haremos? ¿Cómo vamos a ir hacía su hogar y dar la noticia sin que nos quiera matar?—Dylan preguntó mientras metía las manos en los bolsillos delanteros de sus pantalones.

—No creo que nos ataque, es un Ángel—Alexander nos miró con una sonrisa burlona.

—Cariño, deja de subestimar mi raza. Los Ángeles están llenos de sorpresas.—Bebí de mi copa mientras me apoyaba contra la mesa. Inclinando mi cuerpo hacia atrás y mi mano libre agarrando el borde de susodicho mueble.

—En el caso que nos lastime, somos Demonios. Podremos asustarla o detenerla.—Matthew se encogió de hombros mientras sacaba una caja de cigarros y se llevaba uno a su boca.

No me molestaba que fume, la inmortalidad nos daba ese placer de hacer lo que quisiéramos. Además, sabía a la perfección que él solo fuma cuando está aburrido o se le antoja uno.

—Eviten a toda circunstancia mostrar su lado demoniaco.—Alexander nos apuntó a los tres—La asustarán.

—Es un ángel con familia demoníaca, Gwahanol y licántropa. ¿aún así esperás que no se asuste?—Dylan apuntó todo su alrededor—Todo la asustará.

Suspiro.

—Que sea un ángel tampoco significa que sea un cristal al cual se puede romper 24/7 —Afirmo frunciendo el ceño—Todo la asustará, pero estoy segura de que convivirá con nosotros. Proviene de una familia indomable pero dominante, no esperemos que ella acepte venir con nosotros y fingir ser una familia perfecta. Traerá sus caprichos, sus enojos, sus desconformidades. Y nosotros vamos a convivir con eso.

—Probablemente cuando conozca a Allen Vieenself se nos aproximará un problema.—Dylan aprieta sus labios.

Alexander alza su copa y murmura;—Si es que ya no lo conoció.

—Ya voy diciendo que no daré consejos románticos, he.—Matthew nos apunta con el dedo.—Esa mierda no es lo mío.

—Tienes novia, Matthew.—Dylan lo mira aburrido

—O vamos, ella es solo un capricho. No se tomen en serio esa relación—le contesta riéndose a carcajadas. Alcé una ceja Incrédula, Matthew detuvo su carcajada al ver mi rostro.

—¡Como sea! —Alexander interrumpe—Amelie ni siquiera sabe cómo verdaderamente se llama. No podemos venir de pronto y decirle que vivió engañada toda su infancia y adolescencia. Debemos pensar con claridad lo que haremos, ella debe pensar que somos una familia normal



SolWalton

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar