Enamorada de mi hermano

Tamaño de fuente: - +

capitulo 14 corazón desobediente

Dipper se despertó, al levantar la mirada se dio cuenta que Mabel ya no estaba en su cama, rápidamente se levantó. 

Normalmente Mabel lo despertaba, pero está vez no fue así, Dipper se vistió lo más rápido posible ya había perdido gran parte de la mañana. 

Con pasos torpes intento bajar las escaleras, a pesar de haber despertado, el cansancio todavía no había abandonado su cuerpo por completo. 

Eran ya cerca de la nueve de la mañana, su tío y su hermana habían desayunado, con mucho apetito Dipper fue a la cocina, justo en la mesa había una comida preparada y una nota que decía «para Dipper» después de comer su comida, Dipper se dirigió a la sala y hay se encontraba su hermana. 

Mabel no hacía gran cosa, solo mantenía su atención en un programa de televisión, lentamente Dipper se dirigió a donde se encontraba Mabel. 

Dando pasos lentos y suaves quería acercarse a Mabel sin ser detectado. 

El corazón de Dipper se llenó de una poderosa tentación, el no tenía malas intenciones, lo único que estaba planeando era acercarse a su hermana por la espalda y darle un cariñoso abrazo. 

Cuando quedó justo detrás del sofá donde su hermana se encontraba sentada, Dipper levantó su cabeza por en sima de esta para comprobar que Mabel no se allá dado cuenta de su presencia. 

Poco a poco, Dipper extendió sus brazos, cuando por fin pudo rodear a su hermana con estos gritó «sorpresa» con mucha fuerza. 

Ante la repentina aparición de su hermano, Mabel  soltó un grito agudo, casi parecía el chillido de un ratón. 

Dipper comenzó a reír fuertemente, pero solo el se estaba divirtiendo ya que a Mabel no le había parecido nada divertido, al contrario, mientras Dipper reía sin parar Mabel le lanzaba una fulminante mirada, pero Dipper no parecía notarlo. 

El enojo de Mabel no había sido causado por la repentina aparición de su hermano, la verdad de todo es que su corazón todavía no dominaba el peso de sus propias emociones y ver a Dipper comportarse de una mentalidad tan juguetona no la ayudaba para nada. 

— Hermano te agradecería que no hicieras eso de nuevo— Regaño Mabel mientras veía a Dipper reír. 

— Por que no, es divertido. 

Después de declarar esto, Dipper se acercó de frente a Mabel, Dipper mantenía sus brazos extendidos y haciendo señas con sus manos pidió que Mabel se acercará a él para darle un nuevo abrazo, solo que está vez sin ninguna sorpresa inesperada. 

A Mabel le pareció agradable que su hermano fuera tan cariñoso, pero si seguía siendo así lo único que lograría es que Mabel se enamorara más de el. 

Era en verdad una tarea abrumadora, se supone que las muestras de cariño son algo normal entre amigos o familiares. 

Cada vez que Dipper se mostraba cariñoso el corazón de Mabel saltaba hasta su boca, en verdad era una tortura, por un lado quería corresponder el cariño que su hermano mostraba por ella, hacer eso era en verdad peligroso, ya que sus sentimientos por Dipper terminarían convirtiéndose en algo más de lo que estaba permitido. 

Todo ese cariño que le mostraba Dipper, en lo más profundo de su ser Mabel deseaba que fuera un amor de novio, ya era suficiente Mabel tenía que vivir la realidad, a pesar del comportamiento lo único que le mostraba Dipper era amor de hermano. 

« Por que tuve que enamorarme de mi hermano » pensó Mabel dentro de sí misma, Mabel empezaba a sentirse como una tonta, no por enamorarse de su hermano si no por que ella sabía que era un amor imposible y aún así su corazón se aceleraba con solo estar cerca de el. 

— Dipper ya no deberíamos hacer estas cosas, quiero decir ya no somos unos niños. 

— ¿Que estás diciendo? — pregunto Dipper sin entender las palabras de su hermana — No tiene nada de malo. 

— Ya lo sé, pero siento que ya no está bien — Mabel hablaba con dificultad, su hermano tenía razón aunque ellos crecieran, tan solo mostrar su cariño con simples abrazos no tenía nada de malo. 

Mabel no lo sentía así, con cada muestra de cariño sus sentimientos se inclinaban más y más hacia lo prohibido. 

Sin decir nada más Mabel se alejó de Dipper, se dirigió a la puerta y la abrió para luego salir, desde lejos escucho que Dipper decía algo pero decidió ignorarlo. 

Mabel se sentó en las escaleras de madera de la entrada de la cabaña, hay medito un rato sus pensamientos dejando así que la tranquilidad la invadiera, lo único que podía escuchar era el sonido del viento, este causaba que los árboles se mecieran. 

Habían muchas emociones dentro de Mabel. Amor, odio y envidia también había confusión y miedo. 

Sumergida en sus pensamientos recordó a una chica de cabello rubio, se trataba de Pacifica, Mabel recordó el encuentro que habían tenido ella y su hermano. 



joharbertcoello

Editado: 20.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar