Enamorada del idiota

Tamaño de fuente: - +

25. Nunca vas a aprovecharte de mi.

Camila.
 

¿Acaso pensaba que no había notado que la estaba abrazando? Estaba cansada, pero no loca. O eso le gustaba pensar.

Dejaría que la llevara donde quisiera. Estaba tan exhausta que tropesaba con sus propios pies. No recordaba encontrarse en tan deplorable estado desde su primera semana de trabajo en el bar, hacía mucho tiempo atrás.

-Entonces ¿Vamos a tu casa?

-Solo si quieres ir. - Él pareció nervioso unos segundos -No quiero que pienses que quiero aprovecharme de ti.

Camila estalló en una sonora carcajada y rió más al ver la expresión con la que él la miraba.

-Oye, nunca vas a aproovecharte de mi, jamás. Incluso si me amarras con cadenas y me golpeas con el palo de la escoba.

Volvió a reír al verlo arrugar la cara. Parecía haberse imaginado la escena y evidentemente no le había parecido nada bonita. Era increíble que lograra hacerla reír a carcajadas sin decir ni una palabra y estando ella tan cansada.

-Eres tan... no sé, eres como... -Se le hacía tan difícil pensar, hablar e intentar mantener los ojos abiertos al mismo tiempo. -Eres lindo. Tierno como un gatito.

-Eso no es halagador. -Él parecía divertido con su comentario -Por lo menos no para un hombre.

-Entonces olvidalo. ¿Vives muy lejos?

-A unas cuantas cuadras. Llegaremos antes de que lo notes.

-Bien, porque estoy taaan cansada. -Dijo, intentando no bostezar.

-Si, eso veo.

Camila podía sentir el auto en movimiento, podía ver las luces de los faroles en la calle pero no podía moverse ni pensar con mucha claridad.

-¿Ryan?

-¿Si?

-Gracias por traerme, si no fuera por ti ahora mismo estaría dormida en un vagón del metro y no se donde despertaría mañana.

-Descuida. Si quieres puedes descansar los ojos un momento. Llegaremos en dos minutos.

Ella asintió despacio. Ya no le quedaban fuerzas ni para contestar. Si hubiera tardado treinta minutos más en el bar se habría desplomado allí mismo.

Un segundo más tarde, tampoco le quedaron fuerzas para mantener los ojos abiertos, así que los cerró un momento...



Chris Urbano

#565 en Novela romántica
#155 en Chick lit
#175 en Otros
#58 en Humor

En el texto hay: chica ruda, humor

Editado: 17.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar