Enamorada de mi hermano

Tamaño de fuente: - +

capitulo 10 Choque de sentimientos.

Pacifica, la chica más hermosa de todo Gravity Falls, la chica por la cual Dipper sentía un cariño especial. 

Ahora estaba en frente de el, sus ojos decían que era Pacifica, sus oído escuchaban la voz única de la rubia. Pero aún así se negaba a creer lo que miraba. 

Los ojos de Dipper comenzaron a cristalizarse, el miedo y la tristeza se hacían presentes dentro de él. 

—Que está pasando— replicó Dipper para si mismo— No lo entiendo ¿Pacifica me odia? 

—No entiendo, no recuerdo haber hecho algo mal como para ganar su odio y desprecio pero aún así ella está en frente de mi, no puedo creerlo. 

Dipper exploraba desesperadamente dentro de su memoria, con la esperanza de encontrar algún indicio, una pista que le ayudará a entender los motivos de Pacifica para odiarlo. 

Su esfuerzo era inútil, ya que no había nada que encontrar, en su mente solo habían recuerdos de dicha especialmente aquel día en la mansión noroeste cuando tubo que lidiar con aquel fantasma. 

En aquel tiempo, Pacifica y Dipper eran enemigos, no obstante, ese odio mutuo no existiría para siempre. Después de aquel día, Dipper por fin pudo comprender quien era la verdadera Pacifica Noroeste. 

Pacifica no era esa chica indiferente, desagradable que todos pensaban. Dentro de ella había una chica linda, hermosa y amable. 

Preston Noroeste y su esposa había moldeado a Pacifica a su antojo durante años, para volverla un títere de sus intereses, según la educación de sus padres una chica rica y de alta sociedad no debía de mezclarse con gente plebeya y pueblerina. 

Siempre con la idea de que debía de tratar a las otras persona como seres inferiores, como cucarachas que se arrastran por el suelo, toda su vida, Pacifica había sido adiestrada para aplastarlas sin compasión. 

— Dipper. 

Una voz resonó en el aire causando que Dipper despertara de su transe, Pacifica se había dado cuenta de su presencia. 

Estaba repitiendo esas palabras, en ese momento había notado que Dipper me miraba, será que se había dado cuenta ¿Me habrá escuchado? 

El remordimiento golpeo a Pacifica, sin pensarlo dijo esas palabras sin tomar en cuenta quién podría escucharlas. 

Una temblorosa Pacifica caminaba, con la intención de acercarse a Dipper el cual la miraba de una manera extraña, Pacifica no estaba segura de si Dipper la había oído o no. 

Dipper me escucho estoy segura de eso, pero si es así por qué solo se quedó mirándome, no quiero que piense que soy una mala persona, no deseo que piense que lo odio. 

Soy una tonta, ni siquiera sé por qué dije esas palabras. Dipper siempre fue un chico amable y gentil con migo, a pesar de que yo no me lo merecía el siempre me trato como a una chica normar. 

Gracias a él pude encontrar mi verdadero yo, aquella chica mala no era yo, la verdadera Pacifica noroeste es amable y cariñosa. 

Paso por paso, Pacifica se acercó hasta quedar justo en frente de Dipper, este no la miraba en vez de eso su mirada era pérdida. Mirando al suelo Dipper parecía desconectado de la realidad. 

—hola Dipper — saludo Pacifica—no creas que me puse esto solo para ti, no te hagas una idea equivocada. Es solo que para una chica como yo, estar bien preparada para ver a un viejo amigo es normar. 

No era Pacifica la que hablaba, era su orgullo. El orgullo de Pacifica era enorme tanto que no le permitía decir la verdad, ella se había tomado la molestia de ponerse un vestido muy costoso solo para el, pero su orgullo no permitiría que dijera la verdad. 

Dipper reaccionó, volviendo a la realidad vio un color azul, era el vestido de Pacifica que estaba en frente de el. Dipper no dijo ni una palabra, en vez de eso miró a Pacifica con odio. 

—¿Desde cuando me odias? —pregunto Dipper mirando a Pacifica con odio. 

La respuesta de Dipper hizo que Pacifica temblará, justo como lo había pensado Dipper había escuchado sus gritos. Que pasaría ahora será que Dipper piensa que Pacifica lo odia, que lo desprecia. 

No, eso no era verdad Pacifica simplemente se sentía frustrada, había dicho todas esas palabras sin pensar. 

—Lo siento mucho no se por qué dije esas cosas —respondió Pacifica con voz temblorosa. 

Pacifica jugaba con sus dedos, haciendo círculos uno con el otro, trataba de pensar cada palabra que saldría de su boca. Tenía que ser muy cuidadosa, si escogía mal sus palabras todo se saldría de control. 

Dipper la atacó con una mirada de desprecio, aquellas palabras de odio lo habían herido y lastimado profundamente, Pacifica entendió el mensaje en el momento cuando por fin Dipper levantó la cabeza para mirarla. 

Se podía ver el odio mesclado con tristeza. 

Que puedo hacer, pensó Pacifica dentro de su mente. Puedo verlo, puedo ver el odio en los ojos de Dipper, que puedo hacer, yo no odio a Dipper, no se por qué dije esas palabras, simplemente hable sin pensar y nada más. Yo no odio a Dipper, gamas podría llegar a odiarlo después de todo lo que ha echo por mí. 



joharbertcoello

Editado: 20.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar