En Tus Manos

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 1

Caigo cansada a un lado de cama totalmente agotada, pero satisfecha. Sonrío y miro a mi lado al chico con el que he estado saliendo últimamente, Watch Sanders. Él sin duda es mi tipo ideal, atlético, condenadamente sexy y bueno en la cama.

Él voltea a verme y también sonríe creo que pensando en lo mismo que yo.

—Eso estuvo bien, nena.

¿Bien?

Después de una tercera ronda de sexo caliente no puedes decir solamente bien.

Analizo todo por lo que hemos pasado y creo que ya va siendo la hora en que le pongamos un título a esto, mis hermanos lo conocen al igual que mis padres y aunque a ellos no les agrada eso no es importante, a la que tiene que agradarle es a mí y mi cuerpo satisfecho me lo confirma.

Me acomodo en la cama y tapo con las sabanas mi cuerpo desnudo, miro al techo y trato de buscar las palabras correctas para decirle.

—Watch…

—Uhm…

—Yo quiero… Ya sabes…

—No, no sé.

—Formalizar. Quiero que seamos algo más que solo folladas.

Espero ansiosa su respuesta, pero no llega, me vuelvo a verlo nuevamente y mi furia se precipita por mi cuerpo ya que el muy cretino está escribiendo por su puto celular de mierda.

— ¿Has escuchado algo de lo que te he dicho?

—Uhm…

—Si vuelves a responderme con otro uhm juro que no respondo.

—Me tengo que ir.

Esto tiene que ser una jodida broma.

Se levanta de la cama y empieza a vestirse como si nada… Como si yo no le hubiera dicho nada.

Me levanto molesta y lo enfrento.

—Te he dicho maldito imbécil que quiero dejar de ser tu follada.

Me mira a los ojos y asiente, ¿Qué se supone que significa eso?

—Está bien.

— ¿Está bien? ¡¿ESTA BIEN?! —lo empujo y la furia también parece apoderarse de él.

— ¿Qué quieres que te diga, Paris? Supongo que esto no iba a durar mucho, incluso yo te iba a decir que esto tenía que terminar.

— ¿Estas terminando conmigo?

— ¿Acaso no lo estabas haciendo tú?

—Yo quería que formalizáramos.

Parece que le estuviera contando el mejor chiste de todo, porque sus carcajadas se escuchan por toda la habitación.

—Paris, ¿Te has vuelta loca? ¿Te estas escuchando?

Su puto celular vuelve a sonar y este sonríe cuando lee la mierda que le enviaron, no pierdo tiempo y arrebato su celular y lo único que logro leer es Beth, lo peor de todo es que junto al nombre hay un corazón.

¿Quién coño es Beth?

— ¿Un corazón, en serio? –Arrebata de mis manos su celular y pasa por mi lado para agarrar las llaves de su auto— ¿Quién es esa puta llamada Beth?

Eso parece enfurecerlo porque se acerca a mí rápidamente como si quisiera matarme, pero me vale mierda, yo no le tengo miedo.

—Cuidado con lo que dices. Aquí la única puta eres tú.

—Hace 10 minutos no decías eso, imbécil —Comienzo a colocarme mi vestido porque hoy mismo encontrare la forma de saber quién es Beth.

—No te quiero más aquí, Paris. Así que cierra la puta puerta cuando salgas.

—Ok, querido.

Cuando sale no dudo y corro en busca de mis zapatos de tacón, cuando los encuentro espero a que salga para salir también. El sol intenso de Los Ángeles me hace cerrar los ojos, pero eso no me impide subirme a mi auto y arrancar cuando el imbécil de Watch lo hace también.

No se librara de mí tan fácilmente, está loco si cree que terminara conmigo. Manejo sin perderlo de vista a la vez que abro mi bolso y saco mi celular para marcar a mí mejor amigo.

— ¿Qué quieres? Joder… —su voz suena entrecortada y de fondo puedo escuchar perfectamente los gemidos del tipo con quien esta— Habla… Rápido.

—Elías, ¿Por qué coño me respondes el celular cuando andas de puto?

—No se… Podría ser algo importante… Mierda, habla ya.

—No puedo hablarte cuando sé que te están dando por el culo.

No lo dejo responder y corto la llamada.

Cuando el semáforo se pone un rojo maldigo por que el auto de este imbécil cruza a la izquierda y no lo pude alcanzar.

Mierda, lo perdí

El alivio llega a mí cuando lo veo estacionado a unas calles más abajo.

¿Qué mierda hace Watch estacionado frente a una escuela secundaria?

Espero dentro del auto al igual que lo está haciendo él, hoy va a hacer el día en que lo voy a matar. Mis pensamientos asesinos son interrumpidos por mi celular, lo agarro y me encuentro con un mensaje de Elías.

―Paris, ¿Qué sucede?

Muevo rápido mis dedos por la pantalla de mi celular para responderle como se debe.

―Que te sigan dando por el culo.

Sin dudarlo pulso enviar y noto que debajo de la casilla de mensajes de Elías dice Zury.

Zury… Mi mejor amiga. Nos conocimos durante la primaria y desde entonces somos inseparables. Unos años después conocimos a mi bisexual amigo, Elías. Todo iba perfecto con nuestra amistad hasta que en nuestro primer año de universidad Zury y Elías terminaron enrollándose, todo se volvió una mierda cuando ella encontró a Elías con un tipo en la cama, ella termino largándose a Chicago y el aquí todavía de puto.

Es algo que no logro superar aun, ya que no es fácil seguir adelante sin su presencia, además que no tengo muchas amigas. La mayoría de género femenino me odia.

Mi celular vuelve a sonar pero esta vez es una llamada de Elías, antes de contestar miro de nuevo hacia el auto de Watch, pero sigue sin salir.

— ¿Qué quieres? —Le respondo de la misma manera que me respondió hace unos minutos—

— ¿Me necesitabas para algo?

— ¿Me lo preguntas después que eyacularon? Qué lindo mejor amigo que tengo.

—Paris…

Veo como Watch sale del auto y me apresuro a salir también.

—Te hablo después.

Corto la llamada, pero lo que veo a continuación congela mi cuerpo. Hay muchas chicas saliendo de la escuela, pero la más importante es una, ella corre a los brazos de Watch para abrazarlo y besarlo con ímpetu.

Esa debe ser la jodida Beth…

Quiero llegar hasta ellos y arruinar su perfecta escena de amor, quiero hacerle saber a esa niña que la boca que la besa con tanta pasión hace un rato estaba en cierta parte de mi cuerpo que mejor ni le cuento. Son tantas las cosas que quiero hacer, pero no soy bruta, quiero saber hacer las cosas y darle por donde más le duele a este idiota.

Más allá de la furia y las aganas de querer asesinarlo me siento vacía y decepcionada, no es que este locamente enamorada de Watch, pero si tenía la ilusión de que al menos esta vez una relación funcionara para mí, ¿Por qué todas mis relaciones terminan de esta manera? Aunque no sé si esto que tuve con Watch fue alguna vez una relación de dos.

Cuando él por fin deja su auto frente a su edificio después de llevar a la puta Beth a su casa no pierdo tiempo y bajo de mi auto, enfurecida más que el demonio quito uno de mis tacones para darle con la punta de este a los retrovisores de su puto auto. Sonrió cuando el retrovisor del auto se vuelve mierda y es cuando me dirijo a darle a la ventana del auto con todas mis fuerzas, pienso desquitar toda mi furia con su auto para luego a su momento desquitarme con él, pero esta me las paga.

¿Dónde está una piedra cuando la necesito?

—Pero… —Watch está justo delante de mí luciendo asombrado, este parece reaccionar porque se acerca a mí agarrándome del brazo fuertemente, me dolió, pero no le daré el gusto de verme quejar— ¿Qué crees que haces? Te voy a matar Paris, juro que lo voy…

—Ahórrate tus amenazas de mierda y dale gracias a dios que no tenía un bate en mi auto porque sí que lo estarías lamentando.

— ¿Todo esto es porque se terminó? –luce incrédulo por mi reacción, pero no permitiré que él ni nadie juegue conmigo. Le di la oportunidad de formalizar una relación conmigo y el muy cretino me rechazo para irse a los brazos de una colegiala, más bien tiene que dar gracias a dios de que aun tenga sus pelotas guindando.

—Una niña… Una puta niña que todavía va a la secundaria, ¿en serio?

La sorpresa es más que evidente en su estúpida y sensual cara, lo que menos se imagino es que yo sabría quién era la famosa Beth.

— ¿Cómo mierdas la conoces?

Su agarre se hace más fuerte y es cuando reacciono, ¿Y este quien se cree?

—Si no me sueltas ahora dile adiós a tus asquerosos testículos ―me soltó con tanta fuerza que me hizo tambalear—. ¿Cuantos años de diferencia? ¿7 o 10 años?

—Te he hecho una pregunta, Paris.

—Yo también.

—Esta mierda me la pagas. –señala a su auto y sonrió emocionada por mi hermosa creación y solo fue con un tacón. Me imagino lo hermoso que hubiera quedado si al menos hubiera tenido un bate de beisbol a la mano.

—Más bien cuida las otras 3 ventanas que vengo por ellas cuando encuentre un jodido bate de beisbol.

Cuando estoy en mi auto pienso que debo conseguirme un bate de béisbol con urgencia.



YariiTorrez

#1211 en Novela romántica
#371 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, romance, pasion

Editado: 24.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar