En sus manos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo: 9

Padre me mataste con tu ida, sentí culpa por años, sentí que era un pedazo de mierda, por así decirlo, me desprecié a mi mismo y ya cuando lo iba a olvidar todo, vienes a mi suplicando mi perdón, padre, si yo fuera diferente no te perdonaría, pero no lo soy, aun soy yo, ese chico sensible que abandonaste llorando en la oscuridad de sus ojos y de la sociedad, te lloré, pero ese dolor me hizo más fuerte. Te perdonó.

[Eso quisiera decirle, pero el odio de su interior no lo deja].

El timbre sonó y alguien en la puerta yase esperando, era el padre de Charlie, el que ahora parecía más un hombre mayor y decidido a la vida y sus decisiones, Charlie abrió la puerta y su padre calló en sus brazos, no sabría decir ¿por qué?, pero sólo se que se esforzó por estar ahí y regalarle su último aliento de vida a Charlie...

El calló en sus brazos mientras sus últimas lágrimas dolían en sus ojos, el largo camino que había recorrido por fin había tenido recompensa, Charlie desde sus oscuros y vacíos ojos abrió su corazón y dejó caer una lágrima llena de amor especialmente para su padre, ese día el murió en sus brazos, en los brazos de la persona que dejó ir por culpa de su egoísmo y su vergüenza... Al final murió en paz, porque Charlie lo había perdonado, después de todo.

La vida del padre de Charlie estuvo llena de tristeza luego de que abandonó a su familia, para cuando quiso volver pensaba que no sería aceptado, lleno su alma de drogas, alcohol y dolor, cometió bastantes errores en su vida, pensaba que nadie lo amaba, pero lo que él no sabía era que había una persona con el corazón roto y aun así con mucho amor para dar, que a pesar de todo jamás lo podría haber odiado.
Charlie con su infinita misericordia siempre lo esperó, el era la razón por la que aún respiraba, el hecho de ver a su padre a los ojos y decirle; [¿Alguna vez me amaste?... Porque yo si lo hago y lo seguiré haciendo hasta que ya no pueda respirar... No importa lo que me hayas hecho... Porque siendo tu te entiendo y entiendo tu odio a mi, pues yo también me odio y se que sólo soy un estorbo en sus vidas].



Gerardine

#6843 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, ciegoamor

Editado: 21.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar