En Tus Brazos

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 2

Beth

 

La impotencia fue lo primero que me invadió cuando lo vi a los ojos, los cuales en algún momento me cautivaron por completo y que justo ahora me brindaban la mayor decepción que jamás sentí. Quería gritarle y preguntarle desesperadamente, ¿Por qué me estaba dejando sola? ¿Acaso en algún momento me amo de verdad? ¿Simplemente fue un juego?

Me sentía tan poca cosa al ser abandonada de esta forma.

—La amo.

Esas dos palabras terminaron de desmoronar la poca fuerza que tenía, sentí mis piernas debilitarse, pero como puedo me sostengo de la mesa que está a mi lado.

Paris Kellman

A ella es la que ama.

Ama a la mujer que estaba esperándome afuera, a la que me está brindado su apoyo en el momento en el que más lo necesito.

—Estoy embarazada.

La expresión de Watch cambia por completo al escuchar. Luciendo bastante molesto se levanta de su asiento y se acerca hasta mí para luego agarrarme de mi hombro con fuerza. No le impido su manera violenta de tratarme, más bien dejo que lo haga para conocerlo como realmente es.

—¡Dime que es una broma!

—No lo es. Tuvimos sexo sin protección y ahora estoy embaraza, ¿difícil de entender? —luce incrédulo ante mis palabras y me enfurezco al entender que es lo piensa―. ¿Estás pensando que estuve con otro y que no es tu hijo?

—Sabes que no estaré por mucho tiempo en California.

Al terminar la universidad recibió una propuesta de trabajo fuera del estado y sin pensarlo acepto. Quise creer que esa era la verdadera razón por la que estaba terminando conmigo, pero la razón de nuestra ruptura tenía nombre y apellido.

—No estoy pidiendo que te quedes, también sé que no te harás responsable, pero al menos quiero que hagas algo por el tío de mi hijo. Retira la denuncia en contra de mi hermano, además sabes que merecías esos buenos golpes.

Asiente, no dice nada más...

Un cobarde.

Eso es lo que es Watch Sanders. Un maldito cobarde del cual estoy enamorada, porque, aunque me duele aceptarlo aún lo sigo amando, pero tengo como propósito olvidarlo porque no se merece mi amor.

Giro para irme y cuando estoy por salir de su apartamento mi sorpresa en grande cuando me detiene. El primer pensamiento que viene a mi mente, como buena ilusa que soy, es que puede haber una esperanza en que Watch no me deje sola y me ayude a enfrentar a todo lo que se me viene encima, pero con tales pensamientos solo logro decepcionarme más de mí misma.

—Toma —miro lo que su mano me extiende y no entiendo sus intenciones—. Es lo único que tengo, pero luego podre darte más.

Tomo los 50 dólares que me extiende y no quiero ni imaginar que es lo que él quiere que haga con esto.

—¿50 dólares? ¿Qué quieres que haga con ellos?

—Ni yo quiero ser padre ni tú estás preparada para ser madre.

Ahora comprendo que no hay ninguna esperanza.

—Te lo agradezco. De verdad te agradezco por demostrarme que todos tenían razón cuando me decían que eras un ser tóxico y que no eras bueno para mí. De verdad gracias por librarme de ti.

Amar no te garantiza felicidad ni mucho menos que la persona que amas te amé de igual forma, ¿mi peor error? Amar a la persona incorrecta.

Mi familia no soportara verme embaraza, de eso estaba segura, pero entonces, ¿Qué debería hacer? Estaba completamente sola… Y era esa soledad junto con las dudas las que comenzaban a acorralarme, ¿Esa era la única solución que tenía? Deshacerme de lo que estaba dentro de mí… ¿Había otra opción?

Para mi sorpresa, si había otra opción.

—¿En qué piensas?

Dejo de recordar y vuelvo al presente.

Levanto mi vista y me encuentro con esa mirada azul y perfecto cabello rubio, ¿Quién pensaría que de todas las personas él sería el que me ayudaría?

—En nada importante.

—¿Segura? —Se inclina quedando a mi altura—. Tienes rato aquí sentada dándole vueltas a tu anillo, no tiene nada de malo, pero es bastante perturbador.

No sabía que estaba luciendo tan extraña, así que solo ignoro las burlas de Elías. Miro el anillo dorado que reluce en mi dedo, en aquel momento tan difícil de mi vida no sabía que la solución de todo sería este anillo de matrimonio, que la forma en que mi madre tan siquiera no se olvidara que tenía una hija era casándome con este hombre.



YariiTorrez

#1100 en Novela romántica
#156 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, embarazo, romance

Editado: 23.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar