En Tus Brazos

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 4

Beth

 

—¿Segura de que quieres ir?

Segura, segura, no estaba.

Ver a mis padres después de dos semanas sin verlos no es fácil porque si no voy a verlos se quejan, pero si voy a casa, también se quejan. Es frustrante.

Estar con ellos es una lucha constante, ambos todavía no asimilan mi embarazo y mientras crece mi vientre las peleas son más y más constante.

—Creo que le estoy.

Elías no me cree mucho, pero piensa que es bueno que vaya y comparta un poco con mi familia, aunque ellos estén haciendo mi vida aún más miserable, pero si al final no se me antoja ir, por él está bien pasar un fin de año viendo un maratón de Seinfeld junto a mí.

—Tú también deberías ir con tu familia.

Su familia es un tema del que no hemos podido hablar y del cual él tampoco es que tengas muchas ganas, por lo que no he insistido, pero me gustaría saber de ellos, así como él sabe de la mía. No insto mucho en querer saber de ellos porque algo me dice que no saben acerca de la locura que hicimos al casarnos.

Aunque luce algo nervioso por el tema de su familia me asegura que irá con ellos un rato y aunque aceptamos que tenemos familias bastantes desquiciadas vamos a nuestras antiguas casas a pasar un rato en familia.

No fue tan mala idea hacer caso a Elías y venir a casa, mis tíos y Roger hacen de mi noche bastante divertida, lástima que mamá haga las cosas tan difíciles de sobrellevar para mí. Neil por su lado se mantiene junto a mí y de vez en cuando acaricia mi vientre, aunque no puede disimular lo triste que está, trata de sonreír lo más posible y de pasar un buen rato con todos nosotros. No puedo evitar sentirme contenta cuando toma la decisión de ir con Paris, creo que es lo mejor, ese par se quiere y creo que le vas peor si se mantienen separados.

—¿A dónde fue tu hermano?

Sigo comiendo de mi torta ignorando el tono molesto de mamá, además, creo que terminaría desmayada si le cuento a donde fue.

—Fue con ella, ¿Cierto? —No hay caso que lo niegue—. ¡Eres mi hija! Deberías haberme dicho.

Limpio la esquina de boca antes de hablar.

—Pensé que había dejado de ser tu hija en el momento en que salí embarazada.

Dejo mi torta de lado, mi antojo desapareció.

—¿Quieres pelear? ¿De verdad? —Mamá sigue parloteando detrás de mí mientras voy a la cocina por un poco de agua—. ¡Te estoy hablando Beth!

—¡Quiero beber agua, maldita sea! —Dejo caer las palmas de mis manos con fuerza sobre la encimera de la cocina—. Fuiste tú la que empezó, mamá.

—Pero tu hermano se fue tras esa mujer…

—Se fue tras ella porque le ama… Ya debes de ir aceptando eso.

El odio de mamá por Paris me está colmando la paciencia.

—¡No lo aceptaré! —Suspiro frustrada—. Al igual que no aceptaré que hayas dejado que ese hombre te embarazara.

Si duda tuve que haberme quedado viendo un maratón de Seinfeld, por un mensaje se lo hago saber a Elías y su respuesta es inmediata.

—¿Quieres que vaya por ti?

—No quiero arruinar tu momento familiar.

—Mi reunión familiar también fue una mierda.

—Lo siento.

—Yo no, así que ya pasó por ti.

Ya ni sigo respondiendo sus mensajes porque sé que no importa lo que diga, de igual forma vendrá por mí.

Salgo de la cocina para esperar a Elías frente a la casa, pero en el mini Bar me encuentro a papá sacando un par de copas.

—Te escuche discutir con tu madre.

—Nada importante.

—Tu tío y yo tomaremos una copa de vino en el jardín, ¿Quieres acompañarnos? Solía gustarte conversar con nosotros.

—No me hables como si estar embarazada me hiciera diferente, papá —Nunca se me había hecho tan difícil compartir unas cuantas palabras con mi padre—. Pero gracias, ya me voy.

No escucho las quejas de papá por irme tan pronto y salgo de la casa. Solo espero que Elías logre venir lo más rápido posible. Me siento bastante aliviada cuando reconozco el auto blanco de Elías, sin dudarlo paso la calle y al verme esperándolo se sorprende bastante.



YariiTorrez

#1001 en Novela romántica
#136 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, embarazo, romance

Editado: 23.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar