En Tus Manos

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 9

 

 

Martes 09 de junio, 8:30 pm

―Paris.

Miro la pantalla de mi cular y sonrió cuando Neil responde de inmediato mi mensaje.

―Muero por verte.

―Me viste hace dos días.

―Eso fue hace mucho tiempo.

—Paris te estoy hablando.

Sonrió gustosa por su respuesta y empiezo a pasar mis dedos por mi celular para responderle.

—¿Acaso crees que te invite a cenar para que dejes tu cena enfriar mientras le escribes a Neil? —las palabras de mi mejor amigo me hacen desviar la mirada de mi celular para verlo—. Dime si es así porque jodidamente me largo de esta mierda.

El de verdad está muy molesto tanto que deja la servilleta sobre la mesa para irse. Me apresuro a llegar a él y retenerlo para que no se vaya.

—Lo siento, lo siento, lo siento de verdad —me apresuro a decirle—. Ya le diré a Neil que hablaremos luego.

El asiente aun enojado.

—Que mierda, ese chico te tiene idiotizada.

―Hablamos después.

―¿Sucedió algo malo?

―Necesito cumplir mi papel de mejor amiga.

―Entiendo. Escríbeme cuando acabes.

Dejo mi celular de lado incluso lo apago para que este más tranquilo.

—Que amable, gracias.

Voy a probar mi comida y tiene razón, la pasta esta fría. Hago un puchero porque me la quiero comer caliente y él me mira sin pisca de compasión.

—Pues ahora te la tragas fría.

—Juro no volver a ignorarte, eres de lo peor.

Comienzo a picotear mi comida sin ganas y solo espero que mamá me guarde cena—. Dijiste que tenías algo que contarme, ¿No?

—Bueno, tan siquiera me escuchaste decir eso.

—Deja el plan de Drama Queen y dime lo que tenga que decir.

—Termino la carrera este verano.

Sonrió orgullosa y me acerco a él para abrazarlo.

Elías estudia arquitectura y con sus 24 años puedo asegurar que va a ser el mejor arquitecto de todos, se dedicó mucho a sus estudios y todo a raíz de que su padre, el cual también es arquitecto, pensó que por la condición sexual de Elías nunca lo lograría graduarse, pero mírenlo aquí.

—Estoy muy orgullosa de ti, espero que hagas mi casa gratis.

—Cállate —bebe de su copa y noto que soy ya la única que falta por cenar, pero decido dejarla de lado y beber de la mierda que sea que tengo aquí—. Eh visto a mi padre.

Casi escupo lo que tengo en mi boca.

— ¡No jodas! ¿En serio? ¿Qué te dijo el puto?

 —No sé cómo supo que termine la carrera y me ofreció volver a casa y trabajar con él —a mi amigo parece que le costara hablar, así que sobre la mesa sostengo su mano—. Que podría volver a casa si ya me cure de mi problema.

— ¿Te curaste? —Digo molesta—. Tu no estas enfermo.

Él ríe con amargura.

—Eso mismo le dije yo.

—Me imagino que le pateaste su viejo culo, ¿Verdad?

—Algo así, le dije que prefiero trabajar con mi tío.

La familia de Elías al parecer está llena de arquitectos porque tanto su padre como su tío también son arquitectos. además que este tío de Elías fue el que le dio hogar cuando su padre lo echo de casa. Por obvias razones Elías prefiere ayudar a su tío que a su propio padre.

—Cual sea tu decisión yo te apoyare así me hagas a comer espaguetis fríos.

 

 

Sábado 13 de junio, 4:30 pm

 —Entonces te gusta.

Veo a mi amiga tras la pantalla y estoy casi segura que está tratando de contenerse para no empezar a maldecirme.

—Un poco.

— ¿Y hasta ahora me lo dices?

—No sabía cómo decírtelo estabas tan emocionada con el cuento este de la venganza y…

—Tu estuviste de acuerdo —me interrumpe—

—Sí, pero estaba molesta y lo único que quería en ese momento era ver a Watch arder en el infierno.

— ¿Acaso ya no quieres?

—Lo más mínimo de Watch dejo de importarme desde Neil.

—Nada te asegura que ese tal Neil sea diferente de Watch.

Sus palabras me molestan inmediatamente.

—¡Claro que lo son!

—Todos los hombres son iguales.

Y aquí vamos de nuevo. Todo este berrinche y alentarme a la venganza es a causa de Elías.

—Elías tenía razón desde el principio, esto era mala idea.

— ¡¿Qué?! —Su grito me hace reaccionar y me doy cuenta de mi grave error—. ¿Se trata de Elías? ¿Era mala idea porque la sugerí yo?

—No se trata de ti es…

—Que te vaya bien con Neil y Elías hasta que se descubra todo.

Dicho esto la pantalla se puso en negro siendo obvio que había cortado la comunicación. Suspiro frustrada y cierro la laptop pasando las manos por mi cabello.

— ¿Puedo pasar? —Es mamá tras la puerta.

—Si mama, pasa.

Luce incomoda cuando entre y no sé porque.



YariiTorrez

#1471 en Novela romántica
#460 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, romance, pasion

Editado: 24.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar